Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

viernes, 21 de noviembre de 2014

Mercenarios del sentimiento

Si, es cierto eso que dicen de que el futuro llegó hace rato, pero aún no nos percatamos. El problema, a mí ver, no ha de estar en los modos de hacer las cosas.  Al contrario, el problema radica en los modos de suplantar a las mismas.
            Podemos hacer una genealogía de los hechos. Primero, reemplazamos el sentido común por la televisión; luego el pensamiento abstracto por los implantes de radio en las orejas; dejamos de lado las palabras a favor de los mensajes de texto; cambiamos nuestros ojos por cámaras de video remoto; ya ni siquiera sabemos sumar porque sabemos que la calculadora lo hace mejor (y más rápido) que nosotros.
            Y nos deshumanizamos.
            Dejamos de ser la promesa de lo que pudimos hacer.
            Sólo para darnos cuenta que las monedas de plata de nuestra traición, también han de haber sido falsas. Muy falsas pero, también, muy hermosas, para evitar que nos percatemos de la mentira.
            Contentos marchamos hacia nuestra perdición, ignorando lo que se veía a simple vista. Ignorándolo todo. Fingiendo alguna otra cosa.
            Pero, ahora mismo, sabemos que eso ya no es un problema, que ya nadie fingirá, que ya nadie mentirá cuando hable de lo que siente, de lo que desea, de sus anhelos. Ahora que hemos logrado encapsular y producir en masa las encimas sentimentales, las variables como el humor y la experiencia, dejan de tener peso en la ecuación.
            Cualquiera puede estar feliz, alegre, enamorado, enojado, desesperado, furioso, arrepentido, cariñoso, extenuado, obnubilado y un largo, largo, etcétera de sentimientos. Si puede pagarse la dosis diaria, por supuesto, los problemas sociales desaparecerán poco a poco, diluyéndose en la misma nada a la que pertenecen.

7 comentarios:

José A. García dijo...

Otra que las pastillitas azules...

Saludos

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Lo de las calculadoras es un planteo parecido al de la escritura, cuando se planteó que debilitaba la memoria el poder confiar en algo escrito.
El sentido común no se ha remplazado, diría que está demasiado vigente, y que algunos medios lo exacerban.
Lo que no llego es un futuro de eutopia.
Y hay quienes eligen ser felices si el precio es conformarse. Hay quienes prefieren pretender un poco más. Tal vez yo sea de esos, colega demiurgo.

José A. García dijo...

Esperemos que cada vez sean más aquellos que pretenden no conformarse.

Saludos

J.

taty dijo...

La moneda falsa que más me asusta es probablemente la de la comodidad, porque tiende a ser muy egoísta, a la manera de "si yo estoy bien lo demás importa poco."

Por otra parte la tarea de pensar es lo de menos cuando las ideas llegan ya empacadas en los medios masivos. Los inconformes no tienen tanto el problema de tener que enfrentarse y derrumbar sistemas, sino el de despertar a los indiferentes. Digo yo.

Saludos!

Lucas Fulgi dijo...

Me hiciste recordar el cuento de los pececitos dorados.

http://www.taringa.net/posts/arte/11335849/Un-pequeno-paraiso-Julio-Cortazar.html

Felipe Mejia Medina dijo...

Por lo menos se puede decir en el presente que un cierto futuro ha llegado. Pero, claro, todo puede ser posible pero no todo tiene la misma plausibilidad. Frente al futuro no queda sino esperar lo que será.
Saludos miles.
Mista Vilteka

José A. García dijo...

Gracias por las visitas y los comentarios, como siempre.

Nos leemos.

J.