Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

miércoles, 4 de marzo de 2015

Inminente

Tan acostumbrados a los ruidos atronadores y la música sin sentido que buscaban imponer a toda costa, nos sorprendió el silencio en las telecomunicaciones mundiales. Una sorpresa grata en un primer momento, que sumió a muchos en la depresión de no saber qué hacer con sus vidas ahora que nadie les decía de qué forma consumir ni qué cosas que no necesitaban para la vida debían correr a comprar; también hubo quienes se dejaron llevar por la euforia provocada por el silencio.
            Uno, dos, tres; los días se transformaron en semanas y la gente recuperó las horas de la mañana, de la primera y la segunda tarde y, por supuesto, las de la tenue noche. Teníamos más tiempo para dedicarnos a nosotros mismos, a cultivarnos, como quien dice. El público en los teatros, que podía renovar sus obras en contraposición a los cines que contaban con un repertorio limitado, se multiplicó. Las bibliotecas, populares y no tanto, fueron invadidas por la gente que redescubría que los ojos servían para mirar algo más que una simple pantalla. Los conciertos al aire libre se sucedían todas las noches; y la gente hasta parecía feliz y en paz consigo misma.
            Era una maravilla tal que nos hacía pensar que no iba a durar demasiado, que pronto todo se acabaría de forma tan inesperada como había comenzado. Una explosión, un haz de luz, una vibración imperceptible para los humanos, algo, nos diría que cuanto construíamos para nuestra liberación, era poco y estaba destinado al fracaso. Porque todos nosotros éramos falibles, tal y como nuestros sueños. Una escultura de hielo abandonada bajo el inclemente sol del desierto ignora su destino, nosotros éramos incapaces de algo semejante.
            Lo sabíamos, por lo que comenzamos a prepararnos para el retorno de la publicidad y las bombas comerciales; comenzamos a educar a nuestros corazones frente a las posibles falacias de un mundo más feliz según más consumiéramos.
            La lucha sería terriblemente feroz y encarnizada. Nuestros corazones lo intuían de ese modo, y esperábamos estar preparados para cualquier impacto; cualquier cambio en la lógica de consumo, en la forma de ver al mundo, en las maneras de relacionarse los unos con los otros, sería detectada al instante.
            Habría que adaptarse o perecer; pero mis asuntos estaban cubiertos. Conocía de antemano cómo sería mi respuesta ante esos estímulos.
            De los otros, de los demás, nada podía decir.

6 comentarios:

José A. García dijo...

Si algo me enseño la vida es a no poner las manos en el fuego por nadie; ni siquiera por mí mismo.

Saludos

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me gustan los medios de comunicación, a pesar del relato que escribí que leiste, pienso que tiene buenas cosas.
Bradbury planteó algo parecido a tu relato, en uno de sus cuentos.

Darío dijo...

Necesitaríamos de ese silencio, un tiempo al menos... UN abrazo.

taty dijo...

José, es que el fin del mundo tiene que empezar por alguna parte.

Demiurgo, no será coincidencia, por tu blog dejé a Bradbury también.

Abrazos.

serafin p g dijo...

me gusta la idea de que el preparativo para algo que vendrá, sea evidencia de que en parte eso ya llegó.

lindo relato!

salute!

Sgt. Pepper dijo...

Echo de menos llenar la nada con un poco de ese silencio.

Un abrazo :)

Sgt. Pepper.