Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

domingo, 28 de mayo de 2017

Una eternidad y después

Al inicio eran apenas unos pocos, algunas docenas, quizá menos. Sabían multiplicarse y lo hicieron, con insistencia, con constancia, a lo largo del tiempo que se sucedería hasta el mismo final del universo. Llegaron a ocupar hasta el más mínimo de los rincones, los minúsculos y microscópicos y los inmensamente grandes. Allí estaban, llenando el espacio, invadiéndolo dirían otros. Necesarios para algunos, molestos para otros, ignorados por la mayoría.
            Su número no dejaba de crecer, de multiplicarse exponencialmente, de llenar los rincones. Morían unos pocos, miles los reemplazaban; al menos, por un largo período indeterminado de tiempo, así fue. Pero, sabido es, los límites siempre existen, aun para aquellos que ignoran el por qué de su existencia, la razón de ser o el sentido que han de tener en el mundo físico.
Pero el tiempo, tirano entre tiranos, asesino entre asesinos, nunca dejó de correr. Y si en un primer momento les permitió medrar a lo largo y lo ancho, a lo alto y lo bajo, en las treinta y dos direcciones del viento, por los sesenta y cuatro hexagramas, los ciento veintiocho bits y en los rincones del hiperespacio, les quitó, luego, esa posibilidad. Así pues, del mismo modo en que comenzaran a hacerlo dejaron de multiplicarse y comenzaron, poco a poco, a menguar, a decaer.
            A lo largo de un espiral cuasi infinito se deslizaron hacia la desaparición. Nadie se molestaba en notar la ausencia de unos pocos si allí donde se los buscara podría encontrárselos, tan alto era su número que nadie se percataba de ello. Si bien comenzaron muriendo unos pocos, nunca dejaron de hacerlo.
            Su número comenzó a menguar sin dejar de hacerlo. Hasta que llegó el momento en que ellos, que lo habían ocupado todo, se extinguían sin remedio. Abandonando sus posesiones ancestrales, la que creían la cuna de su existencia, los lugares que llamaban como profanos y, también, lo sagrados. Lo abandonaron sabiéndose condenando a la extinción.
            Ellos, que llegaron a creerse el centro de la existencia, el pilar de la creación, el sentido de la vida, los únicos entre los únicos, al final de cuentas, como el resto de los otros seres que descubrieran a lo largo de su existencia, perecerían. Un duro golpe para su ego, para sus vidas, para lo que ellos mismos eran. Un golpe. Duro, muy duro.
            Durante años debía mirarse con suma atención, y sólo en ciertos lugares específicos, para encontrar a uno de ellos. Solitarios heresiarcas lamentándose siempre por lo perdido, ignorando cómo soñar por un nuevo futuro.
            Por que no había futuro, decían, pensaban, repetían y creían.
            Pronto llegó la noticia de que sólo subsistían dos de ellos, en rincones alejados, casi opuestos, del universo, ancianos, vetustos, olvidados por el resto de la creación; sabían el uno del otro, y se odiaban hasta el extremo de desearse la muerte mutuamente. Ambos eran del mismo género, no podrían pues jamás, ni aunque así lo quisieran, reproducirse. Se odiaban el uno al otro odiándose a sí mismos por lo que eran, lo que supieran poseer y por lo que habían perdido; aún cuando de ellos sólo quedaran antiguas leyendas semiolvidadas en sus memorias.
            Estaban condenados a que, por los siglos de los siglos, y por el resto de la eternidad, su nombre cayera, irremediablemente, en el olvido; y ellos, que lo fueron todo, no serían, al final nada.

8 comentarios:

José A. García dijo...

La cuestión siempre es el después...

Saludos a tod@s,

J.

jfbmurcia dijo...

Al final todo queda en nada. Hasta el más basto de los imperios. Hasta el más fuerte de los hombres queda reducido a cenizas. Lo bueno es que, pese a todo, la tierra nos vuelve a acoger con generosidad. Saludos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me recuerda a una novela de Asimov, titulada El fin de la Eternidad.
Inquietante planteo, colega demiurgo.
Saludos

gla. dijo...

La cuestión es el después
Sin embargo al final qué...es solo la nada y...mientras tanto...podrían unirse a esperar la muerte
Digo yo
Abrazos

Maria Rosa dijo...


Ni un hilo de esperanza nos deja tu historia... llegará ese fin...?
mariarosa

Juana la Loca dijo...

y tanto esfuerzo para qué?
besos

AdolfO ReltiH dijo...

MUY INTERESANTE TU PREMONICIÓN.
ABRAZOS

Frodo dijo...

Si hay alguna enseñanza que me dejó Jurassic Park es que "la vida siempre se abre caminos", y que en el momento menos esperado uno de esos dos se da cuenta que fue conformado con ADN de sapo de no se qué región del África, y en el momento de desesperación cambia de sexo (como alguno de esos sapos), dejando apenas cáscaras de huevos rotos y unas cuantas huellas en miniatura.

Buen relato apocalíptico, J.!

Abrazo!