Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

sábado, 5 de marzo de 2016

Multitud

Creemos que somos únicos, nos invitan a pensar tal cosa porque miramos un programa en la televisión determinado, una serie o  una película en particular, leemos un libro, una revista o un diario específicamente escrito para nosotros, pero, al igual que nosotros, otros miles hacen lo mismo. ¿Dónde queda nuestra unicidad si todos usamos la misma ropa aún cuando creemos adquirirla en lugares diferentes, si repetimos las mismas frases, si creemos sentir del modo adecuado cuando suena la música? ¿Dónde queda lo individual? ¿Dónde lo particular?
            Queda en la nada, porque si no puede convertirse en un producto es una pérdida de tiempo. Si la vida no se consume en una sucesión de momentos idénticos entre sí, entonces no es vida. Los héroes sólo viven en las pantallas, donde saben que siempre ganarán, que los villanos son de cartón y que lo único que les queda es esperar a que los guionistas tengan la idea correcta para cerrar la historia con un triunfo aplastante.
            Se nos dice cuándo celebrar.
            Se nos dice cómo disfrutar.
            Se nos dice hasta dónde podemos llegar.
            Se nos dice cuándo odiar.
            Y cuándo (y a quién) amar.
            Se nos dice que debemos dejar de ser lo que somos. Pero nadie nos dice cómo vivir en medio de ese gran vacío que es la multitud que nos rodea, nos encierra, nos quita el aire y, algunas veces, también, la alegría de vivir, ese es el gran chiste de éste mundo. Claro que, ¿cómo darnos cuenta de que somos parte del chiste de alguien más, cómo saber si estamos vivos si nadie está allí para señalárnoslo? ¿Cómo? ¿Alguien sabe?

16 comentarios:

José A. García dijo...

Y viene de lejos, por ejemplo la foto es de 1910...

Saludos

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Lo que se puede hacer es no buscar ser como las multitudes, sino ser alguien que tal vez pertenezca la una multitud de quienes no quieren pertenecer a las grandes multitudes. Puede ser una paradoja pero puede funcionar. No se trata de ser alguien aislado, sino alguien que defiende su punto de vista, que trata de desarrollarse. No hay nada malo que algo innovador, creativo, tenga consumo masivo.
Interesantes planteos, colega demiurgo.

thor dijo...

cuando unos apoyan esto del individuo lo tildan de miles de cosas y en muchas ocasiones hasta usan los insultos.
El pensamiento único estilo colmena más presente que nunca.

BEATRIZ dijo...

La unicidad solo la ven los otros. Y nosotros quizá veamos o nos parezca que vemos la individualidad de otro. Por eso nos necesitamos unos a otros para exister. No se puede existir en la completa individualidad.

Abrazo.

la MaLquEridA dijo...

Yo no sé. "somos seres únicos e irrebatibles". Seres iguales pero diferentes por eso digo que no sé nada.


Un abrazo a ti que eres diferente pero igual.

mukali dijo...

Justo pensaba eso el otro día.
Al volver del trabajo una peste de adolescentes poblaban las calles en busca de un plato. Curiosamente, todos llevaban el mismo corte de pelo ¿es casualidad? va a ser que no...imáginate ahora, por un momento, lo que habrá dentro de sus cabezas. ¿Podemos hablar de unicidad nuevamente? me parece que sí, visto lo visto, solo que cada uno le dará su toque de laca, gomina y secador.

censurasigloXXI dijo...

No me afectan las multitudes, no me importa el sentido común porque es propio de ellos...
De momento, mi mente trato de controlarla yo, las acciones ya es otra cosa porque las leyes no están hechas a mi favor y saldría siempre perdiendo.

Muy buena entrada.

Abrazo y cafelito.

gla. dijo...

Y no se si somos totalmente diferentes unos a otros...sin embargo debe haber diferencia que nos identifica a ser uno mismo...sin ser copia de otro...creo que debe haber algo que es de uno mismo
Abrazos

Noelia Antonietta dijo...

Y se nos dice qué desear. Recuerdo siempre algo que leí en un libro de un psicólogo (no muy popular, por cierto), él decía que los humanos desde muy temprana edad aprendemos a reemplazar lo deseado por lo "deseable", y que de esa forma uno ni se entera quién es uno. Creo que se es uno mismo cuando no se intenta en lo más mínimo ser uno mismo. Buenas líneas, José, me llevan a dejarte un comentario larguete, jaja. Un gusto pasar a leerte.

serafin p g dijo...

Estamos tan acostumbrados a que nos digan qué hacer, que para salir de ello y encontrar la voluntad individual seguimos preguntando, buscando a que nos lo digan otros.

salute!
sera


Maria Rosa dijo...


Esta difícil el tema de hoy. Cada uno se expresa por como lo educaron y como le fue en la vida.

Cuesta vivir sin ver a los demás, haciendo lo que se nos da en gana. Corremos el peligro de no saber definir entre tener personalidad en nuestras acciones y pensamientos o convertirnos en un individualista solitario y alejado de la sociedad, mal que nos pese, estamos en ella y somos parte de la manada. Espero haberte entendido y no haberme ido por las ramas.Un abrazo.

mariarosa

Martha Barnes dijo...

Bueno bueno,no hay que pensar tanto,en los"usos y costumbres" ,,,Pensá en lo que se te da la gana y como se te da la gana ,y olvidate de las reglas ,Sabemos lo que está bien o mal , sin que nos dirijan , un beso Martha

José A. García dijo...

Demiurgo: Siempre es más fácil dejarse llevar y que nos digan qué pensar que realmente aceptar qué podemos hacer algo por nosotros mismos.

Thor: Pero en la colmena es una sola persona quien toma las decisiones, la reina, ergo, allí también hay individualismo, aún cuando se nieguen a verlo. Colmena o partido político, que para el caso es lo mismo.

Beatriz: Tal vez no se pueda vivir en la individualidad, pero tampoco puede hacerse en la completa despersonalización de la vida. Los extremos siempre son eso, extremos.

Malquerida: Ya dijo Platón que supuestamente dijo Sócrates, “sólo sé que no sé nada”, y así terminó él.

Mukali: Algunas personas nunca logran salir de ese modo de pensar que se les impone a tan temprana edad, y los tenemos repitiendo patrones de conductas que se muestran en la TV o en el Cine, por el resto de sus vidas. Pocos logran salir de ese influjo, y son esos los que peor la pasan.

Censuras: Gracias, el café siempre viene bien. Y sí, más o menos lo que tú has dicho es lo que tenía en mente al escribirlo.

Gla: Seguramente lo haya, pero nos esforzamos tanto por esconderlo del resto de las personas para que no se note y evitar en todo momento ser el centro de atención (en el mal sentido), que muchas veces olvidamos qué es eso que realmente nos pertenece.

Noelia: Me gusta esa idea de reemplazar lo deseado por lo efectivamente deseable, es muy real, por otro lado. No todos podemos ser superhéroes.

Sefarín: Siempre buscando la guía en los demás, por eso son tan exitosos los libros de autoayuda, autodescubrimiento y los manuales de automóviles también.

María Rosa: No creo en eso de la manada, si algo distingue al hombre del resto de sus hermanos animales es la posibilidad de la soledad, entendida como la posibilidad de pensar en uno mismo sin restricciones y no como un lobo estepario en el medio del bosque, sino siendo parte de la sociedad ser, al mismo tiempo, uno mismo, y no copiar lo que otros hacen desesperado por la aceptación de personas que en definitiva no debería preocuparnos ni nosotros preocuparnos por ellos.

Martha: ¿Y qué pasa con las leyes que buscan “normalizar” la moralidad de las personas? ¿Por qué sabemos que está mal fumar junto a un recién nacido y sin embargo todo el tiempo se ve gente haciéndolo (algunas veces los propios padres cos sus vástagos) sin que nadie se atreva a decirles nada? En fin, parece ser muy tarde para volver a empezar.

Gracias por los comentarios.

Saludos y Suerte para tod@s

J.

Martha Barnes dijo...

No es cierto que nadie dice nada ,,,mirá ,yo tengo algunas experiencias en el asunto, Una vez ,entre muchas ,un nene muy chico pasaba su chupete por el piso de una galería y su mamá no decía nada, yo le advertí y la señora me dijo que no me metiera en asuntos ajenos,bueno ,cuando veo algo que daña a alguien no me importa el rechazo,hablo,Martha

jfbmurcia dijo...

Yo no lo sé pero quiero aprender...Saludos

Pekejimenez dijo...

La vida nos ha condicionado a vivir; da un rodeo por acá para que tropecemos aquí y demos el golpe por allá ¿para qué? ¡Quién sabe! Esto que escribo como un comentario personal lo está pensando otro o otro lo escribirá en un par de años de la misma manera. La originalidad y el libre albedrío parecen ser un consuelo y una ilusión. Soy peke, con nuevo blog y cuenta. Abrazos.