Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

miércoles, 2 de mayo de 2012

Cansado

El tren era una lata de sardinas, atiborrado de gente hasta no dejar lugar para el oxígeno; tanto que la imagen de un tren de la India aparecía ante mi mente cada vez que me veía obligado a cerrar los ojos sintiendo la desesperante claustrofobia creciendo desde el fondo de mi cerebro. Mediodía, vestido de traje, con 42º C de temperatura y los codos de tres mujeres clavándoseme en el estómago.
   El único respiro provenía de los escasos segundos en los que las puertas del vagón permanecían abiertas para que los apretujados pasajeros pudieran escapar o, al contrario, que subiera más gente.
Estaba cansado de esa situación, al igual que cada vez que debía viajar en esas condiciones; cerré los ojos una vez más para evitar ver a mí alrededor cuando una voz, al principio desconocida, me quitó esa posibilidad.
   —¿Qué haces vos acá?
   Abrí los ojos con miedo a encontrarme con alguien que me embarcaría en un diálogo sin fundamento con el sólo propósito de pasar el tiempo.
   El rostro que me sonreía esperando una respuesta se me hacía conocido, diría familiar pero dudo que así lo fuera.
   —Viajo —respondí—, como puedo, mal, pero viajo.
   La sonrisa no desapareció ante la lacónica respuesta.
   —Bueno, bueno —siguió hablando el conocido no reconocido—. No hay que quejarse, que si no, nos arrugamos. ¡Ja, ja, ja!
   No creo haber podido disimular mi expresión de fastidio ante tamaña estupidez que acababa de oír; pero, al parecer si, porque continuó hablando como si nada, como si realmente creyera que lo que acababa de decir era gracioso.
   —¿Cómo anda todo? ¿Bien? ¿Hasta dónde viajas?
   (Este paréntesis es para explicar varias cosas: 1 – No me gusta hablar a los gritos en un tren, ni en ningún otro transporte en que el sonido creado por el movimiento no permite oír todas las palabras; 2 – me molestan sobremanera los diálogos insulsos que sólo sirven para pasar el rato, y que luego nadie recuerda; 3 – me desagrada viajar apretado por los cuatro costados, sin posibilidad de huir; 4 – hablar con gente de la que no recuerdo el nombre, claro indicio de que no me resultó interesante al momento de conocerla, no es mi deporte favorito; y 5 – estaba sumamente cansado como para hacer el esfuerzo mental de disimular mi fastidio cotidiano. Por suerte para mi, el tren entraba en una estación que, si bien no era en la que me bajaría, esperar la próxima formación no me dañaría de modo alguno, y podría respirar un poco de aire sin restos de respiraciones ajenas)
   —Bien. Me bajo acá —dije apenas se abrieron las puertas.
   Empujé un par de personas que protestaron entre dientes, sin levantar la voz, como el ganado perfecto, y salí.
   Ya en el andén, respiré aliviado llenándome de aire fresco. Había logrado escapar a uno de esos fútiles encuentros que no llevan a nada.
   Me senté en un banco de hierro que había allí cerca, debajo de la sombra de un árbol mustio por la falta de lluvias del último semestre, y esperé, con tranquilidad, el siguiente tren.

11 comentarios:

Mista Vilteka dijo...

¿A 42? Joder, me parece esa imagen casi insoportable. Y recuerdo cosas similares. Yo, la verdad, prefiero no conversar en los transportes. Tanto que aveces uso audífonos que a nada suenan para que no me hablen. Y funciona. Con eso puedo quejarme a solas y encontrar soluciones y culpables a solas. Con aire, espacio y unos milímetros cuadrados de libertad, mi cerebro habla y luego yo me comunico.

¡Muy bueno el texto!

Saludos muchos.

F.

Malena dijo...

Dios! Me dio claustrofobia. Menos mal que el tipejo molesto lo hizo bajar.

Sole dijo...

Lo peor es que no sólo se los encuentra en los transportes públicos, sino también en las calles y te persiguen, hablando del calor, de qué hizo el sábado, de cuánto comió el domingo, etc.
Muy identificada.
Abrazo.

Esilleviana dijo...

Me pareció que el protagonista se siente tan único y diferente que todo le molesta para demostrar su singularidad y manía. Pero sin duda, tus palabras siempre se leen próximas y muy claras :))

un abrazo amigo

Martha Barnes dijo...

¡Tus relatos son tan"ilustrados"que pude ver al pobre hombre luchando en esa maraña de,también, pobres personas!Emocionante y conocido!saludos Martha

Cielo dijo...

Hace muchos años que no viajo en tren y esa sensación la he pasado y varias veces.

Lo que me ha sorprendido es el final, pensaba que el protagonista estaba en el metro.

Un abrazo.

Vradi dijo...

Es dura la vida en la tribu (?)

NoeliaA dijo...

Espero que el siguiente tren haya sido mejor...
Creo que sintetizaste lo que me anda pasando también:
"sumamente cansado como para hacer el esfuerzo mental de disimular mi fastidio cotidiano."

Un gusto pasar de nuevo, ya sabés. Espero no perderme por mucho tiempo... aunque sé que quizás lo haga.

Un beso

María dijo...

En el siguiente tren no se sabe lo que puede ocurrir.

Un beso.

Manco Cretino dijo...

Hermano, què suerte la de poder bajarte en una estaciòn para huir de un diàlogo idiota.
Mi envidia se tiene base en mi trabajo, donde debo ir casa por casa para encontrarme con cientos de usuarios que cada mes me preguntaràn (en un 95%, seguro) lo mismo, sumado a explicaciones que debo dar cuando se suman variables al servicio... en todos lados lo mismo. Mi "estaciòn" es la hora de salida del laburo je.
Y bue... hay que ponerle onda. O no.

Thor_Maltes dijo...

El Transporte público, al parecer lo más parecido al infierno para los latinoamericanos, sean Argentinos o Venezolanos.
Me recuerda poderosamente el transporte público de mi país tu crónica. Solo que el transporte de mi país hay personajes más singulares, tales como la señora que grita que la ley que sirve es la ley de la pistola, el ayudante del chofer que grita "hay más espacio atrás", los vendedores y habladores, los padres que salen con sus hijos y no tienen pudor en maltratarlos un poco en público entre otras cosas