Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

martes, 5 de julio de 2011

De necesidad y urgencia

Los ecos inundaron el salón inesperadamente, como algo ajeno a ese lugar casi sagrado, casi olvidado. Unos instantes antes las oxidadas bisagras del portal anunciaron su llegada con el leve chirriar de los años. Un trozo de papel pendía de sus dedos, unas indicaciones garabateadas con letra pequeña; letra de niño que recién aprende a escribir, o de adulto que ha olvidado cómo hacerlo.
Desde las altas ventanas podían verse los últimos rayos del atardecer, el omnipresente polvillo amenazaba con cubrirlo todo, quizá para siempre. Pero las miles de estanterías estaban silenciosas.
La habitación estaba vacía, de vida y de sonidos; avanzaron por ella apenas lo suficiente para comprobar lo que ya se temían.
Sobre el polvo depositado en el suelo se adivinaban antiguas huellas, marcas y líneas reconocibles para cualquiera que supiera interpretarlas.
Miraron las estanterías vacías, todas ellas vacías, esperando el final de sus días como bocas bostezando su pereza.
No quedaba nada. Se lo habían llevado todo.
Volvieron sobre sus pasos, hacia la puerta, donde esperaba el grupo, ávidas y harapientas personas, enflaquecidas y mal alimentadas, aguardaban con los ojos cubiertos de lágrimas y esperanzas. Lo mejor era decírselos de una sola vez y acabar con tanta incertidumbre, esa que daña el corazón. Quien sostenía el trozo de papel tomó aliento y miró al grupo:
—Llegamos tarde. Aquí tampoco queda nada —la voz se le quebró al pronunciar las últimas palabras—. No encontraremos que leer en éste lugar, sólo restan las huellas de los verdugos.
En silencio, con respeto, miraron la vieja biblioteca pública asaltada desde la época del caos; sabían que sus ansias de encontrar un libro, el que fuera, factible de ser leído, continuarían en aumento en un mundo carente de otro sustento que una simple historia para ser contada antes de morir.


17 comentarios:

Mixha Zizek dijo...

Me gusta este relato. Me recuerda de algún modo a la novela de Huxley "Un mundo feliz" donde se vive un mundo aparente pero sin libros sin cultura...

Tu relato es muy interesante y me gustan los elementos que usas al mostrarnos ese mundo buscando conocimiento, muy buen post, besos

Torcuato dijo...

Como los estadounidenses en el museo de Irak.
Un abrazo, José.

Lau dijo...

(gracias. muchas)

María dijo...

Me gusta tu manera de transmitir, gracias, por compartir tus bellos textos, es muy agradable leerte.

Saludos.

Rayuela dijo...

a mí me recordaste farenheit...


correr detrás de un libro, de una historia, único refugio...
me gustó tu relato!

un beso*

mikkonoss dijo...

... bien pudieron haber pasado los bomberos. Los de Fahrenheit 451.

NoeliaA dijo...

Qué pesadilla la ausencia de libros. Fijate que salgo de leer a Bradbury y caigo acá. Pasa que el libro (texto) requiere de tres elementos básicos para existir: el escritor, el lenguaje y el lector. Nunca está completo sin esos tres, y éste último anda escaseando.

Buen cuento, José.

Saludos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Si, una hostoria, para antes de haber muerto...

Saludos y buena tarde.

Espérame en Siberia dijo...

Yo sé que no sería lo mismo, en lo más mínimo, pero también queda la tradición oral, ¿qué no?


Beso.

M.

Malena dijo...

Ay.


Me gustó tanto que me dolió la idea.

Pazchi dijo...

Me produce curiosidad de dónde es la foto.

Tengo fe en que si algún día se destruyen todos los libros, los relatos orales puedan salvarnos del aburrimiento y otras cosas mucho peores. Un saludo

Pazchi

eMiLiA dijo...

Uuff, de repente me llené de tristeza.
¿Llegaremos a algo como eso?

Abrazo.

klee dijo...

sin historias no existimos,
desde que el ser humano puede comunicarse cuenta historias, las escribe, las filma , sin historias no sabemos existir.
una narración con bellas imagenes.
un saludo¡¡

Antonio dijo...

Tras mi ausencia temporal del mundo bloguero por motivos de viaje turístico vuelvo a visitarte y dejarte mi personal saludo. No sé si podré ponerme al día de tantas cosas que se han publicado, durante estas fechas, en los blog que sigo, pero lo intentaré aunque no deje comentarios.
Un afectuoso abrazo con mis mejores deseos.

efa dijo...

Por fortuna la tradición oral nos salvará cuando desaparezcan los últimos tomos. O sino la salida Bradbury, aprenderemos de memoria.

José A. García dijo...

Gracias a tod@s por sus comentarios.

Son muy importantes para mi sus palabras para seguir creciendo.

Saludos

J.

Omar dijo...

Un Apocalipsis posible, pienso con la piel de gallina.

Un abrazo, José.