Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

jueves, 27 de octubre de 2011

El Hombre Fracasado

El hombre fracasado, si, ese era el título que mejor parecía sentarle luego de tanto tiempo. Lo decidió él mismo, no se trataba de una imposición, ni nada salido de algún programa mediocre de la televisión basura. Esas tres palabras se juntaron en su pensamiento mucho antes de que pensara en pronunciarlas.
Sonaban tan bien juntas, y era tan bello su sentido que lo utilizaba como una ironía frente a aquellos que suponían que el epíteto correspondía a algún hecho de su vida (laboral, familiar, amorosa). La razón, sin embargo, se encontraba en algo diferente.
Algo que nunca explicaría, porque le gustaba tanto llamarse el hombre fracasado que hasta tenía perfiles en todas las redes sociales con ese nombre. Su miedo, ahora, radicaba en que la verdad se supiera, y esa mentira tan bien orquestada, se cayera.
Si se supiera su verdadero nombre, su lugar de trabajo, el monto de su cuenta bancaria, nada cambiaría, es cierto, pero se sentiría más desnudo, más expuesto, más cerca de ser ese fracasado hombre al que lo condenaran a ser esa rubiecita, en primer grado que, sin dudas, repetía una frase escuchada en su casa, en medio de una discusión familiar.
—Yo no puedo estar con un fracaso de hombre —dijo antes de cachetearlo y amenazarlo con que la próxima vez no dudaría en armar su valija e irse de la casa.
Cosas que pasan, o eso dicen.

6 comentarios:

Esilleviana dijo...

Esto es lo que tiene internet, cualquier persona se puede esconder detrás de un avatar sin lograr averiguar el sexo, la condición social, su ideología política...

un abrazo
:)

eMiLiA dijo...

Hay ciertas frases que se graban a fuego en el corazón y nos arman.

Abrazo.

Martha Barnes dijo...

Es mentira que a las palabras se las "lleva el viento" muchas veces nos levantan o nos aplastan, porque tienen mucha fuerza.saludos Martha

Rayuela dijo...

hasta cuándo pueden sostenerse un secreto y la invisibilidad?

beso*

José A. García dijo...

Es cierto, algunas palabras duelen más que otras y quedan en el recuerdo para toda la vida.

"Te quiero como a un/a hermano/a", no es una buena manera de rechazar una declaración...

Saludos a tod@s y gracias por los comentarios.

J.

Vradi dijo...

Los que más obtienen son los que más se quejan.