Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

jueves, 26 de julio de 2012

Receta

Aseguran expertos de la Universidad de Oz, que han descubierto, luego de años de investigación en conjunto con sus colegas de la U de Nunca Jamás y la colaboración desinteresadas del Doctor Snark, la fórmula exacta del amor. Y están dispuestos a darla a conocer para transformar al mundo. Gratis. Sin cobrar un solo suspiro, ni una lágrima a nadie.
   Plantean en su teoría que un mundo feliz es posible, que ha llegado el fin de la infancia de la humanidad y que el egoísmo debe dar paso a una nueva sociedad, cargada de amor, por supuesto, y de tanta felicidad que ya no existirá el binomio la guerra y la paz, sólo se usarán las tres letras de Paz.
   Los cambios para llegar a la otra orilla, sostienen, han comenzado. Y son indetenibles, no sólo porque convertirán en leyenda a estos abnegados sabios, sino porque en algún lugar del tiempo saben que encontrarán la salida al imposible laberinto en que se convirtió el mundo una vez muerto Asterión, su único guía posible.
   Nos han dejado ver la receta, un manuscrito hallado en una bañera, a juzgar por su aspecto, pero tan cargado de simbolismos que el mundo en este preciso instante es el gran jardín de la humanidad que se bifurca en dos opciones: seguir siendo los patéticos seres de antaño (y ahora), o permitir esa divina invasión que nos permitirá volvernos un poco más que humanos.
   Sin más preámbulos, la receta:
   350 gramos de expectativa.
   0% de grasas trans.
   1/4 de lágrimas de alegría.
   Años de vida en común a gusto.
   Dulces y ositos de peluche, cantidad necesaria.
   Polvo y hormigas invasoras de día de campo en la proporción adecuada.
   Muchos besos.
   Una pizca, diminuta, casi invisible, de miedo.
   Y, por último, el ingrediente clave, todas las risas de la infancia olvidadas en la memoria.
   Mezclar sin agitar y servir en el momento.

6 comentarios:

José A. García dijo...

Premio de una "Felicitaciones", para quien pueda desentrañar algunas de las referencias literarias que encierra éste texto. Algunas son más obvias que otras...

Suerte!

J.

dejatellevar dijo...

Mmmm.. no se si aplicaría la receta, tanto amor puede llegar a hacer mal! jajajajaja
Excelente texto, como siempre!
Saludos!

Sole dijo...

Bueno, sólo porque a mi me gusta la intertextualidad... maber:
- Oz: será por el céblebre mago y la changuita
- Nunca Jamás: La tierra de, Peter Pan (y/o la película de Johnny Depp)
-Asterión: (La casa de...)De Borges
No se si me falta alguno, seguro me dejo uno por ahí.
Abrazo!

José A. García dijo...

Sole.

Si no conté mal, son unas 13 ó 14 referencias, por eso decía que algunas son más fáciles que otras. Las que vos marcas están bien, pero faltan otras...

Saludos

J.

José A. García dijo...

Dejate llevar: Ese es el problema con la felicidad, cuando no la tenemos la queremos, y cuando la tenemos no sabemos cómo soportarla. Ironías de la vida que le dicen...

Suerte!

J.

Hombre de Neanderthal dijo...

Está también "la otra orilla", "el jardín que se bifurca", y algo más por ahí, pero, che, el amor no es egoísta?