Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 10 de diciembre de 2017

Sueños Breves # 19

La gente caminaba por la calle llevando cada una su mascota. La mayoría eran perros o gatos, algunos pájaros y unos pocos (muy pocos) animales de otro estilo, como hurones, nutrias, un par de caballos, un ñu, etc. Cada uno con la correa reglamentaria.
Todos llevaban algún animal con ellos, porque era la norma, lo habitual, lo que debía ser hecho.
            Era único que caminaba sin su mascota. Pero tenía la excusa preparada por si alguien me detenía y me preguntaba qué había pasado con mi mascota era que no se había dejado colocar el collar esa mañana. Y, para la semana próxima, tenía ensayada la excusa de que no se encontraba bien de salud. Luego diría que había muerto y que me encontraba buscando una nueva mascota que se ajustara a mi personalidad, pero la pena y la aflicción era tanta que no sabía cuándo podría decidirme. Esa excusa me serviría al menos por dos semanas.
            Más tarde podría decir sí la había encontrado pero que era muy pequeña, o inquieta, o mal educada, para salir a la calle con ella.
            Luego pensaría alguna otra excusa, pero por los próximos dos meses estaba cubierto y nadie sabría, aún cuando lo sospecharan, que en verdad no tenía, ni nunca había tenido, una mascota.
            Ni tampoco quería tenerla.

3 comentarios:

José A. García dijo...

Sigo sin tener mascota.

Saludos,

J.

Dyhego dijo...

Parece una pesadilla.
Con lo fácil que sería poder decir: no tengo mascota porque no me da la gana, jajaja.
Salu2.

Maria Rosa dijo...


¿Que mundo tan extraño el de tu protagonista?
Era una forma de hacer oposición a cualquier obligación.

mariarosa