Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

miércoles, 21 de enero de 2015

El por qué de la antropofagia

Justificaciones para comernos los unos a los otros:

Al enemigo, para adquirir sus fuerzas.
Al sabio, para poseer sus conocimientos.
A las hermosas, por su belleza superficial.
A los niños, para recuperar la inocencia.
A los religiosos, para que ya no engañen.
A los políticos, para acabar con sus mentiras.
A los héroes, por su coraje.
Al león, por su melena.
A los deportistas, porque tienen la fama.
A las estrellas de cine, porque poseen fortunas.
A los enfermos, para aliviar su dolor.
A los sanos, por su fortaleza.
A los periodistas, porque hieren con las palabras.
A los necios, por su terquedad.
A los crédulos, por su ignorancia.
A los ignorados, porque saben desaparecer.
A los bien amados, porque conocen el placer.
A los desesperados, por su energía.
A los iluminados, para saber qué es lo que ven.
A los ciegos, para conocer la oscuridad.
A los solitarios, para hacerles compañía.
A los que siempre sonríen, para exponer sus miserias.
A los que cantan sin desafinar, para aprender a hacerlo.
A los que saben muchas cosas, para ignorar muchas otras.
A los vendedores ambulantes, para conocer todos los caminos.
A los que se odian a sí mismos, para comprenderlos.
A los que se aman, porque son un misterio.
A mí mismo, porque me desconozco frente al espejo.
Y un antiácido, para cuidarme el estómago.

7 comentarios:

José A. García dijo...

Es importante cuidar nuestro estómago si queremos seguir degustando de ciertas delicias...

Suerte

J.

Xindansvinto dijo...

A los ricos, porque están ricos.

Salud y buen provecho.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Hay quienes están en peligro, según estas especificaciones, porque cumplen más de un requisito.
Hay extrellas de cine, que son hermosas mujeres, que tiene fortunas, que aman.
Y periodistas, que también son hermosas mujeres.
Estarían en la lista de los dragones, que parecían tener preferencias similares. ¿No es curioso llamar apetecible a una mujer atractiva?
En cambio, comerse a uno mismo debe ser de lo más indigesto.

Pude entrar a tu blog, colega demiurgo. Se solucionó lo que estaba mal.

Ame dijo...

Analizo JOSÉ, porque me apetece comer a unos cuantos y no debo hacerlo, pero los últimos dos me los quedo.
Un beso

thor_maltes dijo...

Pero no nos comamos a los otakus ni a los metaleros; esa "superioridad intelectual" de cartón y hiper sensibilidad cuando se habla de Naruto, Dragon Ball o Metallica lejos de hacernos un bien, nos causará malestar

José A. García dijo...

Xindansvinto: Es una buena razón...

Demiurgo: Algunas definiciones no escapan al sentido común, es cierto, y eso es, lamentablemente, lo único que tenemos en ciertos casos.

Ame: Piénsalo bien antes de intentarlo, dicen que suelen caer pesados.

Thor: Por eso miso dejé algunas tribus urbanas fuera del listado, por intragables.

Gracias a tod@s por sus visitas.

J.

serafin p g dijo...

La idea de comer para asimilar facultades me gusta más (con relamida incluida) que la de comer para destruir o la clásica con fines nutricionales.

buen provecho!