Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

sábado, 8 de octubre de 2011

Esa Guerra

Antes de que comenzara a clarear ya estaba despierto. No recordaba muy bien cómo fue que hizo para despertar tan temprano, pero tampoco le importaba mucho. Tenía cosas más importantes en la cabeza.
   Despejó el patio de sillas y cajones intentando no hacer mucho ruido. Quiso mover las macetas más grandes, pero las descubrió tan pesadas que se conformó con el espacio que ya tenía.
   Trajo de su habitación varias cajas de zapatos, las apoyó con sumo cuidado en el suelo antes de abrirlas, y comenzó a alinear, uno por uno, los soldaditos de plástico, los tanques, cañones y aviones de guerra de los tres ejércitos.
   Los enfrentó en formación de batalla. Con trincheras y pantanos, nubes de humo y torrenciales tormentas de por medio.
   La mañana concluyó cuando colocó el último soldado, de la más baja graduación, a punto de ser aplastado por la oruga de un tanque del ejército contrario.
   Con todo como lo había preparado, buscó detrás de la pila de leños para la cocina hasta dar con lo que buscaba. Sacó la bolsa de nylon de su escondite y, con una sonrisa maliciosa, comenzó a arrojar sobre los bandos en pugna los pequeños excrementos redondos que juntara días atrás en el criadero de conejos.

El ejército que conservara la mayor cantidad de inútiles soldados de plástico en pie, tanques en una pieza y aviones en condiciones de remontar vuelo, sería el ganador de aquella guerra de mierda.

11 comentarios:

José A. García dijo...

Espero que el mensaje sea o suficientemente directo como para que se entienda.

Saludos a tod@s

J.

Espérame en Siberia dijo...

De mierda. Como todas.

Beso.

Malena dijo...

Absolutamente claro.

Excelente texto.

Martha Barnes dijo...

Todas las guerras son de M.....

Esilleviana dijo...

las guerras no sirven para nada, son puro excremento de conejo :))

un abrazo
ps: se entiende muy bien.

Alejo Z. dijo...

Conducta aprehendida. Fiel al espejo de las últimas palabras.
Un abrazo José,

Alejo

NoeliaA dijo...

jaja, una guerra de mierda, ¿habrá alguna que no lo sea?

Me gustó, tiene un mensaje claro y cierto dejo de humor.

Un beso

Hombre de Neanderthal dijo...

Muy directo lo suyo. Y muy bueno. Un verdadero cuento de mierda.

klee dijo...

lo mas triste es que parece estar en nuestra naturaleza.........de mierda.
un abrazo¡¡

dakota73 dijo...

Te acordas esos muñequitos de plástico ....como nos entrenan de chicos para los juegos de unos pocos...muy bueno abrazo.

José A. García dijo...

Gracias por sus comentarios a tod@s.

Si bien el mensaje era directo, a veces la mucha luz tampoco nos deja ver.

Saludos

J.