Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

lunes, 6 de diciembre de 2010

La tristeza en los ojos

Dicen que la tristeza habita en mis ojos, y que cada vez es más frecuente distinguirla. Como si, un poco más cada día, fuera ocupando más espacio en ellos, desplazado vaya a saber uno qué otras cosas.
Los mismos que me dicen eso se ríen de mí cuando les informo que el espejo no me muestra nada. Que yo sigo viéndome de la misma manera de siempre.
Tarado, dicen después. Los espejos sólo muestran lo que les conviene. Y sabido es que no siempre es bueno mostrarlo, ni verlo, todo.
En definitiva, los espejos trabajan por conveniencia.
No sé qué tan cierto fuera eso, no sé si Borges o Lem hayan dicho algo semejante alguna vez. Hay muchas cosas que no sé.
Lo que puedo afirmar es que encuentro alrededor de mis ojos las huellas de los sueños perdidos, los que nunca se cumplieron, los que nunca nacieron…
¿Será eso lo que los otros ven?

13 comentarios:

ro dijo...

IN LAK'ECH. Yo soy otro tú, en lengua maya.
Somos fieles espejos de otros y de nosotros mismos.
Todos tenemos, todavía, sueños sin forma. Es evidente.
Es la redundancia de mirarle la cara a otra persona. Somos una suma.

Torcuato dijo...

Esas huellas en los ojos son líneas y surcos de la vida. Por eso los rostros operados y reoperados pierden toda la vida que abarcaron en su momento.
Un abrazo.

malbicho dijo...

hay tanta belleza en una mirada huérfana de afecto, pese a que es también reflejo de la indolencia de los otros

Caro Pé dijo...

Si querido José, los ojos guardan, atesoran, la tristeza.
Los ojos son el espejo del alma, disculpe, me puse cursi u.u.

Siempre muy original en sus posts.
Saludos

Joe dijo...

Caminos en la cara.

Quien lo hubiese dicho, tenías un corazón después de todo.

jlg

NoeliaA dijo...

La tristeza tiende a ser más honesta que la felicidad, mucho menos alienante y mucho más lúcida, al menos en mi opinión.
Definitivamente, es una cuestión de especular.

Saludos

El Titán dijo...

Maestro, lo aplaudo, aplaudo ese espejo, esa tristeza, esos ojos, esos ojos-tristeza, y le consulto:desea que le publique en Quimicamente Impuro alguno de estos textos?

serafin p g dijo...

me quede pensando que lugar ocupará la ceguera en todo esto.

saludos!

Joe dijo...

No, no pueden. Gil.

Ahora que tenés Twitter vas a ver todo lo que digo de malo de vos!

jlg

Raymunde dijo...

LA tristeza de no haberlo intentado y la de haberlo intentado. ¿Cuál dejará huellas más profundas?

Juan Carlos Eberhardt dijo...

no te hagas el sota que vos tanbién lo ves ,tomate un segundo ,apaga la música
¿y.....?
un abrazo

José A. García dijo...

Ro: Gracias, no conocía esa expresión. Y creo que se ajusta muy bien al texto.

Torcuato: Por las dudas no me voy a hacer cirugías, salvo que sean extremadamente necesarias. La expresión es lo último que se pierde.

Malbicho: El mundo está preparado para que nos ignoremos los unos a los otros. Y lo peor es que no hacemos nada para cambiarlo.

Caro Pé: Gracias por tu comentario. No sé qué serán los ojos, pero que son importantes no hay dudas.

Joe: ¿Qué tienen que ver los ojos con el corazón? ¿Y quién dice que hablo de mí mismo?

Noelia: También es mi opinión. Gracias por pasar.

Titán: Gracias por los aplausos, le hacen bien a mi ego. Lo otro te lo respondí en tu casa.

Serafín: Uno muy importante, porque puede destruir a la sociedad, como en el libro de Saramago.

Joe: ¿Es más de lo que ya me decís en la cara? ¿Será posible?

Raymunde: Las huellas más profundas son las de haberlo querido pero no haberse animado a hacerlo.

Juan Carlos Eberhardt: Si, lo sé. Pero a veces es mejor no saberlo. ¿No te parece?

Saludos a tod@s

J.

Manco Cretino dijo...

Y a todo esto... ¿qué es lo que queremos ver?
¿Y si lo que hemos "visto" ya es suficiente (y hasta demasiado)?
Se cuestiona... Manco Cretino