Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

viernes, 23 de mayo de 2014

Despedirse siempre duele

Si mañana ya no hay amanecer habremos perdido la oportunidad de despedirnos, cariño mío. Por eso es que te digo, lo mejor, para ambos, es que lo hagamos ahora mismo. Aquí, entre nosotros, con sabor a poco quizá, pero una despedida al fin y al cabo.
            Con suerte, nada de esto será definitivo, pero no lo sabremos hasta que el mañana no llegue, y nos diga cuán equivocados estábamos.
            Despidámonos ahora, cariño mío. Y, si lo que se cierne sobre nosotros, es solamente la noche eterna, sabremos que, al menos una vez, supimos amarnos como nadie más.
            Como nadie más.
            Nunca más.

9 comentarios:

José A. García dijo...

Pero ésta, claro, no es una simple despedida. Ni siquiera eso.

Gracias a todos los que me dejaron sus palabras de apoyo y acompañamiento en la entrada anterior del blog. Sus palabras siempre son necesarias para saber que, después de todo, no estamos hablando en solitario.

Suerte!

J.

la MaLquEridA dijo...

Cuando apenas empezaba a acostumbrarme.


Suerte entonces.

Chao

José A. García dijo...

Pero mira que es sólo un título...

J.

BEATRIZ dijo...

Qué ternura me ha causado esa despedida con ansías de equívoco.

Sugestivo y contrapunteado.

Saludos y felicidades por el nuevo libro.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Es un buen argumento. Y puede añadirse otros accesorios, con quien haya leído a Philip Dick. ¿Quien garantiza que esta continuidad de tiempo y espacio no sea anulada para ser remplazada por otra?

No estás hablando en solo, colega demiurgo.

censurasigloXXI dijo...

No amigo, no creo que estés nunca hablándo en solitario, debe haber alguien con deseos de escuchar discursos tan inteligentes como los tuyos. Y si no crees que estás acompañado, verás como personas honestas vienen a verte cada vez que decides compartir con los demás.

Un abrazo y tu cafelito.

Yo estoy siempre por aquí, calladita y en la última fila pero muy atenta tomando nota :))

Esilleviana dijo...

¿La mejor despedida es aquella que no se dice en voz alta? no lo sé... porque lo que no se dice no existe y, si no existe es como si no hubiera habido despedida y, si tampoco hay despedida es como si la acogida y el recibimiento estuviera presente en todo momento... jajaja
mejor no despedirse de nadie.

:))

un abrazo

thor_maltes dijo...

Yo agregaría algo como:
"Pero tengo tengo un trabajo que hacer tambien; pero siempre nos quedará París"
Perdón, a mi no me queda tan bien ese tipo de frases

Giova dijo...

Cuando miro el dibujito pienso: Ella se va para la derecha, él para la izquierda; si el mundo es redondo, ¿para qué despedirse?

;)