Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 10 de marzo de 2019

Motivo de queja #953


—¿Qué es eso? —me preguntaba cada persona que se atravesaba en mi camino cada vez que me veían con un libro es un espacio publico.
Poco a poco, llevado por la imposibilidad de lograr algo cercano a la comprensión, dejé de leer en los lugares antaño habituales plegándome, también yo, a esa burda forma de pasar el tiempo contemplando una pantalla negra que, en algunas contadas oportunidades, nos devuelve la mirada.
  
Post scriptum: Sólo aquellos que aprendimos a leer disfrutando del peso real de un libro, del color de sus páginas, de su olor, de su entramado de tinta, entenderemos la diferencia entre leer en uno y otro formato.

Segundo post scriptum: No me niego a los libros digitales, pero es más lo que se pierde de este modo que lo que se obtiene. En este punto queda de lado la posibilidad de mayor (que no es lo mismo que decir mejor) difusión que pueden obtener ciertas obras en un formato y no en otro.

Tercer post scriptum: Solo algunos entenderán la ironía de leer diatriba semejante en este formato. Y más aún luego de:

--
Inicio de Espacio Publicitario:

En el número 9 de la revista digital española El Callejón delas Once Esquinas pueden leer el cuento “El volumen en octavo”

Habrá un premio especial para quien descubra qué entrada de Proyecto Azúcar se reelaboró para componer el mismo.

Fin de Espacio Publicitario.

18 comentarios:

José A. García dijo...

Y siendo docente es casi un fastidio.

Saludos,

J.

lunaroja dijo...

Comparto lo que expresás, leo ambas cosas,libro de papel, (insustituíble) y libro electrónico,que me ofrece la posibilidad,de tener una biblioteca que si tuviera que comprarla,sería imposible.
Un placer como siempre leerte!
saludos.

ოᕱᏒᎥꂅ dijo...

Adoro los libros de papel, pero he de reconocer, que los libros electrónicos son un gran avance...
Yo siempre estuve reacia a ellos,
pero me lo regalaron por mi cumpleaños hace ya, unos años y para mí es muy cómodo llevarlo en el bolso y leer en cualquier momento
un beso

Ginebra dijo...

Ayer leí tu reflexión, pero no pude comentar, a veces me ocurre que "el sistema" no me permite comentar con mi perfil, no sé el motivo, entonces simplemente espero y comento en otro momento.

A veces me he sentido un poco bicho raro por continuar con la lectura en libro de papel, lo que viene siendo analógico (para algunos o algunas, decimonónico). Soy usuaria de la biblioteca pública, de todas las bibliotecas de los lugares en los que permanezco un tiempo. Me gusta hojear y ojear los libros en las estanterías, elegir y pasar las páginas deleitándome incluso en el uso y el tiempo.
También compro en las librerías de toda la vida, en las que venden libros de papel. Te entiendo, pues.
Besos

Amapola Azzul dijo...

Quizás sea más fácil de llevar encima el electrónico.

Besos.

AlmaBaires dijo...

¿Por qué deberíamos elegir uno u otro?
Esta manía del ser humano que es uno u otro, blanco o negro, arriba o abajo... yo no soy de las "medias tintas", pero sí de buscar y encontrar un equilibrio. Creo que cada cosa e individuo tiene del positivo... ¿ilusa? tal vez, pero es lo que elijo.

Un beso.

serafin p g dijo...

Buena estructura del texto justamente para tratar este tema.
salute!
Sera

Hola, me llamo Julio David dijo...

Anclados en el romanticismo, un libro de papel le da estatus a nuestra vida. Pero en tiempos de cambio climático, es preferible ser uno más del montón y almacenar libros digitales. Hagámoslo por los árboles. Ellos sí o sí deben sobrevivir a nosotros.
Te dejo un abrazo.

Cayetano Gea dijo...

Totalmente de acuerdo. Donde esté un libro que se toca y se huele que se quiten los otros artilugios. Aunque siempre, mejor esto último que nada. Si no hay otro remedio...
Saludos.

RECOMENZAR dijo...

Me gusta tu texto lo disfruto sin analizarlo

Doctor Krapp dijo...

Estoy de acuerdo contigo sobre las ventajas de los libros impresos sobre los formatos electónicos pero cuando tenía ir a trabajar metido en un autobús durante 1:15 minutos de viaje y otro tanto a la vuelta, en vez de pillar aquel tocho de Juego de Tronos era mucho más fácil llevar la colección entera y 150 libros adicionales.
No veas ahora cuando se trata de un tren de 6 o 7 horas o una espera interminable en el aeropuerto y estás cansado del móvil.

DULCINEA DEL ATLANTICO dijo...

Estoy de acuerdo que leer en papel es un placer para todos los sentidos,además de servir de relax para la mente. El electrónico te permite tener muchos libros y sin ocupar espacio físico.
Creo que hay espacio para ambas opciones.
Un saludo
Entraré a leer la revista y luego veré si localizo tu texto.
Un saludo José
Puri
Pu

unjubilado dijo...

Prefiero un libro de papel que un puticlub (burdel o prostíbulo)... perdón, perdón, que estaría pensando yo, quería decir ePub (acrónimo de la expresión inglesa Electronic publication).
Desgraciadamente este último formato poco a poco pero sin parar, le va ganando el terreno a los libros tradicionales, aparte de que la juventud cada día lee menos.
En España la cantidad de librerías tradicionales que despacio, pero sin pausa van cerrando es enorme y las que desaparecen, no son sustituidas por ninguna nueva.
Por cierto esos libros de papel, ¿donde se enchufan para poderlos leer?
Saludos.

Manuela Fernández dijo...

Pronto preguntarán qué es eso, efectivamente, pronto se quedará obsoleto. Yo mientras tanto los prefiero. Me gusta el sentir las pastas, el pasar las hojas, tenerlos colocados por temas en las estantería. Además de que para salvaguardar la vista no tiene comparación.

Angie Pagnotta dijo...

Muy bueno, yo también siento lo mismo y he leído en lugares bastante insólitos, pero es una especie de necesidad hermosa ¿qué le vamos a hacer?

beso

R. Ariel dijo...

El libro digital no tiene aroma, no tiene peso ni tamaño concreto. Las páginas no se ponen amarillas con el paso del tiempo, en el lomo no se producen estrías con las sucesivas relecturas, no se va desdibujando la imagen de la cubierta de tantas veces que lo vuelvo a abrir, las esquinas no se arquean ni se curvan. Me paro ante la biblioteca y puedo reconocer a cada uno por el color y la posición. De una sola mirada lo veo y extiendo la mano para tomarlo por milésima vez a fin de revivir la sensación que siempre me provoca aquél párrafo inolvidable en esa página única que estoy necesitando leer en este preciso instante. Estoy ansioso. No bien lo tenga en mi mano lo encontraré, creo que estaba en los primeros capítulos. Solo me llevará unos minutos y estoy seguro que disfrutaré con la búsqueda.

Frodo dijo...

Justo estoy con el ladrillazo de King, It, y te aseguro que por su kilogramo y 1/4 que tiene estoy por pasarme al digital.

Abrazo J.!

José A. García dijo...

Luna Roja: Y cada vez habrá menos publicaciones en papel, porque se tornan no rentables económicamente hablando.

Magne: Es que no digo que no sean útiles, sino que continúo prefiriendo el clásico papel. Cuestión de gustos, será.

Ginebra: Desconozco cuál será el problema del sistema, es la primera vez que alguien me avisa de algo similar. Veré qué puedo hacer.
Gracias por entenderme. Van quedando pocas Bibliotecas Públicas que funcionen como uno espera que lo hagan, al menos en Buenos Aires.

Amapola: ¿Has intentado golpear a alguien con un libro electrónico en la cabeza? De seguro se rompe el libro. Ahora, si lo intentas con una edición tapa dura de “La Guerra y la paz”…

AlmaBaires: La tecnología avanza y, cuando lo hace, destruye todo lo anterior. Tenía una colección de más de 300 VHS cuando apareció el DVD. Hoy no tengo ni siquiera 10 DVD, todo se encuentra online (aunque es una mentira, no se encuentra todo). Nos fagocitamos a nosotros mismos.

Serafín: Gracias! Qué bueno verte/leerte otra vez.

Julio David: En tiempos de cambio climático dejemos de consumir papel, no de hacer libros… Exacto.

Cayetano: Un libro digital no huele, por lo tanto no existe.

Recomenzar: Gracias. Algunas veces mejor no pensar.

Doctor Krapp: Siempre llevo un libro en mi bolso de viaje para cuando voy y vuelvo del trabajo. Eso ayuda a no ver lo mal que se encuentra la sociedad en estos días.

Dulcinea: La lectura de libros digitales cansa por demás la vista, a diferencia de la lectura en papel, que resulta más relajante. No lo digo yo, alguien más debe de haberlo hecho.

Un Jubilado: En Buenos Aires también quedan cada vez menos librerías. En una época también pensaba que se leía cada vez menos, pero en realidad el problema es que se lee diferente, se lee entrecortado, por tramos, por capítulo, cada vez más breves. Y eso no ayuda a comprender la totalidad de una historia, de un acontecimiento o de un problema.

Manuela: Una obsolescencia no programada pero brutalmente más efectiva.

Angie: Leer en lugares insólitos debería de ser parte de los juegos olímpicos, como mínimo.

R. Ariel: Exacto. Hago mías tus palabras que, sin lugar a dudas, expresan mucho mejor la realidad sobre este tema.

Frodo: También tengo ese libro y varias veces me sirvió de defensa. Además, aplasta cucarachas. No podes tirarle un libro digital a una de esas y esperar a que se encargue de apachurrarla.

Gracias a tod@s por sus visitas y comentarios que vuelven más interesante un texto que, de no ser por ustedes, pasaría rápidamente al olvido.

Nos leemos,

J.