Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

miércoles, 30 de marzo de 2011

Cocinera

Se despertaba cada día a la misma hora, minutos antes de que el sol acariciara el cielo del este. Desde ese mismo momento, se dedicaba a cocinar. El desayuno multitudinario, con litros de mate cocido y kilos de pan con manteca. Hasta que el mismo sol le avisaba que se acercaba el mediodía. Como nunca había usado reloj, no sabía que el tiempo podía, también, medirse mirando un trozo de plástico en lugar del astro dorado. La rutina del almuerzo era similar, hora tras hora preparando platos de comida que, indefectiblemente, eran devorados por golosas bocas ajenas. Siempre, ni una migaja se derrochaba. Inmediatamente después, y antes de que el último plato se enfriara en el fregadero, comenzaba a calentarse el agua para el mate cocido, a cortar el pan viejo y untarlo con el remedo de dulce. Antes de que la última boca se saciara de pan, las faenas propias de la cena se adivinaban en sus gestos, en sus movimientos.

Y la cena, igual de multitudinaria que el almuerzo, llevaba tiempo y más tiempo, consumía platos y más platos. Litros de esfuerzos, horas de sudor junto al fuego; cuidando, controlando la elaboración de cada cosa, asegurándose hasta el último detalle. Hasta que el cansancio le pedía un descanso al cuerpo, unos instantes de paz en los que reposar los ojos. Sintiendo que en cualquier momento el sol volvería a salir, y que ella volvería a su rutina. La cocinera del comedor comunitario sabe que es importante su labor, si. Pero a veces una sonrisa de retribución ayuda más al alma que largas horas de sueño.

11 comentarios:

Hatshepsut dijo...

Disfrute mucho este relato, sobre todo porque saca a la luz una realidad tan común en nuestros pagos. El trabajo diario por la subsistencia, más allá del cansancio, los obstáculos y las carencias. Es bueno poner la vista en estos personajes. Sirve para mirar mas alla de nuestro ombligo.

Un abrazo grande!

Y me encanta que fije la vista en estas realidades.

Hace rato no comentaba nada, era hora, no????

Hombre de Neanderthal dijo...

Está bueno. Interesante. Siento que el otoño va tomando lugar, no sólo en el calendario. No sólo en las plantas.

Malena dijo...

Es que el hambre apura y ella lo sabe.

Joe dijo...

Sorry te deje de garpe con el dibujo, pero no sabes lo que es mi día estos días...

jlg

Geraldine, dijo...

brindarse al otro ya no se toma como un sacrificio, el amor va en cada plato...

VeroniKa dijo...

tantas horas entre fuegos que cuando por fin levanta la cabeza y ve el cielo, ya es de noche y la cocinera suspira para volver a empezar...

le regalamos una sonrisita?
yo me tomaría un mate cosido con ella.

Mechi.- dijo...

Si se quiere cariño se neceistan sonrisas...

NoeliaA dijo...

Ya me lo creo que debe de ser un trabajo arduo. Y es verdad, a veces una sonrisa es una gratificación suficiente para aquellas personas que se dedican a salvar los huecos que deja la humanidad en la humanidad.
Un abrazo

Sole dijo...

A veces, se pierde de vista el objetivo. Y es ahí cuando las retribuciones se hacen necesarias.
Un abrazo grande, José.

Joe dijo...

Vos decís que no deberíamos vendernos?

jlg

José A. García dijo...

Hatshepsut: Hace rato que no te pasabas por acá, es cierto. Gracias por volver.

Hombre de Neanderthal: El otoño va llegando y ocupando parte de las personalidades, haciendo de la melancolía parte de la vida, de la razón de ser o no ser.

Malena: El hambre mueve al mundo.

Joe: Tampoco te avisé con tiempo, cinco minutos es poco para preparar algo. Igual sabes que te agradezco las buenas intenciones.

Geraldine: Es que la gente siempre pide más y más por sus propias acciones, aún a la gente que lo ayuda desinteresadamente, el egoísmo crece, y no de la forma esperada. Eso es lo peor.

Veronika: Yo también me tomaría un mate cosido, y vería de darle algo de charla así, aunque sea por unos minutos, distraerla un poco.

Mechi: Como mínimo sonrisas. Lo demás llegará a su debido tiempo.

Noelia: No creo que lo hiciera por el reconocimiento, que no lo había, o porque alguien debía hacerlo, nadie la obliga. Simplemente lo hacía porque así le salía ser. No es posible una explicación mejor.

Sole: O nos volvemos tan rutinarios que no nos percatemos de ellos, de los objetivos.

Joe: Es que si se venden van a ser uno más del montón, y no los que llegan para modificar en algo las cosas.

Gracias a tod@s

Saludos y Suerte

J.