Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

jueves, 2 de abril de 2015

Los asesinos filántropos

Firmaban de esa forma sus crímenes más espectaculares (es decir, todos ellos). Antes de su huída, siempre en los segundos previos a la llegada de las fuerzas del orden, dejaban su tarjeta de visita. Un cartel, una pared pintada, un mensaje de texto, panfletos repartidos a las corridas mientras huían. Cualquier forma les era válida.
            Tenían seguidores y fanáticos; personas que guardaban carpetas de recortes, que les sacaban fotos a los lugares por ellos visitas y creaban perfiles falsos en las colmenas sociales de la red. Estaban en todas partes, cumpliendo su misión. Claro que, como era de esperarse, nadie sabía cuál era dicha tarea; pero el impacto era tal que evitaba el que surgieran imitadores de sus actos. Nadie quería arriesgarse a hacer quedar mal a sus héroes.
            Se llamaban asesinos pero a nadie quitaban la vida; lo hacían de otro modo; comportándose como un ejército de Robins Hoods modernos con la propuesta de destruir al capitalismo que masacraba al mundo. Destruían bancos inundando sus bóvedas para que todos los billetes y papeles allí guardados perdieran su valor; atacaban los pozos petroleros para que no hubiera barcos derramando su contendido en el océano; enseñaban cómo reciclar plásticos y muebles viejos para detener la tala del último reducto verde del mundo que perduraba en el Amazonas andino. En su página web tenían información para armar cultivos sustentables en poco espacio, como el de los balcones de los departamentos monoambiente en los que nos obligaban a vivir hacinados en las ciudades mientras los campos se acumulan en las manos de unos pocos dueños. Presentaban las pautas para una educación libertaria y laica pero, fundamentalmente, predicaban el culto al anonimato.
            No lo hacían por la fama, decían; lo hacían porque el mundo lo necesitaba y la política los había defraudado. La gente se volvía loca de ansiedad esperando por un nuevo atentado a la razón; como esa vez en que donaron más de 70.000 libros a las bibliotecas populares de Haití en encomiendas sin remitente. O las millones de dosis de medicamentos de primera necesidad enviados a las aldeas africanas, no a la onu ni a la oms, sino a los verdaderos necesitados, aquellos que no harían una campaña publicitaria con sus actos.
            Organización alguna estaba libre de las críticas de los asesinos filántropos, nadie sabía cómo se financiaban, aún cuando se señalaba a varios millonarios implicados así como a sus fundaciones; pero todos lo negaban, nadie quería ser el centro de atención. Además de que los millonarios necesitaban continuar blanqueando sus ganancias de algún modo y no atentar como la fuente de las mismas, es decir, la ignorancia del resto de la población.
            El anonimato era la mayor muestra de transparencia; si nadie sabe quién fue, a nadie puede acusarse. Y, el sistema, la única verdadera víctima de sus acciones, no daba señales de resentirse en lo más mínimo. Por lo menos, claro está, no es lo inmediato.

8 comentarios:

José A. García dijo...

Ojalá se dieran una vuelta por éstos pagos...

Saludos y Suerte

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es muy cinematográficos, como la saga esa de los autos. O las de estafas maestras, las de los ilusionistas que roban con magia.
Es una idea que gusta, colega demiurgo.

Borja F. Caamaño dijo...

Interesante y valiente...

Abrazotes.

Humberto Dib dijo...

En definitiva, querían asesinar al sistema, pero se cuenta que el sistema es inmortal.
Yo quise darme un vuelta por estos pagos, porque me sigue pareciendo un lugar acogedor, con perdón de la palabra.
Un abrazo.
HD

Ico dijo...

Por eso es tan importante desvelar al asesino y no dejarse llevar por sus cantos de sirenas... Hay que estar atentos siempre hermano lobo
un abrazo

taty dijo...

Gracias por el poquito de azúcar en mi taza diaria de escepticismo.

Me voy soñando.

Abrazos!

Brian Janchez dijo...

no sabia que habias sacado un libro de cuentos, Josecito.
Felicitaciones
brian.

NoeliaA dijo...

Muy bueno, José, y hay de estos en el mundo, verdaderos filántropos, perseguidos siempre. Como el que interceptó una radio en Islas Malvinas e hizo sonar el himno nacional argentino el 2 de abril. El último que encontré, mira Josep Pamies, quizá te guste escucharlo. https://www.youtube.com/watch?v=kFQ9uvpGDJA

Un gusto leerte, saludos José