Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 25 de febrero de 2018

Ofrecimiento


Te ofrezco lo que necesites. No importa lo que sea, eso es secundario, lo importante es que aceptes. Que estés completa y totalmente de acuerdo con ello. El ofrecimiento es real, existe, no es una mera falacia, ni una mentira, ni una fábula. Es parte de la más pura realidad.
            Te ofrezco lo que necesites. Ni siquiera hace falta que me digas lo que es. Sólo extiende la mano y tómalo. Lo que suceda luego queda bajo mi responsabilidad absoluta.
            Te ofrezco lo que necesites. Piénsalo bien, nada es por demás extraño, inesperado, secreto, morboso, superfluo, excesivo ni imposible para mí. La realidad es tú límite y mi juguete.
Te ofrezco lo que necesites. Ya hablaremos más adelante del pago por mis servicios. Ten, tómalo.


14 comentarios:

José A. García dijo...

¿Quién podría resistirse a algo semejante?

Saludos,

J.

Pd: Este grafitti se encuentra en la ciudad de Piriápolis. Ciudad sorprendente en más de un sentido...

Amapola Azzul dijo...

Sí.
Es verdad.
Lo malo es el precio.

Besos.

RECOMENZAR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eva BSanZ dijo...

Ser inmortal daría tiempo eterno para pagar la deuda. Me apunto a la tentación.

Un beso J

José A. García dijo...

Amapola: En cada trato, o proposición, siempre hay algo malo... Es para pensarlo.

Recomenzar: Algunos solamente saben dar, otros sólo ansían recibir.

Eva: Claro, pero hay que tener en cuenta que la vida eterna no es lo mismo que la juventud, o la salud, eterna... Ese es el chiste.

Saludos,

J.

censurasigloxxi dijo...

Iba yo leyendo y pensando ¿Dónde estará el truco ante tanta oferta maravillosa?
Igual pobre diablillo necesita ascender de cargo y le faltan dos tontos o necesitados para cumplir el cupo y nosotros aquí, como listos, haciéndole la pascua. ¿A ver quién es el malvado entonces, eh? :)))


Beso y cafelito.

Frodo dijo...

Cuando la limosna es grande, hasta el diablo desconfía.
Por lo menos primero se ofrece, otras veces te pide y después a cantarle al carnero.

Tengo que volver a Piriápolis, pasé una vez muy fugazmente en un viaje a La Paloma y me quedé con ganas de quedarme. Es todo tan extraño...

Abrazo!

TORO SALVAJE dijo...

A mí me gustaría saber qué necesito.
Si lo supiera...

Bubo dijo...

Tentadora oferta. Pero ya se que se paga mucho por algo que ni siquiera sabes que es.

Maria Rosa dijo...


¡¡Mamita!!

Que cosas andan por ahí y vos las traes a tu blog...

Te iba a pedir una crema quita arrugas, pero cuando vi al fulano... no mejor me quedo con ellas.

mariarosa

María Perlada dijo...

Imposible resistirse ante tal tentación, pero mejor quedarnos con lo que tenemos.

Besos.

RECOMENZAR dijo...

No sabia que eras argentino
te imaginé de cualquier lado pero no de mi Tierra
como a veces nos equivocamos

José A. García dijo...

Gracias por las visitas y comentarios.

Nos leemos,

J.

la MaLquEridA dijo...

¡Cruz cruz que se vaya el diablo y venga Jesús!


Saluditos