Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 29 de octubre de 2012

Muletillas


Si uno se detiene a escuchar, aunque tan sólo un pequeño instante, notará la cantidad de palabras que se repiten en cada diálogo, las frases hechas y las muletillas que arrastramos como una pequeña muerte del lenguaje cada vez que recurrimos a ellas.
   Y pareciera que son inevitables, pero no lo son.
   Las frases hechas son sentencias que el propio sentido común determina y, el repetirlas, no es señal de sabiduría, sino todo lo contrario, es señal de lo que se carece.
   Lo mismo para las muletillas, esas palabras (o expresiones) que somos incapaces de evitar. Si conociéramos mejor la lengua, no sólo nuestra manera de expresarnos, sino también nuestro coeficiente intelectual mejoraría. En serio, está comprobado, hagan el intento si no me creen.
   Unos días atrás, mientras esperaba la llegada del tren, mirando los relucientes rieles que lanzaban destellos bajo el sol del atardecer escuché a dos señoras de avanzada edad (cuatro palabras en lugar del simple viejas, ¿ven a lo que me refiero?), que intercambiaban opiniones huecas sobre temas de actualidad tales como el último escándalo político, el precio del tomate, los últimos medicamentos que incorporaran a sus dietas según se acercan a sus tumbas, la ineptitud de los jóvenes para expresarse y, lo peor, lo gris que se había vuelto el mundo.
   Declaraban que las cosas ya no son como eran, que todo va para peor, que antes esas cosas no pasaban que antes se podía hablar con cualquiera y ahora hay que esconderse hasta de los amigos, etc.
   Todo gris, todo, todo, gris, veían las gerontas (otra vez evito utilizar el gastadísimo término de viejas). Me dieron ganas de girar sobre mis talones y gritarles: ¡Incrédulas, ignorantes, inocuas, señoras, el mundo no se ha vuelto gris! ¡El mundo siempre ha sido de ese color!
   Pero sólo cumplí en parte mi cometido, ya que al girar hacia ellas, lo primero que vi fueron las cataratas que cubrían sus ojos. Por lo que debí, otra vez, tragarme mis propias palabras y angustias.

3 comentarios:

José A. García dijo...

No decido todavía si con 'Los inútiles' me refiero a las viejas o al relator de la historia.

Ya veré qué partido tomo...

Saludos

J.

Carlos de la Parra dijo...

Se van conformando en grupos en biotipos, en desubicaciones personales, en puntos de vista genéricos.
No se puede esperar algo de una masa que lo único que posee en común es estar todos juntos y hechos bola para huir de toda responsabilidad y menos dar la cara.
Los pretextos para sentirse y autonombrarse víctima son inagotables.
Porque soy viejo.
Porque soy enfermo. Porque soy pobre. Porque no soy nadie. Porque los poderosos dominan todo. Porque no quiero problemas.
En fin; miles de razones para darse por muerto estando vivo.
Ni víctima ni victimario seas.
Aporta al mundo lo que puedas, si no lo encuentras por falta de pasión o iniciativa; sal a plantar árboles, a alimentar a los pájaros, a pintar un cuadro, a componer una canción. a escribir un libro o filmar una película.
Pero no descargues tu frustración y tu ineptitud sobre quienes no son culpables, o no tienen tiempo para serlo.
Recuerda las dos posibilidades Shakesperianas, ser o no ser . Y aplícate a cumplir con alguna de ellas, y deja de producir veneno.
De ésto ya hay exceso.

Esilleviana dijo...

De las personas mayores que les escucho frases hechas, repetidas y manidas solo pienso que no tuvieron la suerte y la fortuna de nacer en la misma época que yo. Mis padres, ahora tienen 65 años, no pudieron ir a la escuela, España estaba hundida en la miseria y la absoluta pobreza y les tocó trabajar, ayudar y contribuir con su juventud y su energía a levantar la tierra herida y desgastada. Ahora bien, a los chicos/as de hoy en día que tienen esta forma de expresarse y sentir, sin apenas aspiraciones, sí me dan lástima porque siento que la ilusión y el deseo de conseguir algo mejor no lo llegaran a alcanzar.

Un abrazo :)