Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 22 de julio de 2018

Jacarandá (Antes de que llegue la primavera)


Se lo prometió a sí mismo luego de que aquello, lo que no debe ser nombrado, ni recordado, ni siquiera soñado, sucediera; la ciudad no volvería a disfrutar de la primavera. Lo había decidido, la estación estaba prohibida.
            Tras largas semanas pensando cuál sería la mejor manera de que su plan tuviera efecto sobre todos los que habitaban en ese lugar, se percató de que era más sencillo de lo que parecía. Para abolir la primavera, lo mejor sería talar todos los árboles de las aceras de la ciudad. Todos y cada uno de ellos, del primero al último. Contaba, además, con lo necesario para hacerlo: su nueva hacha recientemente afilada, los conocimientos adquiridos de los tutoriales de youtube, y el amparo de la noche. ¿Qué podría salir mal?
            El tiempo era el ideal, apenas comenzaba el otoño, por lo que las noches se volvían cada vez más frías, habría más horas de oscuridad y menos personas deambulando por las calles, ocultas en sus hogares ansiando el retorno de las noches de calor y juerga. Esas noches de primavera que no se repetirían jamás.
            A lo largo de cada noche descargó su malestar, su odio, su desesperación junto con el desprecio recibido a los últimos años. La primera semana apenas sí podía con uno o dos de los más añosos árboles de la ciudad por noche; le tomaba el día completo recuperarse para repetir la faena en la siguiente noche.
            Su cuerpo comenzó a cambiar, tanto esfuerzo, tanto ejercicio, se entiende, fortaleció sus músculos y quemó grasas acumuladas en lugares que una persona normal ni siquiera sabe que existe. Sus brazos de volvieron fuertes y expertos leñadores; ya no demoraba tanto en cada árbol y podía, en una noche, acabar con media docena de ellos.
            El misterio del derribador nocturno nunca se aclaraba, siempre se decidía por atacar en lugares extremos de la ciudad, para que no pudieran atraparlo quienes esperaban verlo en los mismos sitios en los que se entretuviera la noche anterior. No resultaba fácil luego de dos meses de empeño, pero continuaba adelante, esperando no ser detenido antes de cumplir con su cometido.
            Surgieron imitadores, como no podía ser de otro modo. Pero no hacían lo mismo que él y era fácil reconocerlos. Algunos recurrían al fuego, otros ataban sus vehículos a los troncos más gruesos de los árboles y pretendían arrancarlos de cuajo. Las autoridades se entretenían con esos pobres diablos mientras que a él lo dejaban tranquilo; reconocían quién era el verdadero peligro y a quiénes sí podían enfrentarse.
            Arreció el invierno, las noches gélidas y tormentosas no hicieron mella en su decisión. Continuó adelante incluso ante el anuncio de posibles nevadas, que nunca llegaban a concretarse, como un intento por obligarlo a detenerse ante las inclemencias del frío.
Nada le importaba. La ciudad lucía un poco menos habitada cada mañana, mientras retiraban los árboles muertos, las ramas partidas, los nidos abandonados y destrozados de los pájaros huidos. La tristeza se expandía a cada rincón de la cuadrícula mientras en él, algo similar a la alegría comenzaba a crecer en lo más profundo de su ser sin, aún sin dejarse reconocer.
El tiempo apremiaba. Las semanas pasaban una detrás de la otra y la primavera se acercaba irremediablemente. Comenzó a trabajar más rápido, las noches comenzaban a acortarse y los parques céntricos de la ciudad se encontraban fuertemente custodiados por la policía y la gente que se revelaba ante tanta matanza sin sentido (¿Pero tiene sentido alguna matanza?).
Sus brazos ardían, su corazón latía como una locomotora desbocada el alba en que se dio cuenta que había fracasado una vez más.
Con el sudor nublándole la vista, el cabello apelmazado sobre la frente, la ropa pegada a su fibroso cuerpo, contempló el amanecer y, por sobre los rayos del nuevo sol, el último jacarandá de la ciudad floreció delante de sus ojos.
Arrojó el hacha a un costado y, con los hombros caídos y la mirada baja, emprendió el regreso final a su hogar. Algo que le resultaba sumamente familiar comenzaba a hacerle arder los ojos, una vez más. La primavera había triunfado una vez más.



Comienzo del espacio publicitario:
En el número 29 de la revista digital El Narratorio, pueden leer el cuento "Hacia el siguiente universo". Completamente gratis y que los asiduos lectores de Proyecto Azúcar habrán podido disfrutar, también, aquí.

Fin del Espacio Publicitario.

15 comentarios:

José A. García dijo...

Algunos proyectos, simplemente, sobrepasan nuestras posibilidades.

Saludos,

J.

lunaroja dijo...

Ahhh muy muy buen relato!
NO se puede luchar a veces contra la naturaleza...(ni las alergias!)
Un saludo!

unjubilado dijo...

Bonito relato y para acompañarlo aquí te traigo "La canción del jacarandá".
Saludos

Xindansvinto dijo...

Bravo!

Ningun Records dijo...

Leia esto y de repente me aparecio esto en mi reproduccion en soundcloud https://soundcloud.com/user-3391601/i-wouldnt-want-to-cut-him-down , lo que es la casualidad..

Hola, me llamo Julio David dijo...

Tiembla el planeta Tierra cada vez que se busca modificar el mundo a conveniencia personal del que tenga el poder en la mano (en este caso un hacha). Tantas dictaduras a la cabeza de seres cegados por el tamaño de su propio ombligo.

Buen relato. Te dejo un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Siempre podemos buscar una excusa que suene mejor a nuestros propios oídos...

Frodo dijo...

Esta semana estuve pensando mucho en si alguien nos ha robado la primavera, pero después caigo en que estamos en pleno invierno y no está mal el clima, los que estamos mal somos nosotros que venimos mal acostumbrados de años anteriores donde el invierno casi no existió.
Este año no he escuchado a ningún viejo decir eso de "fríos eran los de antes". Tal vez nosotros en un futuro recordemos este invierno y utilicemos esa frase.

El jacarandá es algo hermoso, siempre te puede nublar la vista, y más cuando se encuentra florecido rodeado solo de verdes, amarillos y marrones. Como el ceibo, resalta.

Recuerdo Hacia el siguiente universo como uno de tus mejores relatos (si no el mejor), al menos para mi gusto

Abrazo!

Enca Gálvez dijo...

Afortunadamente la naturaleza siempre es fiel a la primavera... Te diré que la jacaranda están entre mis árboles favoritos por su colorido y belleza, en primavera desde casa tengo unas vista impresionante gracias a estos árboles. Encantada de leerte de nuevo.
Un abrazo buen fin de semana

ოᕱᏒᎥꂅ dijo...

Triste es aquella persona que pretendo para la primavera y vivir en un constante invierno,
un beso

Maria Rosa dijo...

Muy buena historia José. Siempre hay un loco suelto que va contra la corriente.

Mariarosa

Gabriela dijo...

Tantas vueltas por el mundo y recién llego hasta aquí!
En Argentina, los jacarandaes son como una medicina.
Celeste/lila pintan almas.

karin rosenkranz dijo...

Siempre triunfa la primavera. Ahora con este calor..... Espero que vuelva la lluvia.
Me pone triste cuando se podan los árboles.
El jacaranda nos acerca el cielo en cada paso.

la MaLquEridA dijo...

Junto con la primavera llévate el verano caluroso por favor.
Excelente texto. Me gustó.


un abrazo José

José A. García dijo...

Gracias por las visitas y los comentarios. Es una suerte saber que parte de los que escribo resulta interesante para alguien más que uno mismo y que cuando se grita en el desierto no sólo el eco nos responde.

Nos leemos,

J.