Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

domingo, 8 de enero de 2017

José y la entrevista que no fue

Las búsquedas laborales suelen tener, como mayores componentes, gran cantidad de deseo, ansiedad y frustración, aún cuando la proporción dependa de agente externos a nosotros mismos (podemos pensar lo contrario, pero sabemos la verdad, muchas veces nada depende de nosotros). Búsqueda que se torna más frenética en fechas que se acercan al cambio del calendario, comenzamos a pensar en la economía del año venidero y descubrimos que quizá nuestro actual salario (o la situación laboral en la que nos encontramos), quizá no sea la idea.
            Entonces buscamos, y algunas veces encontramos, una oferta laboral que se acerque a nuestras expectativas (las que, de por sí, suelen ser bajas). Buscamos y buscamos, hasta dar con el indicado, aquel que parece haber sido redactado sólo para nosotros, y para nadie más (sí, aún cuando sabemos que no es así); y la alegría amenaza con ahogarnos quitándonos el aliento.
            Correo electrónico de ida (porque esta claro que hoy somos todos digitales y nadie lee correo en papel), correo electrónico de vuelta, un currículo que es aceptado, un breve diálogo, y una entrevista concertada con fecha y hora estipulada con quince días de anticipación. Maravilla de la tecnología, hemos podido hacer todo ello desde nuestro más cómodo asiento en nuestra casa; pero los niveles de ansiedad no disminuyen.
            Es el momento de comenzar a cuestionar nuestra idoneidad para el puesto al cual acabamos de postularnos. ¿Seremos capaces de cumplir las tareas encomendadas? ¿Podremos superar la entrevista? ¿Aceptará nuestro aspecto quien realice la entrevista? ¿Podremos convencerlo de que lo haga? Dudas, dudas, algunas pocas certezas, y más dudas. Mientras el calendario avanza hacia la fecha señalada.
            Lo peor de la situación es que, aún cuando dudemos, y nos demos cuenta que quizás el aviso era demasiado bueno para nosotros, sabemos que de una forma u otra igualmente asistiremos. Nunca lo pondríamos en duda, la economía no ayuda (¿lo ha hecho alguna vez?). Pero los problemas, siempre, parecen de la forma, y en el lugar, menos esperados.
            Es por eso que, el día de la entrevista, pactado quince días antes, como ya dije, me acerqué al lugar, ingreso sin inconvenientes, pues creo que la persona que pactó la entrevista conmigo estará esperándome aún cuando haya llegado diez minutos antes de la hora, y me anuncio en recepción:
—Hola, soy José A. García, tengo una entrevista con XXXXXX a las 10:30 —intento sonreír lo mejor puedo, cosa que aquellos que me conocen saben que tal esfuerzo no siempre redunda en buenos resultados.
Por la forma en la que la recepcionista se queda mirando mi rostro comienzo a pensar que debo de tener algo en él, una mancha de tinta o algo peor, una mancha de comida en el cuello de la camisa; alguna cosa de esas que logran hacer que otro clave la mirada en uno de esa manera.
—Si… este… bueno… dame un minuto… —dijo tomando rápidamente uno de los teléfonos que tenía allí cerca.
Me alejé unos pasos para que pudiera hablar con comodidad y porque no creía que fuera a interesarme lo que allí se resolviera; sin dudas estaba avisando de mi llegada y dando mis datos para que me dejaran ingresar al edificio.
Claro que las cosas nunca resultan tan fáciles.
—Disculpe —llamó mi atención la recepcionista para que me acercara nuevamente.
—Si —dije sonriendo, esta vez su mirada parecía un poco menos agresiva, pero sólo un poco.
—Me informan que XXXXXX se encuentra de licencia, por vacaciones, desde ayer.
—Pero me citaron hace quince días —dije sorprendido—, tengo el correo electrónico para mostrarte.
—No sé qué es lo que pasó, ella está de vacaciones, hoy no vino a trabajar. Sólo puedo decirle que regrese en febrero, cuando ella se reincorpore.
            Me demoré unos cinco segundos en reaccionar, darme vuelta y salir de allí cuan rápido me fue posible sin decir una palabra, porque, después de todo, cómo se responde a algo semejante.

18 comentarios:

José A. García dijo...

Tanta anticipación para la nada misma...

Saludos,

J.

Mirella S. dijo...

La informalidad a la que tanto nos acostumbramos y que está a la orden del día en estas latitiudes.
Me hizo recordar los miedos e incertidumbres de cuando buscaba traajo en relación de dependencia. Qué sufrimiento, antes y durante la entrevista. Lo expresaste muy bien, José.
Saludos.

la MaLquEridA dijo...

Jajajaja tengo la impresión que eres enojón jaja. Ningún disco de Bunbury es feo jajaja.


Parece que estar digitalizado no da lugar a errores pero ya ves que si. Quince días de zozobra en balde. Ni modo que me ría pero es gracioso como lo cuentas jaja.


Bueno chau

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Conviene evitar todo cuestionamiento al merecimiento de un trabajo. De eso se encargaran los entrevistadores. Y eso si no sucede algo como contás.
Bien contado, colega demiurgo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Una falta de respeto, sin duda.

Dyhego dijo...

Si ya de por sí es un mal trago pasar una entrevista de trabajo, pero aún es que se trate al candidato con esas poca formalidad.
Salu2, José.

Juana la Loca dijo...

lo del trabajo en estos días.... mal
las ofertas inexistentes
la forma de contratación nefasta
besos

gla. dijo...

El ser humano en si es complicado y mas cuando de alguna manera se ejerce un cierto poder a veces imaginario en este caso del entrevistador
El ser tan irrespetuosos con nuestros semejantes...tan desconsiderado y fuera de él al no ponernos en su lugar nos hace parecer crueles porque imagino que el entrevistador para el trabajo en cuestión no tiene conocimiento de la persona que quiere trabajar...no sabe nada de esa persona...pero no existe una verdadera razón para el mal trato
La espera
La indiferencia
El mal trato
La necesidad
En un mundo de caníbales nos pone en una situación de desventaja
Lo peor que es un trago que debemos pasar una y otra vez
Un abrazo

serafin p g dijo...

El mundo, el entorno, la realidad por llamarlo de algunas maneras nos suele hace creer que funciona con cierta lógica, estas situaciones (como la vivida por vos)ponen en jaque esa idea, la cuestión es como nos enfrentamos a ello, como actuamos en respuesta, o sea: ¿vas a volver en febrero?
saludos!

sera

Frodo dijo...

Me sentí muy identificado.
Y si te sirve de consuelo: yo fui a una entrevista laboral en la fecha y hora señaladas y el entrevistador faltó por enfermedad. Claro, me dijeron que llame al día siguiente y concrete una nueva cita, la cual se dio ese mismo día un pard e horas más tarde.
Hace 9 años que no puedo escapar de allí

Abrazo!

Nino Ortea dijo...

Buenos días, José:
Enhorabuena por tu relato, está escrito con una gran agilidad descriptiva, no he dejado de identificarme más y más con tu personaje a medida que avanzaba en la lectura.
Un abrazo.

gla. dijo...

Esta es mi caña de azúcar desde otro lado
Justo en ese precioso momento en que elijo seguir amando...tiene sentido para mi
Abrazos

Amapola Azzul dijo...

Desde luego entran ganas de no trabajar ahí. Si ya desde el principio te estàn haciendo perder tu precioso tiempo como si para ellos no tuviese ningún valor.

Debe de haber habido algún error donde sea.

Amapola Azzul dijo...

El problema imagino es la " famosa oferta y demanda".

Sobran candidatos, faltan empleos lo cisl da un cierto " derecho " ( wue no comparto) detratar mal al candidato u humillarle( y tampoco estoy de acuerdo con la otra famosa frase " esto es lo que hay , son lebrejas, necesidad manda"... para que haya personas que abusen así de otras.

Se està perdiendo " la humanidad" . Hoy ya todo vale , abusando del prójimo como si fueran màquinas de " usar y tirar".

Me ha puesto de mal humor que te hayan tratado así.

Sé que es el sistema . Pero da igual prefiero decir mi opinión.

Maria Rosa dijo...


Lo siento José. Yo te diría como se responde en una situación semejante, pero creo sería inadecuado para una señora de mi edad y vos no te mereces leer semejante grosería. Ya vendrán nuevas y mejores oportunidades.

mariarosa

Nosu dijo...

Menuda falta de respeto!!!
Ánimo, por lo menos encontraste una oferta decente y conseguiste una entrevista.... no hay que decaer

Frodo dijo...

Algo que me faltó decir: me hizo mucha gracia el título que juega con el sentido de otra frase que suele aplicarse a los José.
Con todo respeto: supongo que el entrevistador esta vez es el que la puso y se fue.

Abrazo!

José A. García dijo...

El sistema funciona de ese modo, mientras continuemos aceptándolo como si nada continuará haciendo lo mismo.

Cuando nos decidamos a cambiarlo quizá ya sea tarde.

Saludos,

J.