Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

jueves, 27 de marzo de 2014

Devenir histórico

Con la edad van descubriéndose cosas que antes creíamos imposibles. Quizá sea porque el cuerpo muestra las señales evidentes del tiempo, pero, en otros aspectos, podemos disimularlo más. Sin embargo, allí están las pruebas. Algunos días se nos dificulta pensar tan rápido como antes, confundimos nombres, creemos hablar con los muertos, o tenemos ideas que otros han tenido antes.
            Las culturas antiguas lo llaman sabiduría, siglos después lo denominaban experiencia, hoy le dicen decadencia.
            Despectivamente, con odio y violencia en cada sílaba, y un poco de resignación al llegar a la última letra. Porque resulta imposible pensarlo de otro modo; aun cuando vivimos rodeados de experiencias.
            La sinapsis no es lo que supo ser, dependemos de ayuda memorias y prótesis, de notas que inundan nuestros días y pantallas que se burlan de nosotros. Todo para descubrir que el atardecer duele, cada día, un poco más mientras se clava en nuestro recuerdo…

11 comentarios:

José A. García dijo...

Aclaración innecesariamente necesaria: La imagen es sólo ilustrativa.

Saludos

J.

maria candel dijo...

Hay quien dice que la vejez sólo conlleva perdidas, yo prefiero verlo desde el aprendizaje y la experiencia acumulada..., quizás sólo sea un placebo...
Un abrazo, José

La sonrisa de Hiperión dijo...

Recuerdos que no se olvidan... Como siempre un placer.

Saludos.

Humberto Dib dijo...

Muy buen texto...
Será que me identifico, a pesar de no ser tan viejo.
Fijate que ya comencé a releer viejos libros pensando que va a ser la última vez. Un horror.
Un abrazo.
HD

censurasigloXXI dijo...

Uf, ando yo peor, tengo ideas que yo misma había tenido, cuando encuentro anotaciones me caigo de espaldas por el susto...

Un abrazo y un chocolate.

Maria Rosa Giovanazzi dijo...

Con dignidad y adelante José. Cuando confundo los nombres de mis nietos (son seis y me marean juntos) mis hijos se ríen, mis respuesta es mandarlos a freír papas (que antigüedad) y se callan.

Muy buen retrato de los mayores.


mariarosa

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

En algun momento, se criticó a la escritura, porque debilitaba la confianza en la memoria.

taty dijo...

Me pasa a diario, se me ocurren ideas que ya otros han pensado.

¡El ocaso me llega temprano! :o

Un abrazo.

José A. García dijo...

Gracias a todos por sus comentarios, quizá no sea un texto muy bien logrado, pero es uno de los temas que siempre vuelven, en un retorno eterno, a ser tratados.

Saludos

J.

Martha Barnes dijo...

Se han armado desbarajustes con el"o no todo es copia.!!!!lo que sucede que "sí" todo es energía y las ideas van y vienen" respecto a la vejez,se ganan muchas cosas ,se pierden algunos recuerdos nuevos y quedan los viejos,que tomados de manera positiva nos emocionan y vemos que de esos recuerdos aprendimos ,con el correr del tiempo muchas cosas.... y"comprendimos" a otras tantas que eran invisibles a nuestras jóvenes mentes. Martha

Melisa Reinhold dijo...

Me encantó! Muy buena reflexión, que deja pensando después de leerlo