Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 26 de enero de 2015

Los edificios sólo son metafóricos

Los edificios que ocultan el sol nunca dejaron de crecer, dejando únicamente el espacio suficiente para que el frío se cuele entre ellos y se oscurezca la ciudad. Nunca se detuvieron. Cada vez más altos y más altivos desafiando al cielo, a la inmensidad del universo y a mi pequeñez.
            Ni el amanecer ni el atardecer fluyen entre ellos; sólo el pleno mediodía o la enigmática medianoche rompen su dominio. Poco más escapa de sus sombras.
            Minúsculas hormigas, que supieron ser líderes de hombres y ejércitos terribles, pululan a sus pies. Nadie sabe cómo, pero los edificios continúan creciendo. Ocultan el cielo, nos obligan a doblar nuestros cuellos para poder ver algo diferente a ellos.
            Pero nada es lo que puede verse luego de que se decidiera que el cielo es sólo una palabra hueca en la que ningún sentido queda.
            Nadie quiere ser la hormiga, aunque haya que trabajar. Todos ansían ser leones, feroces, altivos como los mismos edificios que perforan las nubes e ignoran la tierra, ignoran al hombre.
            Ignoran cuáles son sus orígenes, sus cimientos.
            O si los mismos son capaces de resistir su constante crecimiento.
            Hay quienes dicen que el viento que nos llega como frías caricias de dolor, son los alaridos de muerte de esos edificios que se ignoran a sí mismos y se desploman sobre sus pies de barro.
            Que lo que atrona no son tormentas cercanas, sino los escombros que, una vez que comienzan, ya no dejan de caer y caer, hasta el infinito y, quizá, un poco más allá también.

6 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

En Hurlingham casi no hay edificios y espero que siga así.

la MaLquEridA dijo...

Esos edificios algún día caerán y se perderá su altivez entre el polvo y los escombros de su pasado.


Saludos

Ame dijo...

Es curioso JOSÉ, ahora que te leo me pongo a pensar que jamás he observado con atención un edificio.
Analizo...
Un beso

José A. García dijo...

Demiurgo: Qué envidia entonces, que siga haciendo así. Por aquí no paran de florecer...

Malquerida:Esperemos que algún día sea así como dices y podamos volver a ver el paisaje que esconden con su descaro.

Ame: Nadie los observa, porque nos acostumbramos a ellos, a no cuestionarlos, a aceptarlos, como al dolor, la muerte y la envidia.

Saludos

J.

Humberto Dib dijo...

Muy bien, José, noto mayor madurez en tu texto, tiene un estilo más pulido.
Es apenas mi opinión, claro.
Me gustó.
Un fuerte abrazo.
HD

José A. García dijo...

Humberto, gracias por tus palabras, tu lectura y tu apoyo, el cual, como el de todos, siempre es bienvenido porque estimula a continuar creando.

Suerte!

J.