Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

miércoles, 15 de mayo de 2013

Ni siquiera en tus ojos…


Aprovecho para hablarte ahora que no miras en mi dirección para hacerte mis confidencias. Si, las mismas que a nadie interesan. Sí, lo sé, a ti tampoco. Pero no importa.
Tengo la habilidad de ser invisible para el resto de la gente. Para cualquiera que mire hacia mí, por voluntad o azar. Nadie me ve. Nunca, ni siquiera por error.
Esa sí que es una confesión. Sí que lo es.
Pero tengo otra más para hacerte.
Por ejemplo, te amo. Sí. Con todo mi cuerpo, éste que aquí no ves. El único que poseo. Te amo, y tú no me regalas ni una mirada. Pero no te preocupes. Si yo fuera tú, tampoco me miraría. Ni siquiera por error.
Así y todo, con tanto que aquí ocurre en silencio, entre nosotros, puedo continuar confesándote cosas. Me gusta el agua finamente gasificada, por ejemplo. Esto sólo yo lo sé. Y ahora, por supuesto, también lo sabes tú, claro.
Me corto las uñas una vez al mes...
Espera, ¿dónde vas?
¡No!
No te bajes ahora, el autobús continuará su viaje y yo me quedaré aquí solo.
¿No lo entiendes? ¡Te amo!
Está bien, comprendo. Vete. Adiós.
Lo nuestro fue bueno mientras duró. No lo dudo.
Hola.
Aprovecho para hablarte ahora que no miras en mi dirección para hacerte mis confidencias. Si, las mismas que a nadie interesan. Sí, lo sé, a ti tampoco. Pero no importa…

6 comentarios:

Alejo Z. dijo...

Fenomenal ese humor negro del que permeas al personaje! Con distintas variaciones, siempre da vueltas el ciclo.
Un abrazo

Xindansvinto dijo...

Demasiado romanticismo incomprendido, demasiada incomprensión empedernida...

Nunca suficiente.

Salud.

Sole dijo...

"Amar" sin esperar en su máxima expresión. Siempre es un gusto pasarme por estos lugares de vez en cuando! te mando un abrazo grande!

La abuela frescotona dijo...

baja autoestima la del personaje, al menos tiene sus fantasías cotidianas en el micro, suele pasar...
saludos estimado José

Juliana dijo...

http://algotraslucido.blogspot.com.ar/ Increíble entrada, te dejo mi blog, nuevo. Quizá te interese :)

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Creo que sé lo que siente el personaje. Pero no tengo esa habilidad de pasar desapercibido, invisible. O tal vez la tenga cuando no quiero usarla.