Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

martes, 30 de julio de 2013

Ataque preventivo

Cerró la puerta lentamente, para que la cerradura no hiciera ruido y, en la casa, nadie se percatara de sus intenciones. Mientras los demás dormían a esa hora de la madrugada, él atacaría. Si, ese era cuanto deseaba hacer.
Atacar, desquitarse, recuperar su hombría. Aunque más no fuera de noche y sin testigos.
Principalmente sin testigos.
Acechaba en la habitación esperando a que sus ojos se acostumbraran a esa oscuridad más oscura que la oscura oscuridad del pasillo que acababa de dejar atrás. Esos juegos de repetición, oscura oscuridad, de decir obviedades obvias, le gustaba porque le permitía entretener esa parte de su pensamiento que, de no estar ocupada en otra ocupación, ahora le estaría alertando sobre las cosas terribles que pensaba hacer.
Por eso jugaba al tiempo que se acercaba, avanzando por la habitación, con las manos en alto para esquivar posibles obstáculos, con diminutos pasos. Uno a la vez.
Paso sobre paso sobre paso.
Sintiendo como la ira, la violencia, la desesperación, la frustración, crecían en su interior. Nunca antes se había cobrado una venganza semejante pero, claro que, la actual situación era sustancialmente diferente.
Ya no soportaba las risas ni las burlas.
Los comentarios soeces que lo ponían en ridículo y el que los otros ocupantes de la casa, sean de su familia o visitantes ocasionales, estuvieran siempre de acuerdo con las burlas.
No.
Todo tenía un límite.
Él tenía un límite, uno que lo llevaría a cometer una atrocidad que nunca se hubiera creído capaz de cometer. Sin embargo, allí estaba, con las manos extendidas, acercándose al lugar de descanso de su víctima, sigiloso, aún cuando sabía que nadie lo escuchaba, con el único elemento que podía serle útil en esa situación.
No pensar, actuar; no ser, hacer. No pensar.
No.
No pensar.
Se acercó un paso más, encontrándose por fin a la distancia justa para que de un solo movimiento, a lo sumo dos, o quizá tres, el final tan ansiado tuviera lugar. Y su venganza se habría consumado y las risas se habrían terminado.
Rápido, directo, sin dudarlo más, sin pensar. Actuar. ¡Ya!
Con una mano abrió la puerta de la heladera, mientras la otra se dirigía, rauda y sin dudar empuñando una cuchara hacia donde debería de encontrarse el pastel de chocolate y muse que sobrara de la cena.
Pero sólo encontró una bandeja vacía y algunas pocas migas, allí, junto a las mismas risas de siempre…

7 comentarios:

Martha Barnes dijo...

¡Bueno,me hiciste reír con ganas!!!Creí mientras leía que iba a matar a todos !!!!Me gustó mucho este relato. Un beso Martha

José A. García dijo...

Gracias Martha!

Saludos y Suerte

J.

la MaLquEridA dijo...

¡Mchalas! Le ganaron con el refri.

Pensé era un asesino.


Saludos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me pregunté con que se venía el personaje. Para recibir el efecto sorpresa, aunque no tanto como el personaje. Se le anticiparon.
A mí tambien me hiciste reir.

efa dijo...

más que la resolución creo que es el suspense.
Grande che

José A. García dijo...

Malquerida: Era la idea, que pudiéramos pensar de otra forma algo que resulta sumamente cotidiano.

Demiurgo: Perdió por quedarse dormido, seguro.

Efa: Gracias, algo bien tenía que hacer!

Y gracias a todos pos sus comentarios.

Saludos y Suerte

J.

Esilleviana dijo...

jajaja
lo estaban esperando... ya lo conocían, lo tenían fichado en comisaría de los fogones.

un abrazao