Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 19 de noviembre de 2017

Suenos Breves #09

Es el futuro, tenemos acceso a la red en todo momento y lugar, el 4G funciona (en serio) en lugares como el baño y la calle, donde siempre se los necesita pero nunca se lo encuentra. Los implantes de miembros corporales extra están de moda. En la calle uno puede encontrarse con gente que intenta caminar con cuatro o seis piernas, como las bailarinas de la televisión (suponiendo que alguien continúe utilizando ese artefacto); gente con cuatro brazos llevando las compras del supermercado en un solo viaje; y gente que usa ropa muy holgada de la cintura para abajo (son, sin dudas, los más extraños de cuantos siguen esta moda).
   Pero, además de ello, hay carteles en cada rincón de las paredes, los postes telegráficos, automóviles nucleares y flotando en las nubes. Hacer la guerra se encuentra terminantemente prohibido.
   Lo sabemos todos, como también sabemos que, hecha la ley, hecha la trampa y que la guerra, ahora sí, es personal. Por eso mismo, en cualquier momento, en cualquier lugar, en cualquier circunstancia, nuestro enemigo puede aparecer frente a nosotros dispuestos a atacar. Y debemos ser más veloces que ellos mismo.
   Desenfundar y disparar. Como en el lejano oeste.
   Incluso llevo un sombrero tan ridículo como el de esas aburridas películas.
   El problema es que no recuerdo si llevo conmigo alguna de mis armas o, siquiera, si tengo alguna.

3 comentarios:

José A. García dijo...

Si todo es personal no puede haber daño colateral, una buena manera de terminar con los conflictos y las multitudes.

Saludos,

J.

jfbmurcia dijo...

Llevas el arma de la palabra siempre desenfundada. Y juro que la arrojas con atino. Saludos.

Frodo dijo...

Colina Clint Eastwood será llamado ese sitio, o tal vez Calvin Klein

Abrazo!