Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

viernes, 26 de octubre de 2012

Era verde


Era verde aquella luz…
   Si, la que brillaba en la lejana colina sin explicación, sin razones de ser. La que despertaba la curiosidad.
   Era verde…
   Nunca vimos nada tan intenso, tan real. Aunque la sabíamos parte de un sueño, un delirio o el misticismo.
   Era verde aquella luz…
   Que nunca amenazó con dejarnos ciegos, ni tampoco iluminaba nuestro entendimiento. Se contentaba con sólo permanecer allí.
   Era verde.
   Un verde al que no nos atrevíamos a acercarnos, por miedo o reverencia, o por lo que demonios fuera. Nadie hablaba en su presencia, porque tal vez podía oírnos.
   Era verde aquella luz.
   La que brilló tantas noches, volviéndolas un momento mágico y único para nosotros que no la cuestionábamos.
   Era verde.
   Aunque nos sabíamos daltónicos, la veíamos del mismo tono que asociábamos con ese color, por eso sabíamos que,
   Era verde aquella luz,
   Que suponíamos tan eterna como nuestros sueños y esperanzas, y que una noche en la que la esperábamos para que espantara nuestros terrores, ya no apareció.
   Era verde.
   Aquella luz.
   Que no volvió a iluminarnos.
   Dejándonos hundidos en la más terrible oscuridad.
   La ignorancia.
  ¿Era verde aquella luz?

3 comentarios:

Cielo dijo...


Según he terminado de leer
me has dejado con la duda
si el verde es verde de verdad
y esa sugestión sólo se logra
cuando el autor nos atrapa
en su magia literaria.

Genial.

Un abrazo José.

José A. García dijo...

Excelente comentario.

Gracias!

J.

silvia zappia dijo...

todo depende del cristal con que se mire...(frase hecha si las hay...)
la luz no alumbra más...sería verde? no sé. tus palabras sí son verdes.

abrazo*