Diario de un escritor que busca una reputación para poder ser menos que ella.
...

martes, 4 de enero de 2022

Salvar al mundo

La noche venía demasiado tranquila. Llevaba un par de horas acodado en la barra de aquel bar mirando por el espejo detrás de los estantes de cristal, ese donde dejaban las botellas de las bebidas más caras, a la gente que entraba y salía aguardando por mi presa. Ese bar era mi coto de caza personal, donde obtenía mis ocasionales victorias que acababan en un único encuentro irrepetible. No tenía dudas de que aquel era el mejor de los deportes inventados por la humanidad: el sexo por el sexo.
    La noche venía demasiado tranquila, como dije, tal vez por la época del mes, el clima entre húmedo, caluroso, pesado y asfixiante, las predicciones de última hora sobre la economía, la nueva ola de contagios o alguna otra cosa que prefería ignorar para continuar allí acodado. Tranquila hasta que ella apareció; se sentó en la butaca vacía junto a mí sin que lo notara, como si acabara de materializarse allí, llamó al barman y pidió:
    ―Dos pintas, cerveza negra, no artesanal ―su voz no resultaba especialmente atractiva, y por lo que pude ver en su reflejo, su rostro tampoco lo era. Aunque tenía algo que me resultaba vagamente familiar, como el ver en persona el rostro de alguien a quien siempre se lo ve en fotografías o en una pantalla.
    ―Gracias ―murmuré cuando me acercó una de las pintas que el barman acababa de dejar sobre la barra. Vacié la que ya tenía en la mano y acepté la nueva.
    ―Es para que me escuches ―dijo antes de beberse entera la otra pinta ―. Y porque sé que te gusta esta cerveza.
    ―¿Nos conocemos? ―Sus palabras me habían puesto en alerta. No era la primera vez que una de las conquistas pasajeras reaparecía con alguna recriminación, por lo que ya sabía que esas cosas no suelen salir del todo bien.
    ―Podría decirse que sí, pero diremos que no ―Esto me fastidió un poco porque las personas que intentan hacerse las misteriosas desde un comienzo nunca tienen nada real para ofrecer, a fuerza de experiencia lo había descubierto así―. ¿Recuerdas esa película que hablaba de universos múltiples, de realidades alternativas y de mundo conectados?
    ―Uff ―exclamé con la pinta vacía en la mano―, son tantas. Tendrías que ser un poco más específica para saber de cuál de todas hablamos.
    ―No hace falta. Con saber que la teoría existe es suficiente ―dijo llamando al barman con una seña.
    ―¿Suficiente para qué?
    ―Para que te calles, te bebas esta cerveza ―el barman acababa de dejar dos pintas nuevas sobre la barra―, y escuches, tal vez por primera vez en tu vida, lo que una mujer tiene para decirte. Y escuchar de verdad, no sólo fingir que lo haces para convencerla de ir a la cama.
    ―No sé si pueda hacer eso ―Pero ya tenía la pinta en la mano.
    ―Tu mundo y el mío están imbricados de alguna extraña manera ―comenzó, y ya con esa frase supe que estaba por completo desquiciada; mirándola de frente, sin la ayuda del espejo, seguía recordándome a alguien, pero no estaba seguro. Había conocido a tantas como ella que los rasgos terminaban confundiéndose―. Los científicos de aquí no han descubierto todavía. Pero como las científicas del mío están más adelantadas y mejor organizadas, sí lo han hecho. Han podido ver que las diferencias son muchas, en esencia, pero que ambos mundos son similares y se acercan peligrosamente a la destrucción de la civilización islámico-occidental.
    ―¿Cristiano occidental? ―Quise corregirla.
    ―Esa es sólo una de las diferencias menores.
    ―¿Llegaron a la Luna tus científicas?
    ―Tenemos colonias allí, plantaciones de tubérculos y viñedos. Los vinos selenitas son los más requeridos del mercado.
    ―Claro… ―Esta vez fui yo quien llamó al barman―. ¿Qué otras diferencias hay?
    ―Todos los que aquí son hombres allí son mujeres, y a la inversa.
    ―Interesante ―dije por decir algo.
    ―Lo fue cuando descubrieron que la forma de salvar ambos mundos es crear una fusión entre ambos, una unidad sin igual que equiparara opuestos generando un nuevo balance ―mientras hablaba había unido las manos entrelazando los dedos, como si esa imagen explicara la idea, pero para mí no lo hacía.
    ―Suena lógico ―respondí, pero a la séptima u octava pinta cualquier cosa puede sonar de esa manera―. ¿Cómo lograrían esa unidad? ¿Con alguna máquina gigantesca imposible de construir, muy grande complicada y cara?
    ―No, con sexo.
    La miré, en el sentido real de la palabra, de la acción, la miré no para ver qué tal estaba, la miré en serio, a ese rostro que me resultaba familiar, y para ver, también, si se reía de mí. No vi nada en su expresión. Siguió bebiéndose la pinta hasta terminarla.
    ―Cada hombre de este mundo debe inseminar a su homóloga en mí mundo, y cada hombre de mi mundo debe hacer lo mismo con sus homólogas en este. No importa la edad, la condición social, económica, racial ni laboral. Aquellos que nazcan de esas uniones tendrán la posibilidad de salvar ambos mundos, pero no podemos perder más tiempo ―Creo que la peor parte era que parecía creer lo que decía
    ―¿Cómo? ―balbuceé―. ¿Cómo se supone que podrán salvar ambos mundos?
    ―No lo sé, nadie lo sabe aún. Es sólo una teoría. Una que hay que poner a prueba y ver qué tan cierta resulta ser.
    ―¿Y cómo planean hacerlo?
    ―Mírame ―dijo―. Pero mírame bien y dime, ¿quién soy?
    ―¿Qué? ―debíamos de ir ya por la décimo quinta pinta ya, porque no sabía qué decir―. No me dijiste tu nombre.
    ―Si serás lento. Soy tu. Bueno, la versión de ti de mi mundo. O puedes decir que yo soy una versión de ti, es lo mismo. Somos iguales, pero no idénticos.
    ―¿Me han elegido para poner a prueba su teoría sobre cómo salvar el mundo?
    Nos han elegido ―corrigió.
    ―Claro. Como a Neo.
    ―Como a Henrietta Potter.
    ―Como a Frodo.
    ―Como a la Princesa Caspian.
    ―Como a Bastian
    ―Baltazara
    ―Bux ―completé y supe que un mundo en el que también existía Michael Ende, o tal vez en este caso Michelle, no podía ser tan malo―. Es la primera vez que me eligen para algo.
    ―Lo sé, es sorprendente. También lo pensé cuando me lo dijeron, pero según las estadísticas, todo es coherente y nada puede fallar.
    ―Oh, sí, las estadísticas nunca fallan a la hora de convencer a alguien de salvar al mundo―Esta vez fue ella quien me miró son comprender―. Iguales, pero no idénticos ―repetí.
    ―Es cierto. De todas formas, espero que podamos llevarnos bien ―se levantó de la butaca tomándose de la barra. Tenía cerca de quince centímetros menos de altura en comparación conmigo, una falda plisada dejaba ver unas piernas bien trabajadas―. Alquilé una habitación por aquí cerca mientras esperaba que aparecieras. Vamos.
    Intenté pensar alguna excusa, algo que me sirviera para escapar de sus fantasías, pero no se me ocurrió nada. La miré otra vez, finalmente había notado que su nariz era igual a la mía. Esperaba que esa fuera la única similitud, más que nada para no pensar en otras cuestiones. Pero lo cierto es que la noches estaba muy avanzada para intentar comenzar de cero con alguna otra posible presa, por lo que esta vez me dejaría guiar en lugar de ser quien guiaba. Tal vez el cambio resultara divertido.
    ―Vamos ―respondí sonriendo y felicitándome por haber tomado, años atrás, la decisión correcta para evitar cualquier tipo de problemas y circunstancias no buscadas ni anheladas realizándome una vasectomía.

--
Inicio del espacio publicitario:
Para cerrar el 2021, en el N° 29 Revista Pélago (España), se han publicados los cuentos Ser como Odín La mejor historia jamás escrita.

Fin del Espacio Publicitario.

23 comentarios:

José A. García dijo...

Un día como hoy, pero de 2008, comenzaba a publicarse Proyecto Azúcar. 14 años después, para la sorpresa de muchos, continúa haciéndolo. Y lo celebramos con este cuento.
Espero resulte de su agrado.
Buen 2022.

Nos leemos,
J.

Anónimo dijo...

Vos y tus bizarreadas.

José A. García dijo...

Puede ser, Sr./Sra. A. También hay cosas más extrañas publicadas en Proyecto Azúcar y en otras páginas.
Lo/a invito a seguir leyendo.

Saludos,
J.

J.P. Alexander dijo...

Me encanto ese mundo alterno y el final es genial. Hombre prevenido vale por dos. Te mando un beso

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Parece la fantasía de narcisistas.
Aunque a mí me parece perturbadora.

Si ambos mundos no pueden salvarse, ya se sabe quien es uno de los responsables.

Muy bien contado.
Saludos.

Totbarcelona dijo...

Intrigante.
Me gusta como está narrado.
Salut

AlmaBaires dijo...

Como siempre resulta interesante leerte… me ha hecho pensar a esa teoría que dice que los liniamentos similares del otro nos atraen de forma inconsciente…

Un beso y felicitaciones por el aniversario del blog.

Fackel dijo...

Pues sí me ha gustado, tiene su miga. El desenlace hace que me pregunte qué pudo pasar tiempo después por el otro ser al ver que no había descendencia. Claro que París -o la excusa- siempre valdrá una misa -una relación placentera-.

Salud y ánimo.

Jose Casagrande dijo...

Ante todo, creo entiendo el consejo de estar preparado para este tipo de situaciones, ja ja debo decir el protagonista es un GENIO en su nicho.

(y me atrevo a decir que no es ficcion...estos casos pasan a diario en todos los rincones)

y ojo porque ciertas vasectomias resultan no tan efectivas....

Amapola Azzul dijo...

Enhorabuena por esos 14 años.

Feliz Día.

Besos.

Nuria de Espinosa dijo...

Está claro que con el protagonista no iba a cambiar el mundo por su vasestomia. Buen relato. Un placer leerte. Abrazos

Luiz Gomes dijo...

Bom dia meu querido amigo. Parabéns pelo seu excelente trabalho. Passando para desejar um bom final de semana.

La utopía de Irma dijo...

Acertada decisión. Feliz utopía y feliz 2022.

Abracines utópicos.-

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

jajajajajjajaja, extraordinario pero con un triste final totalmente inesperado

Te deseo un muy feliz año de 2022

Isaac

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Interesante historia con un final inesperado.
Muy bien contado toda la trama.
Un saludo Jose A y feliz 2022
Puri

Ginebra dijo...

Puse un comentario ayer, pero parece que blogger no lo tuvo en cuenta. Venía a decir que la historia me sorprendió por su final de novela negra con humor negro...
Saludos

Frodo dijo...

Un chamuyo espectacular, ni JH se animó a tanto .
Hay un Frodo que es el Elegido, el otro soy yo.

Abrazos, Herr

Frodo dijo...

Ah, y felices 14 años!
La seguimos

María dijo...

Qué bien celebrarlo con este relato, felicitaciones.

FELIZ 2022!!!

Un abrazo.

Doctor Krapp dijo...

Felicidades por el aniversario y por el año que comienza.
La esperanza de una noche de sexo puede conducirte a un inesperado onanismo.

Salud

Tinta en las olas dijo...

Antes de nada Felicidades por todos esos años y que sean muchos mas. Realmente me gustó aunque no me esperaba el final. Un abrazo.

Manuela Fernández dijo...

Para que un blog funcione tanto tiempo son necesarias muchas cosas, entre otras imaginación para atraer con tus relatos, y tú la tienes a raudales. Enhorabuena, no es fácil mantener un blog catorce años.
SAludos.

mariarosa dijo...

Vacectomia?
le pinchaste el globo a la selenita.
Sigue un blog porque tiene buena literatura, nadie queda por ser bonito. Felicitaciones.

mariarosa