Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 23 de enero de 2012

Las aventuras intergalácticas de los sobres de ketchup caducos

Capítulo 5 – Del espacio
Flotando, por momentos más cerca, por eones más lejos, los sobres caducos de aderezos de tomate, veían continuar su existencia sin más, como todo ser que sabe algunas cosas e ignora muchas otras en el frío y vacío cosmos.
—Este lugar es enorme —dijo el sobre caducado un abril.
—Así es —confirmó el sobre en octubre vencido.
—¿Y cómo dices que se llama?
—Este lugar es el vacío —respondió el sobre de octubre.
—¡Pero eso es una falacia! —exclamó el sobre de abril.
—No entiendo por qué lo dices, pero intuyo que me lo explicarás de todos modos y no podré evitar escuchar.
—Es una falacia —dijo el sobre de abril—, porque aquí mismo, en el vacío, nos encontramos nosotros, tú y yo. Y existen, también, planetas y lunas, soles y satélites, polvo y semen, flotando en la inmensidad. ¿Por qué, entonces, hemos de llamarlo de ese modo? ¡Es un engaño!
—Mi querido compañero de derrotero cósmico, vacío no se refiere a que no existan cosas en él. Y en verdad las hay a montones. Sino que en éste vacío en particular, sólo falta un elemento.
—¿Cuál?
—Falta la vida, mi amigo. ¿No lo ves?
—No tengo ojos —respondió el sobre de abril.
—Cierto. Deberías percibirlo. La vida es la esencia de las cosas y, como en toda en ésta enorme extensión de hidrógeno y rocas arrojadas al azar no la hay, se lo denomina vacío. Es así de simple.
—Pero nosotros estamos vivos —dijo el ketchup de abril.
—Evidentemente.
—Entonces, tal definición continua siendo errónea. ¡Hay vida en el vacío, ergo no está vacío!
—Puede ser mi amigo. Pero no nos corresponde a nosotros sacar de su error a quien no sabe ver, sentir ni pensar de otro modo.
—¿Por qué no? Si sabemos que es un error, deberíamos corregirlo.
—Porque así como las ideas no se matan —dijo el ketchup de octubre—, no se manchan, nunca, de sangre, tampoco se imponen por la fuerza de las armas ni de la razón. Las ideas florecen allí donde serán aceptadas. O no florecen nunca.

6 comentarios:

José A. García dijo...

La imagen es obra y gracia de José Luís Gaitán, administrador y dueño de su propio blog: http://jlgaitan.blogspot.com/

Saludos a tod@s

J.

Geraldine, dijo...

sobres chiquitos pero poderosos!...son del pumper nick....uy, que vieja estoy!...

Esilleviana dijo...

Chiste de una niña de 5 años:

- cómo estornuda un tomate?
- kethup.

Si la vida es la esencia de la cosas, el vacío no existe.

"Casi cruzo la barrera
del espejo para ver
lo que no se puede ver:
el mundo cómo sería
si la realidad copiara,
y no al revés, el espejo
llena, por fin, de su nada".

un abrazo
:)

eMiLiA dijo...

Wow, qué de pensamientos profundos tienen esos dos sobrecitos.
Creo que empezará a mirar con más gusto al ketchup, ja.

Abrazo!

Martha Barnes dijo...

¡Un diálogo sumamente interesante!¡Es para pensar!

José A. García dijo...

Gracias a las cuatro por sus comentarios.

Saludos y mucha Suerte

J.