Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

domingo, 27 de abril de 2014

Las aventuras intergalácticas de los sobres de ketchup caducos

Capítulo 14 - ¿Qué somos?


—La duda —dijo el sobre de aderezo de octubre, siempre tan silencioso que, al romper su costumbre sorprendió a su compañero de deriva cósmica—, es sorprendente. ¿No lo crees?
            —Siempre lo he dicho —respondió el sobre de abril—, tal vez no con las mismas palabras, sí con mis preguntas.
            —Por supuesto, algunas resultan más molestas, algunas con respuestas tan obvias que ni siquiera me molesté en responder.
            —Lo recuerdo bien. Como cuando quise saber qué somos, no de dónde venimos o quiénes somos, sino qué.
            —El silencio —dijo el caducado revolucionario ketchup de octubre—, no siempre es señal de sabiduría, aunque así sea más fácil de creer, para ti y para mí.
            —Entiendo tus palabras, creo —respondió el ketchup de abril—. Pero me cuesta aceptar que, con toda la sabiduría que posees, haya algo en el universo que ignores.
            —Pues créelo, porque así es.
            —¿Habrá alguna reprimenda si no lo hago? —Preguntó, sorprendido por sus propias palabras más que por la situación, el sobre de salsa de tomate del mes de abril.
            —Sabes muy bien que no. Me es imposible dañarte de algún modo físico. Carecemos de pies y manos; pero el daño moral y psicológico que puedan causar mis palabras, no puedo vaticinarlo.
            —Oh, si es por eso no te preocupes, estoy bastante acostumbrado a ello. Hace tiempo que viajamos juntos, y si tus palabras fueron filosas y dañinas en algún momento, ya no lo son tanto.
            El silencio, el mismo de siempre, el que inunda el cosmos vacío de vida pero no carente de sentido, los envolvió.
            —Pregunta, pues —dijo el ketchup de octubre en voz baja.
            —¿Qué somos? ¿Lo sabes?
            —He creado, para responderte con seriedad, una nueva categoría. Te diré que somos parte de un evento azaroso e instantáneo de mutación.
            —…es…es…—comenzó el ketchup de abril—, sorprendente.
            —No, no lo es —lo corrigió el ketchup de octubre—, es una mentira.

7 comentarios:

José A. García dijo...

Como diría el finiquitado Dr. House: "Everybody lies". Lo que en lengua latina de la región norte de la península ibérica significa algo así como: "todos mienten".

Saludos

J.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

¿Cómo sobreviven al aburrimiento?
Lo digo por eso de andar a la deriva por el espacio exterior.

Belén Be dijo...

lamentablemente no es necesario carecer de manos y pies para llegar a hacer pésimos daños psicológicos en otras personas, o en este caso, sobres de ketchup.
qué imaginación! muy bueno :)

BEATRIZ dijo...

jaja, ¿y porqué no? los nimios sobres desechados también pueden semejar el cosmos en importancia material.

Originalidad sin igual.

Saludos.

censurasigloXXI dijo...

Teniendo en cuenta que la verdad es algo tan subjetivo, diría yo inexistente, es obvio: OMNE MENDACIUM...

Abrazo y cafelito, José.

Boris Estebitan dijo...

Me encanta la parte del daño que hacen las palabras, muy cierto es eso, saludos.

Esilleviana dijo...

Qué dos amigos compartan tanto tiempo y que además se hagan preguntas profundas y a la vez, trascendentales, confirma que son personas inteligentes que buscan averiguar cuales es su función y para qué sirve su paso por el espacio... en mi trabajo nadie nos preguntamos sobre asuntos tan relevantes y te aseguro que lo echo de menos.

un fuerte abrazo