Diario de un escritor que busca una reputación para poder ser menos que ella.
...

domingo, 29 de marzo de 2020

… y mil.


El 4 de enero de 2008 abrió sus puertas Proyecto Azúcar. Tenía la idea de, por qué no, publicar, digamos mil cuentos (o textos, o reflexiones, o quejas, o chistes que nadie entiende o alguna otra cosa similar).
            Una idea sin precedente alguno en la historia de la literatura universal. Lo sé, no hace falta que me lo hagan saber.
            Pensé que sería algo fácil, rápido, sin inconvenientes de ningún tipo, y que me daría muchos beneficios compartir tantas palabras (en qué tipo de beneficios pensaba en ese momento en algo que sí no recuerdo); el mundo los blogs, que a pesar de que se decía que ya había muerto, continuaba más vivo e interesante que las propuestas de las otras redes asociales que siguen le haciendo sombra, tal vez cada vez más negra, a lo social. Pero continuamos escribiendo. Siguen diciendo lo mismo aún hoy, eso de que los blogs están muertos, sin embargo, aquí estamos.
            Demoré un poco más de lo pensado en lograr mi cometido. Supuse que me llevaría, como mucho diez años, a razón de cien publicaciones por año, completarlo; terminé demorando un poco más de doce. Claro que hubo muchos cambios en ese tiempo, libros publicados, muchos más leídos, personas que antes comentaban que dejaron de hacerlo, proyectos que quedaron a mitad de camino, revistas que empezaron y terminaron más rápido de lo pensado, participaciones en iniciativas que nunca iniciaron, mudanzas, blogs abiertos y luego cerrados, trabajos nuevos, trabajos viejos, títulos y certificados de buena conducta necesarios para seguir en el trabajo, es decir, las cosas normales de la vida a la que nos hemos acomodado porque no tenemos otra opción. Eso para no mencionar las muchas otras cosas que continuarán sucediendo, lo quiera o no.
            Lo único que espero es que las palabras fluirán de la misma manera en que lo hicieron en el pasado.
            Con un poco de suerte, para el 2032 tenga los mil cuentos (o textos, o reflexiones, o quejas, o chistes que nadie entiende o alguna otra cosa similar) que siguen.

Volvemos a leermos en Mayo de 2020.

24 comentarios:

José A. García dijo...

¡Muy bien!
Te felicito, aunque haya sido uno de los que te dijo que no lo ibas a lograr.

Saludos y hasta mayo,

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Interesante lo que contaste sobre los inicios, sobre seguir.
Mayo es un buen plazo.

Saludos, colega demiurgo.

AlmaBaires dijo...

Es un logro, sea en el tiempo que sea.
Y te felicito por ello, de verdad.

Un beso.

Alís dijo...


¡¡Felicidades, José!! Mil es una cifra magnífica.

(Yo abrí en noviembre del 2009 y acabo de llegar a los 500, y más de la mitad en los últimos dos años).

Ánimo y a por los otros mil, lleve el tiempo que lleve, porque como dices en la vida pasan muchas cosas más.

Enhorabuena

Un abrazo

Cayetano dijo...

Mi enhorabuena. Solo queda proponerse como nueva meta otras mil entradas con historias personales o inventadas. A por ellas.
Un saludo.

Tot Barcelona dijo...

Todo lo que se empieza se debe de acabar. Dejar las cosas a medias es no empezar nada, o como mucho, no recoger la mesa después de haber comido. No es de recibo.
Así que esperemos que el mes de mayo sea un buen mes para volver.
Se te espera.
salut

Enca Gálvez dijo...

La palabra escrita siempre es, y será un gozo, para el que escribe y el que la lee...Genial tu post, espero y deseo poder leyendote por mucho tiempo.Un abrazo desde Andalucía

lunaroja dijo...

FELICITACIONES! LLegarás a los mil sin darte cuenta! Estoy segura.
Aún queda mucho por decir!
Un fuerte abrazo.
Es un gustazo leerte!

Laura dijo...

Da igual el tiempo que tardes en conseguirlo, lo más importante es llegar ahí un día cualquiera. Pero llegar.
Besos.

Hola, me llamo Julio David dijo...

¡A recargar las pilas, se ha dicho! Si quieres llegar a esas mil entradas, retomar en mayo tal senda entre utópica y realista, me parece un descanso previo propicio y merecido. Quizás incluso hasta te quedaste corto.
Nos vemos.

la MaLquEridA dijo...

¿Hasta mayo? Bueno no me sentiré tan mal por no poder leerte. Cómo sea agradezco siempre tus comentarios y tu palabra final. SUERTE.

UN abrazo

Guillermo Castillo dijo...

Una odisea para celebrar, desde ya y desde siempre.
Saludos sanos y salvos dejo entre estos mil deseos de ingenios.

Beatriz dijo...

Te faltó mencionar las personas con blogs que a lo largo del camino murieron, y seguiremos...muriendo, y publicando quizá.

Lo primero era felicitarte por esas mil entradas y esos doce años de experiencias compartidas aquí. No me acuerdo cuando conocí tu proyecto de azúcar pero debe haber sido en sus comienzos, yo la verdad nunca llevé cuenta de las fechas de comienzo y el número de entradas, los blogs simplemente evolucionaron.

Abrazos a distancia.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Quedamos a la espera. Un abrazo. Carlos

Frodo dijo...

La idea no tenía precedente alguno. Que yo sepa.
Ahora, que sean 2000, es tenerle mucha fe a Alfredo Blogger. Felicitaciones por esa lluvia de optimismo. Es lo que más necesito ahora.

Abrazos diabólico J.
Acá seguiré, leyendo y siempre que pueda, también, comentando.

Doctor Krapp dijo...

Mucho éxito en tu meta, yo llevo desde el 2005 y soy poco planificador. Por ejemplo ahora mismo prefiero no escribir mucho, ya que lo que está pasando requiere cierto distanciamiento para poder valorarlo, digerirlo y dar alguna interpretación personal.
Cuando te decía lo de la escritura en mi comentario anterior es porque tus entradas me llegan con letra muy chica y a veces tengo que hacer esfuerzo para leerla desde mi lamentable presbicia.

Un saludo

ოᕱᏒᎥꂅ dijo...

yo estaré por aquí, pendiente de tus letras...
Besos

Manuela Fernández dijo...

Enhorabuena¡¡¡ No es fácil mantener un blog, yo llevo un año más que tú y lo sé de buena tinta (o de buenos bytes). Es cierto, amenazan que si el mundo bloguero está muerto, que si está obsoleto... pero aquí estamos.
Felicitaciones.

Roberto Wong dijo...

Que tal José, tambien tengo un blog desde Junio de 2009, lo he ido llevando a de la ausencia de comentarios y la competencia de facebook (al que renuncié por suntos ajenos a este texto) Tambien escribo cuentos y hasta me autopubliqué un par de docenas de llos en una edición lanzada en una exposición personal (ah, porque soy artista visual), en fin viejo, somos unos tercos insistiendo en estas actividades nada lucrativas, me gusta saber que haya más pacientes en este manicomio virtual. un saludo, si te da por seguir "perdiendo el tiempo" puedes llegarte por mi blog "La Media Rueda"... repasaré el tuyo... cuando tenga tiempo...

Eva S. Stone dijo...

Felicidades por esa estupenda producción literaria y gracias por compartirla tan generosamente. Te seguiremos leyendo... Escribir se te da muy bien.

Un beso lector.

Thor dijo...

Uff tiempo sin pasar por aquí, de hecho tengo que felicitarte por todo el tiempo que le has invertido a este proyecto (por decirlo de una manera) llevar un blog si bien no es tan sencillo como parece, yo lo considero que al menos es un poco más honesto que el ¿el fenómeno del momento? los usuarios de Youtube y la fama que tienen.
Yo creo que la parte más complicada del asunto de un blog es saber que escribir y que sea interesante para alguna persona.

Ulisses de Carvalho dijo...

Escribir en un blog también es una forma de resistencia, somos los dinosaurios de las palabras virtuales. Vamos! Um abraço.

Gustavo dijo...

Hola. Muy bien. Yo tambien empece en 2008. Primero mas por curiosidad. No sabia que poner. Despues fui subiendo noticias, cosas de actualidad, aniversarios de cosas, fechas, mezclado con escritos propios. Lo hacia varios dias a la semana.
Luego, como sentia que ya habia hablado de todos los temas solo empece a subir escritos propios mas o menos cada quince dias. Y sumado al avance de la tecnologia por ahi alguna que otra foto sacada del celular.
Y quien sabe. Asi como ya pasaron 12 años de 2008 el dia menos esperado estamos en 2032. Un gran abrazo!

León Perseverante dijo...

Qué gracia descubrir que aun queda gente que busca entre las palabras.