Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 22 de julio de 2013

Bajo la lluvia

Llovía, mucho, en la tarde cuando la vi. Parada allí, apenas guarecida y con algo como una media sonrisa en los labios que la hacían lucir tan feliz. Con el cuerpo cubierto con mi ropa impermeable, ajustable de los tobillos al cuello, con apenas los ojos libre bajo el paraguas especialmente diseñado para el tamaño de mi cabeza, no podía entender lo que veía.
Parecía tan feliz con su media sonrisa.
Un suéter de lana vieja y descolorida, una falda corta que apenas llegaba por arriba de las rodillas, medias, zapatos y quizás algún otro detalle que se me escapaba. Desprotegida, desguarecida, tan expuesta allí, bajo la lluvia.
Pero parecía tan feliz con su media sonrisa.
Acaricié el calor de mi cuerpo debajo del nylon anatómico, el tacto de mi propia piel y su tibieza me empalagaba; mientras ella, allí, bajo la lluvia, estaría tan fría, al borde de la pulmonía.
Tan feliz, y con apenas media sonrisa.
El agua caía sobre su rostro como un río sin fin; su cabello pegado al cuello y el rimel corriéndose bajo los ojos como lágrimas inexistentes. No podía dejar de acariciarme.
Tan, tan feliz.
Podría invitarla a subir, los seis tramos de escaleras, con la promesa de una toalla, de una bebida tibia o caliente y algo para comer quizá. Un poco de sexo, seguro, luego de todo eso, en agradecimiento de su parte, por compasión de mi lado. Para que ella supiera lo que significaba acariciar mi piel, mi cuerpo, mi calor.
Si, claro. Podía hacer todo eso; regalarle una de las faldas que ya no uso, un perfume para después de la lluvia, esas cosas que alegran tanto mi día.
Pero ella…
Parecía tan feliz bajo la lluvia con su media sonrisa.
Que no quise entrometerme.
Caminé a su lado y continué acariciándome.
Siquiera sé si me miró al pasar.
O si cambió, aunque sea mínimamente, su sonrisa.
No lo sé.
Pero se la veía tan hermosa bajo la lluvia…

4 comentarios:

José A. García dijo...

Hoy corté una flor...

http://www.youtube.com/watch?v=8dsyI_9a9Gk

Saludos!

J.

la MaLquEridA dijo...

... y llovía y llovía,

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Podría haber sido algo interesante y ella tal vez se habría visto aun más feliz.

José A. García dijo...

Podría, pero, ahora, no lo sabremos...

Saludos

J.