Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

viernes, 15 de noviembre de 2013

Las aventuras intergalácticas de los sobres de ketchup caducos

Capítulo 13 – Del entretenimiento


Flotar, en el vacío inconmensurable del cosmos, sin limitación alguna pero, también, sin forma de influir en ese viaje sin igual, no parece ser todo lo interesante que cabría de esperarse.
—¡Me aburre esto de flotar a la deriva! —exclamó el sobre de aderezo de tomate del mes de abril, tan caduco como su compañero.
—Dedícate a otra cosa —respondió el sobre de aderezo de octubre.
—¿A qué? Si aquí ni siquiera decidimos hacia dónde ir, o cómo flotar, o hacia donde mirar…
—O quiénes somos… —agregó el sobre de octubre.
—Deja tus juegos para otro momento —dijo el sobre del mes de abril, difícil saber si su incorpórea voz iba cargada de odio, fastidio o resignación. Difícil saber algo en aquel vacío sin tiempo sin lugar.
—Dedícate a pensar —respondió el ketchup de octubre, siempre revolucionario con sus propuestas —, inventa conceptos, problemas y soluciones. Crea tu propia versión de la historia universal, numera las estrellas que aquí nos rodean. Piensa, filosofa, responde tus propias preguntas. De ese modo, el tiempo pasará, continuaremos aquí flotando, es cierto, pero no te aburrirás.
—¿Es lo que tú haces?
—Todo el tiempo —respondió el aderezo de una revolución caduca.
—¿Por eso siempre estás en silencio…?
—Hasta que me interrumpes.
—Pero no puedo hacerlo.
—Deberías intentarlo. Así sabrías de lo que es capaz tu propio entendimiento, tu cerebro, del cual, al igual que cualquier humano, sólo utilizas un pequeño porcentaje. ¿Qué dices? ¿Podrás hacerlo?
—Digo que no somos humanos.
—Cierto, carecemos de sus limitaciones.

7 comentarios:

Humberto Dib dijo...

Por eso me gusta más la mostaza, más exactamente la Colman's, además de más rica es más silenciosa.
Un abrazo, José.
HD

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

El tema es que si llegan a alguna conclucción, no tendrán a quien comunicarlo.
¿Habrán sido arrojados de una nave espacial, por pasar la fecha de vencimiento?

Posteo numero 100 en mi blog. Con video creado por un amigo blogero.

aristio dijo...

Jajajajaja

Osea que ahora los sobres de kepchup caducos se hacen preguntas existenciales. Me parece bien, con intentar responder esas preguntas ya tienen suficiente reflexión y entrenamiento de las neuronas, sobre todo si solo ven lo que quieren ver sus ojos y no suben a ver un poco màs.

Pero de todo modos y por cuestioens practicas (independientemente de sì filosofan o no los susodichos) que no falte en ketchup...

PS: El diálogo esta entretenido :)
PSPS: Gracias por las visitas.

Pablix Pebablds dijo...

Si los sobres de Ketchup no tienen limitaciones, entonces en este mismo momento podrían estar conspirando para destruirnos de formas tan salvajes como impensadas, tal vez hasta confundiendo nuestra sangre con sus intestinos.

O tal vez simplemente estén esperando a vencerse para darnos patadas en el hígado.

Hasta entonces, hepatalgina y fecha de vencimiento.

Saludos!
Parado en el Abismo

José María Souza Costa dijo...

Invitación - E
Soy brasileño.
Pasei acá leendo , y visitando su blog.
También tengo un, sólo que mucho más simple.
Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
para ti, un abrazo desde Brasil.
www.josemariacosta.com

censurasigloXXI dijo...

Es la primera vez que me planteo ser una bolsita de ketchup caducada, así, libre pensadora y sin limitaciones :)))

Muy buena esa!

Un abrazo y tu cefelito.

Vradi dijo...

no hay nada como los diálogos de los ketchups caducos, es la mejor tira que leí desde olafo el vikingo.