Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

jueves, 11 de septiembre de 2014

Running

Salía a correr todas las tardes.
            Todas y cada una de las tardes; luego de ocho horas de oficina, en un trabajo frustrante y degradante, que odiaba pero del que no podía desprenderse por las pequeñas deudas que habían ido acumulándose poco a poco. Tan poco a poco como poco era su sueldo. Lo sabía.
            Salía a correr cada tarde.
            En un circuito que, más o menos, era siempre el mismo. A veces más largo, a veces más corto, dependiendo de su humor y las ganas que tuviera de volver, realmente a la casa a convivir con esos extraños que se empecinaban en llamarse su familia, aún cuando el odio entre ellos era lo único que los mantenía verdaderamente unidos.
            Salía a correr todas las tardes.
            Porque si se mantenía en movimiento, las decisiones que tomara a lo largo de su vida, y que lo llevaran a ese preciso momento, pesarían, al menos en apariencia, un poco menos. Podría fingir que era una persona diferente.
            Salía a correr cada tarde.
            Sin pensar en lo que luego haría, sin que el mañana fuera una preocupación más. Sintiendo, de ese modo, que sus pies eran más rápidos y que podría volar, si eso era lo que se proponía. Pero no lo hacía porque ese no era el momento, ni el lugar, para ello.
            Salía a correr todos los días. 
            De lo que huía, es cierto, nadie sabía.

13 comentarios:

José A. García dijo...

Cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia.

Suerte

J.

Daniela De Angelis dijo...

El peso y la levedad... ¿Cuál, entonces, la carga más pesada?
Muy bueno, José. Gracias. Saludos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es un intento de sublimación.

Claro que estoy interesado en lo que escribís. Como no estar interesado en lo que escribe un colega demiurgo, con talento.

Maria Rosa dijo...


Nadie sabía de qué huía, pero él si lo sabía. Se entrenaba para que llegado el día, el vuelo fuese más fácil y prolongado.

Me encanto.

mariarosa

JLO dijo...

el correr iguala... no hay diferencias de clases... pero no se puede escapar todo el tiempo, a no ser que uno empiece a correr y no pare mas... salu2...

Martha Barnes dijo...

¨Correr huir ,adónde-?????'Mejor tratar de encarar las cosas que te molestan de otra manera,desde otro ángulo es cuestión de probar,Después si te gusta correr corré!!!!Martha

Geraldine, dijo...

formas de evadirse por un rato....es mejor que las drogas o el alchool...con razón tanta gente corriendo por Palermo...

BEATRIZ dijo...

Correr por huir o por placer usted decida, las dos pueden ser necesarias alguna vez.

Feliz fin de semana.

thor_maltes dijo...

Correr y caminar se han vuelto actividades muy practicadas en mi país, no solo para mantener la salud sino para no quedar de último en alguna fila y perder la mercancía que está llegando a cuenta gotas a los supermercados. Pero tambien corremos de la inseguridad, quien nos atrapa la mayoría de las veces caminando, pero creo que se está convirtiendo en una compañera de camino.

Boris Estebitan dijo...

Es mejor entrenar y correr a diario, quien sabe, talvez la preparación algún día dé éxito, saludos.

Silvi Rivoira dijo...

Te deseo que nunca corras la liebre.
Un abrazo.

censurasigloXXI dijo...

Yo creo que desde que corro neuronalmente mucho más de lo que me toca porque no se para el mecanismo, he decidio no mover los pies si no es para dar un paseo.

Bueno, nada hay que me guste más que un reto intelectual, ahí puedo correr, nadar, volar y lo que me proponga. Por ejemplo, hace un año me sugirió una amiga arqueóloga que TAL VEZ una ciudad griega que se nombra en los clásicos pero que nunca se encontró, podría estar en la costa mediterránea. Pensando y pensando, me di cuenta de que era posible, porque existe una palabra griega muy poco usada, coincide con el nombre de esa ciudad pero pronunciada a la latina!!! Ni te cuento lo que leí, lo que investigué y consulté, fui feliz como una perdiz!!! :)))

Un abrazo y tu cafelito.

José A. García dijo...

Gracias por sus comentarios, parece que éste texto causó más impresión, o despertó más interés de lo que originalmente pensaba.

Siempre me parecieron raras esas personas que "salen a correr" sin saber cuáles son sus verdaderos motivos.

Saludos y Suerte

J.