Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

jueves, 14 de enero de 2016

Pasan los años

Mirándome en el espejo ésta mañana sentí que no me reconocía en ese reflejo. Sabía que era yo mismo quien me miraba. Pero solamente lo sabía porque conocía el funcionamiento del espejo, no porque aceptara que ese rostro era el mío y el de nadie más. Quién ese extraño que me mira a través de este vidrio, pensé. Y ese extraño no era otro más que yo.
            Aún con restos de jabón sobre los pómulos, pensé en cuánto tiempo llevaba sin percatarme de nada. Rastro alguno podía hallar en ese rostro arrugado, con signos de tristeza y ansiedad, de combates y derrotas, de quien supe ser. ¿Qué había sido de mi juventud, de mis sueños, mis deseos y mis amores? Lo había perdido todo.
            Dudé de que el espejo funcionara correctamente. Aquel no podía ser yo, no tenía que ser yo, sino alguien más, algún otro, observándome, como yo le observaba a él. Pero allí no había nadie más, estaba solo. Era una pared o que observaba y no una ventana. Las arrugas en torno a los ojos, el rictus casi permanente en la comisura de la boca, y el cansancio marcando cada gesto, copiaban cada uno de mis movimientos.
            Los años pasan, pensé repitiendo una sentencia que nunca hasta ese momento tuviera sentido para mí. Los años pasan, dije en voz alta sin que ni el eco de mis palabras me respondiera, solo el silencio que me acompañaba desde siempre.
            Los años pasan, repetí.

10 comentarios:

Martha Barnes dijo...

!Los años pasan , como un suspirar!!!!!Es lo que dice la canción,,,y es absolutamente real,,,En tu caso ,vos todavía sos un muchacho,,y tenés la chance de ocupar muy bien tu tiempo,,,Yo creo ,que vinimos a aprender y luego "ya se verá"!!!!Un beso tu amiga Martha

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

No está garantizado que los demiurgos sean inmortales o estén libres del paso del tiempo.
Me ha pasado estar en un café y ver a alguien con cara de desaprobación- Pensé este que se cree. Y resultó ser un espejo.
Saludos.

mukali dijo...

Cuando te miras al espejo descubres a esa unica persona a la que le importan y sabe de todos tus problemas. Es por ello que el reflejo que tu ves no será el mismo que ven los demás...y quien sabe? igual hasta el espejo ve otro distinto.

Abrazos.

Guillermo Altayrac dijo...

¡El tiempo es simultáneo, demiurgo!

Amapola Azzul dijo...

Pasan los años . A veces cambiamos pero el espejo sigue igual.

Besos y buen finde.

Noelia Antonietta dijo...

Siempre pasan, sabemos que va a ser así, y lo mismo nos toma de sorpresa. ¡Un gusto pasarme a leerte! Un abrazo, José.

taty dijo...

...y todavía lo negamos en la abstracción de "el tiempo pasa" y no "nos estamos volviendo viejos". Ay, que entro en crisis!

Abrazos!

thor dijo...

Este texto me recordó que este año ya llego a los 30 y sigo viviendo en el paraíso socialista llamado Venezuela, la nueva utopía en donde es normal que se evidencias fallas y carencias en todos lados. Así como me recordó un comentario que hizo Homero Simpson, en ese episodio del campamento del rock

Señor Potoca dijo...

Buen texto. Que linda valentía para escribirlo. Todos lo pensamos alguna vez al mirarnos al espejo.
A mi me pasó no reconocerme por un instante en una fotografía.
Juventud Divino Tesoro, ya te fuiste para no volver...

censurasigloXXI dijo...

Es una sensación horrorosa, no me gusta nada. Pasan los años y cada vez me reconozco menos, y si me fijo en los detalles y veo una arruga más en esas desconocidas facciones, pienso que es ley de vida, pero doy media vuelta y abandono ese rostro en el espejo. Esa no soy yo, que más da si la dejo sola :)

Un abrazo, compañero. Que pases buen día.