Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

miércoles, 1 de mayo de 2013

Las aventuras intergalácticas de los sobres de ketchup caducos

Capítulo 10 – Del sonido


—Pensaba —comenzó el ketchup de algún otoñal y apacible abril—, que ignoro cómo hacemos para escucharnos…
El ketchup de octubre nada dijo, dejó que su compañero de deriva cósmica, continuara con su soliloquio.
—Porque la lógica de cualquier razonamiento indicaría que, para escuchar, es necesario un órgano capaz de captar las ondas de sonido. Algo, por minúsculo que sea.
La verborragia habitual del aderezo de abril, ahora que las irónicas palabras del otro sobre de tomate triturado no la interrumpían, se mostraba con todo su esplendor.
—Y nosotros, tú y yo, en medio de tanta noche, tanto vacío, no somos más que nosotros. Dos pobres sobres de ketchup flotando sin más, quizá las inteligencias más brillantes del universo —dijo el sobre de abril.
El ketchup de octubre mantenía su obstinado silencio.
—Pero carecemos de todo órgano, de todo complemento orgánico que nos permita escucharnos. Sin embargo, nos venimos comunicando desde hace tiempo, intercambiando ideas y pareceres, casi todos los días. ¿Cómo es posible?
El silencio fue toda la respuesta que obtuvo a sus dudas.
—Claro que, tampoco, tenemos boca, y no es que necesitemos gritar, pero creo que ha de ser necesaria para hablar —dijo el reflexivo sobre de abril—, y tampoco la tenemos. Carecemos de tantas, tantas cosas. Oídos, bocas, neuronas quizás. Pero aquí estamos, siendo nosotros… como ha de ser.
—Disculpa… —dijo el ketchup de octubre—, dormía. ¿Decías algo?
—No, nada —respondió el ketchup de abril flotando, como siempre, como nunca, en el frío vacío cósmico.

6 comentarios:

José A. García dijo...

La ironía en el trato de estos dos seres no deja de sorprenderme...

Saludos y Suerte

J.

Haiku dijo...

:)

NoeliaA dijo...

Jaja, pobrecito, tanto discurso dilapidado. Menos mal nos llegan ecos de su soliloquio. Decile ketchup de abril que a veces lo seres con oídos no oyen nada nada, capaz le sirva de consuelo.

Muy bueno, José. Saludos

NoeliaA dijo...

*decile al... quise decir!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

¿como se comunican? Podría ser por telepatía, podrían comunicarse por radioondas, alterando la gravedad, por sentidos ajenos a lo que conocemos.

Manco Cretino dijo...

Por un momento me reflejado... rojo, muy rojo.