Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 10 de diciembre de 2017

Sueños Breves # 20

La gente aplaudía, en la calle, en los balcones de los hoteles, en la playa, flotando en medio del agua. Aplaudían mirando hacia el mar, en la dirección en la que el sol, poco a poco, se hundía en las profundidades de las aguas.
            Aplaudían con tanta vehemencia que no pude sustraerme de su influjo y comencé a hacerlo yo mismo mientras caminaba en la dirección opuesta, alejándome de la playa, de la costa, del sol. Sentía, intuía quizá, que algo pasaría, algo muy malo y, por supuesto, lo mejor era estar lo más lejos posible de Piriápolis.
            El que en el cielo no hubiera estrellas las noches anteriores debería de haber sido una indicación más que suficiente.
            Por supuesto, era el único que huía cuando el sol acabó de consumir las aguas…

10 comentarios:

José A. García dijo...

En verdad aplauden la puesta del sol en esa ciudad.

Por si no me creen:

https://www.youtube.com/watch?v=rfDo698ANY8

Nos leemos,

J.

Dyhego dijo...

Parece que estuvieran aplaudiendo el espectáculo de fin de los tiempos...
Salu2.

nilda dijo...

hoy vi una foto muy linda de la gente saludando el año nuevo en las playas de rio de janeiro, con el agua hasta la cintura y los fuegos artificiales en el fondo. Le voy a contar un secreto, no lo sabe nadie. Si vivo,y puedo, el diciembre que viene me voy a recibir el 2019 a Rio.
Espero no me pase lo que ud. cuenta. El apocalipsis quiero que me agarre en casa

RECOMENZAR dijo...

Escapar ¿se que?
quizas de uno mismo

gla. dijo...

Muy buenas historias
Muy originales y me gustaron
Abrazos

Maria Rosa dijo...


Primero pensé que aplaudían por un niño perdido en la playa, luego entendí que lo mejor es ir contra la corriente de lo que hace la mayoría y me vi reflejada... y así me va, hasta cuando escribo me miran raro, como si ser zurda fuese un espectáculo.

mariarosa

Geraldine, dijo...

las masas a veces aplauden su propio final...

serafin p g dijo...

Breve pero contundente, me gustó mucho este relato y me gusta este formato que venís usando. Se nota que te sienta cómodo para tu expresión.
Los seguiré leyendo!
saludos
Sera

Frodo dijo...

Muy bueno J.
Me pasó lo mismo que a María Rosa, creí que el aplauso era porque estabas perdiéndote.
Y el final y tu auto-comentario con el enlace me recordó que alguna vez me fui de vacaciones a La Paloma (Uruguay) y ahí también sorprendentemente cae el sol en el agua (¡y también sale del agua al amanecer!),algunas de sus playas son una especie de penínsulas pequeñas

Abrazo!

ოᕱᏒᎥꂅ dijo...

Yo también soy de los que corren siempre en dirección opuesta a lo que dice la mayoría
un beso