Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 11 de marzo de 2018

El misterio en sus páginas


La gente que me conoce sabe que utilizo la mayor parte del tiempo para leer, incluso he llegado a soñarme leyendo, por lo que desisten bien pronto de regalarme libros. Más que nada porque aun cuando no juzgo por la portada, existe la posibilidad real de que ya haya leído, anotado, cuestionado, criticado, olvidado y vuelto a leer antes de que su existencia llegara incluso a ser vislumbrada por ellos y pensaran en que podría ser un buen obsequio.
            De allí mi sorpresa ante el pequeño libro, en octavo, con tapas duras, negras y sobrias, con el título en el lomo y no en el frente, sin ningún otro detalle que permitiera su identificación, que llegó a mis manos envuelto en llamativo papel de colores en el último aniversario de mi nacimiento. El título no me resultaba conocido, pero bien podría tratarse de una nueva traducción de algún autor extranjero, de esas que siguen la moda de cambiarle el título con el que ciertas obras son universalmente conocidas. La sonrisa de quien me lo diera generó aún más enigma.
            El resto de la velada no hice más que pensar en él, dejando que la ansiedad por recorrer sus páginas creciera libremente hasta el punto de olvidar las conversaciones en las que supuestamente participé. Mi atención había sido captada por ese objeto, por ese libro, por ese misterio, por esa sonrisa de atrevimiento.
            A la mañana siguiente, ante los restos de una leve resaca y un café humeando sobre mi escritorio, con mi bata de lectura perfectamente colocada y las sandalias más cómodas en mis pies, me senté en mí berger con el libro en las manos.
            Recorrí los pliegues del cuero de imitación con la yema de mis dedos; volví a leer el título en sobrias letras plateadas; lo abrí en la primera página y aspiré el aroma que se desprendía de aquella alquimia de papel, savia vegetal, tinta, pegamento y ficción.
            Busqué el inicio del texto, ignorando los datos de edición, las dedicatorias, los prólogos innecesarios y cualquier introducción; sólo me interesaba el texto en sí mismo para comenzar a leer:

Este libro comienza mal.
Tiene cosas que no se comprenden y, durante las primeros párrafos, nadie será capaz se advertir el por qué de lo que allí se narre, ni la razón de ser de sus personajes.
Me gustaría decir que, al avanzar las páginas, eso ya no sucede, que todo mejora y, claro, el final justifica y corrige cualquier error. Pero es algo que no me corresponde a mí decirlo, más que nada conociendo mis propias deficiencias al momento de escribir.
Algún día comprenderé, finalmente, aquello que he hecho mal. Ese mismo día sabré que es demasiado tarde para pensar en cambiar ni siquiera en lo más mínimo aquello que ya se encuentra hecho.
Siempre es demasiado tarde para evitar y/o enmendar los errores. Eso lo sabe cualquier principiante. Al igual que aprendemos, con el dolor de la experiencia, que en todo comienzo anida, indefectiblemente, la semilla del fracaso.

Luego del último renglón, quien me regalara el libro había escrito, en su inconfundible caligrafía, tan indescifrable como su sonrisa en la noche anterior: Suerte.
            Las 250 páginas restantes del libro estaban por completo en blanco.

14 comentarios:

José A. García dijo...

Una buena forma de dejar pensando al otro.

Saludos,

J.

lunaroja dijo...

Absolutamente! Me quedé atrapada en tu escrito! Muy bueno!
Queda tanto por decir!
Un abrazo!

RECOMENZAR dijo...

Soy lo que soy
Por
lo que fui
en mi pasado....




Saludos para vos y Mirta
Uds son mis preferidos

nilda dijo...

suerte no es un mal augurio. Azar. o dios jugando a los dados.

TORO SALVAJE dijo...

Escríbelo.
Escribe tu vida.
Todos los futuros están en blanco.

María Perlada dijo...

Como bien dice Toro, todos los futuros están en blanco, por eso debemos ir rellenando cada folio con nuestras vivencias, para escribir con nuestra caligrafía nuestras emociones.

Un placer leerte, José A.

Besos.

karin rosenkranz dijo...

Todo el futuro está pendiente de ser escrito.
Me encantó
saludos

Maria Rosa dijo...


Vaya regalo, de esa forma evito que le dijeras que era una mala novela.

mariarosa

Frodo dijo...

Un excelente final abierto. Del libro y de la entrada.

Marty McFly lo tuvo que padecer en la III y El óscuro de Éfeso nos hace lo mismo con sus escritos "perdidos"

Muy bueno!!

Abrazo!

RECOMENZAR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José A. García dijo...

Gracias a todas y todos por sus comentarios.

No me canso de decir que son lo más interesante de este blog.

Saludos!

J.

Mucha de la Torre dijo...

Me gustaria conocerte

Guillermo Castillo dijo...

Don José, cordial saludo. Suerte la suya de recibir un libro del que sólo usted puede ser quien escriba la historia que hace falta en aquellas páginas en blanco y que no se ufanan, como usted la sabe hacer, de decir lo que no corresponde a su estilo y modo de ser.

Gratificante encuentro con aquellas inmaculadas páginas en blanco.

la MaLquEridA dijo...

¿Ya comenzaste a escribir tu historia?




Saludos