Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

viernes, 8 de julio de 2011

¡¡El terror!!

Finalmente ocurrió lo que temiera durante incontables años. Si. A pesar de su aislamiento supino y de encontrarse alejado de la realidad, la sociedad y los programas de cocina en la televisión, sucumbió al peor de los males.
Por suerte, vamos a decirlo así aunque no sea en lo más mínimo una suerte, sucedió de pronto, de un día para el otro. Nada de gradualidad, ni de dolor interminable e imposible de soportar. Nada de eso. Su convalecencia duró una noche de profundo sueño en el que imagen alguna perturbó la negrura de su mente.
Rápido, certero, indoloro, irreversible como el avanzar del tiempo.
Se recordó un día y ya no pudo hacer lo que tanto le gustaba, lo que aprendiera a amar.
Luego de un desayuno frugal, ligero y casero, se dispuso a leer hasta el mediodía, para sacarle el máximo provecho a la mañana, al día, a la vida. En medio del silencio humano y con el fondo rítmico de la naturaleza junto a la ventana. Como cada día de los últimos años, cuando decidió exiliarse con su colección de libros completa a un clima más propicio para la introspección.
Una zona sin cámaras de vigilancia en cada poste, tronco o arcada; sin minimercados en cada esquina; sin bocinas porque allí no llegaban los automóviles. Con lo justo y necesario para sobrevivir, sin radio ni televisión, de la misma forma en que pasaran la vida los hombres dos generaciones antes que él.
Y fue feliz, por supuesto, descubriendo y releyendo obras que nadie más que él conocía. Si, fue realmente feliz. Hasta ese fatídico día en que despertó para descubrir que no podía leer, que no recordaba cómo se hacía, que no podía reconocer las palabras.
Entonces su vida perdió sentido.
Entonces se quitó la vida.
Solo, en medio de su retiro, como siempre supo que debería hacer el día en que la estupidez humana, por fin lo alcanzara.

15 comentarios:

Mixha Zizek dijo...

Muy bueno el texto, me hizo reordar a mi padre que tiene azheimer, una vez escribí sobre su memoria... Es terrible olvidar todo y perder la memoria y ya no poder hacer nada, excelente post, besos



Leí sobre tu intercambio, claro que sí, ya lo hablamos, será un gusto conocer más tu escritura.

J.Maseda dijo...

IN
CRE
I
BLE

José, me ha encantado, escapada al ser humano, (y del ser humano) de
su "contagio" y estupidez.
La fluidez del texto, el desarrollo y las imágenes que transmites son dignas de un verdadero escritor,
me ha ENCANTADO (voy a recomendarlo) Un placer tu visita, te sigo.

Mery Malaya dijo...

La estupidez, eso sí que lo desarrolló bien nuestra especie ;)

Un abrazo.
Mery.

Hatshepsut dijo...

El amor por los libros está a la vista, que pena que la estupidez nos alcance a veces...

Volví a leerte. Espero hacerlo más seguido, hace bien al alma hacerlo.

Cariños!

Caro Pé dijo...

No pudo leer más:(, tragedia para este pobre hombre.
Cambiando de tema, cómo cuesta aprovechar la mañana muchas veces. Se te vá muy rápido.

Cambiando de tema 2, hace varios años leí un libro "El Homo videns" donde habla de como la preponderancia que está teniendo la imagen en las comunicaciones , en los mensajes, hace que el hombre corra el riesgo de perder la capacidad de abstraer. ;( TREMENDO.

Por eso el libro tiene que seer nuestro aliado.
Abrazo

klee dijo...

No podemos bajarnos del tren, nos guste o no estamos en él
sugerente relato,un saluodo¡¡

Contraindicado dijo...

El día que nos demos cuenta de las cosas antes de que pasen será el final de los dias. Gracias por tu visita. Saludos!

Veronika dijo...

La estupidez es la forma más fácil que tenemos de justificar nuestra ignorancia.

saludos nene.

Espérame en Siberia dijo...

Puedo entender su desesperación. Debió haber sido terrible.

Mucha luz.

Thor_Maltes dijo...

Para mí, este ha sido el mejor de los textos que has dejado en tu blog. Agregar algo más es como mucho.

efa dijo...

muy ágil Sr, algo en el relato me recordó al espíritu de casa tomada.
Salud

Hombre de Neanderthal dijo...

Terrorífico.

NoeliaA dijo...

Te decía, José, en el coment que no se publicó porque este servicio de blogger anda para el diablo, que hay dos tipos de analfabetismo: uno que implica el desconocimiento del código lingüístico, y otro que refiere a la interpretación y comprensión de los textos (el analfabetismo funcional). Este último es más difícil de medir y no figura en los índices estadísticos. Es un verdadero terror.
Quizás a tu personaje lo haya alcanzado esta plaga.

Un abrazo

José A. García dijo...

Gracias a tod@s por sus comentarios.

Noelia: El analfabetismo funcional está haciendo estragos en el profesorado...

Saludos

J.

Omar dijo...

Me vienen a la mente aquéllas palabra de Borges, en las que dice que el olvido es una forma de memoria. Sólo que a nuestro personaje, tal consecuencia le resultó insoportable.

Saludos, José.