Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 27 de febrero de 2017

Dialoguillos # 21

Mientras esperaba el tren, hace unos días, dos amigos que se creían los únicos seres vivos en el andén, hablaban a los gritos sobre supuestas penas de falsos amores.
—Te doy un consejo —dijo uno de ellos cortando al otro en la mitad de una de sus altisonantes frases.
—No, dejá, no hace falta —asesinó el diálogo el interrumpido.
Minutos después volvieron a hablar, a los gritos, como buen macho alfa argentino que no hace más que dudar de sí mismo. Pero esta vez hablaron sobre penas del fútbol, donde consejo alguno se necesita.

10 comentarios:

José A. García dijo...

Todos somos directores técnicos en Argentina, incluso lo que no sabemos porque 22 personas corren atrás de una pelota ni para qué lo hacen.

Nos leemos,

J.

Ame dijo...

Fútbol, imagino que es soccer, en ralidad no doy pie con bola, ni para atrás, ni para adelante, igual no entiendo el sentido de correr detrás de una pelotita, aunque siendo honesta, resistencia sí que la tienen y del otro, recuerdo cuando iba a los juegos, hace algunos años, no entendía nada y cuando alguien anotaba, pues yo aplaudía, fuera el equipo contrario, [si las miradas mataran] no importaba, quien hace una buena jugada, es para disfrutarla, [creo yo].

No hay diálogo cuando hablas a gritos y menos en un lugar público, a mí me estresan los ruidos o voces altas, me ponen de mal humor y pierdo la gran paciencia que tengo, al final todo es tolerancia.

Un beso, José

Dyhego dijo...

Hay gente a la que le gusta hablar a gritos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Lo que tengo claro del futbol es que no soporto a los periodistas deportivos, especificamente los hombres peridistas. Que se pelean, que tiene ataques cuando lo contradicen.
Saludos.

la MaLquEridA dijo...

De plano hoy la cantidad de anuncios no me dejo leer.. Vuelvo.

Geraldine, dijo...

la gente debería andar por la calle en silencio o hablando en voz baja si camina con alguien...tendríamos menos estress...esos que andan con el altavoz en el colectivo me sacan...es verdad, el argentino cree saberlo todo...buena semana!

Maria Rosa dijo...

Existen esos tipos, a veces las chicas hacen lo mismo, se creen dueños del mundo, no piensan, ni se les ocurre que pueden molestar. Creo que si se dieran cuenta, le importaría un rábano.

mariarosa

Amapola Azzul dijo...

En las penas del futbol hay quien lo pasa mal.
Pero dificil consolarlas.
Besos.

José A. García dijo...

Ame: Ciertas cosas de la vida son incomprensibles aún cuando intenten explicártelas miles de veces; simplemente no tienen sentido.

Dyhego: Hay gente que no sabe hablar de otro modo.

Demiurgo: Nadie conoce hoy el arte del intercambio de ideas. Ese es el problema.

Malquerida: Voy a revisar ese tema. No debería ser así.

Geraldine: El argentino es, por naturaleza, mal educado. O algo peor, mal aprendido.

María Rosa: Cierto, creen que lo que les interesa a ellos debería interesarle a todo el mundo, cuando es muy probable que no sea así.

Amapola: Dificilísimas, cierto.

Gracias por sus comentarios.

Nos leemos,

J.

Celia Segui dijo...

Bueno, los españoles también somos chillones.
Besos.