Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

jueves, 23 de enero de 2014

La monstruosa amenaza exterior que nunca se presentó

Cuando leíamos los clásicos de la fe, escritos en la década del 50 del siglo del 1900, comprendíamos muy bien el sentimiento, la amenaza, el miedo, de saberse a punto de ser invadido.
            Los robacuerpos, los lectores de mentes, los marcianos al ataque, el crepúsculo rojinegro que se cernía sobre el mundo no eran sólo ficción, como los apóstatas de la nueva fe pregonan en las esquinas. Antes de ser fusilados con balas de plata bañadas en agua bendita, o ahorcados con sogas trenzadas en noches de luna llena.
            Debíamos silenciar las voces destituyentes, las de esas personas que preferían la ignorancia de la literatura post-DanBrown. No existe nada en esos libros, cualquiera lo sabe. Por ese reemplazaron los anuncios de amenaza y apocalipsis por utopías cargadas de robots, enanos y antropólogos forenses que ansían revivir a los dinosaurios. Animales que, por supuesto, no se extinguieron sino que regresaron a sus mundos de origen.
            Lo que haremos nosotros, los Hidalgos Guerreros de Oriente (H.G.O.), cuando recuperemos la ciencia de los Antiguos, descifrando en las lápidas de Palenque el funcionamiento de los motores ocultos en las Pirámides egipcias de las grandes máquinas que nos ayudarán a reflotar del lecho del Océano a la misteriosa Atlántida, la gigantesca nave trans-cósmica que nos trajo a éste mundo degradado, de barro y naturaleza salvaje, de lujuria y placeres sin igual.
            Este mundo cargado de amenazas latentes, que confunde nuestros sentidos y oculta los verdaderos motivos detrás de nuestros pensamientos.
            La sabía tetralogía de los señores Asimov-Clarke-Bradbury-West lo anunciaron en sus escritos. El fin de la infancia se acerca, el universo llegará a su final al filo del futuro. Sólo nos hace falta esperar que el vino del estío anterior no se haya evaporado en sus botellas embaladas al vacío.


5 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Recuerdo las historias de robacuerpos y demás. A veces por peliculas.
Y de la tetralogia creo que desconozco a West.

censurasigloXXI dijo...

Las vainas amenazaban. Así es, amigo, los americanos, desde los rojos, los japos, los marcianos, la URSS, el alcohol... y el gran gigante, tienen más hipocresía que el alto clero. Sin ofenser a nadie, pero es que la imagen que nos has proporcionado es de premio.

Un abrazo y cafelito.

disancor dijo...

Feliz fin de semana.
Un saludo.

la MaLquEridA dijo...

¿Para que robar los cuerpos si el fin del mundo se acerca?

Esilleviana dijo...

Los Hidalgos Guerreros de Oriente ya han emergido entre todos los líquidos nórdicos gringos que han estado empapando todas las tierras del sur, del oeste y del este. Estaremos atentos a todos los manantiales del sol naciente.

un abrazo :))