Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 27 de diciembre de 2010

Una de Espías

Jugueteó con la cápsula haciéndola saltar de dedo en dedo, mirándola ir y venir como una simple y minúscula bola de papel. Le faltaba algo, algún detalle; un pensamiento perdido para decidir metérsela en la boca, y obligarse a tragarla.
   Aunque desconocía si era necesario tragarla o si el simple contacto con la humedad de sus labios era más que suficiente. No lo decía en ningún lado, no tenía a quién preguntarle. Ni siquiera después de horas de búsqueda encontró la respuesta en la red. Por que, a pesar de lo que dicen, en la red no ‘’está todo’’.
   Aunque, para sincerarse un poco, había sido gracias a la red que pudo dar con la grisácea capsula.
   Pensó en la infinidad de veces que había visto en el cine, en la televisión, en los especiales de video-escenificación, lo que pensaba hacer. Repasó una por una las novelas en que leyera sobre esa situación, las historietas, los folletines. Su prodigiosa memoria cuasi-fotográfica así se lo permitía.
Era cierto, su situación difería con la de los personajes llevados a tomar esa decisión por los autores. Difería porque no corría peligro su vida; no lo perseguía nadie; su identidad no se encontraba a punto de ser revelada ni era necesario hacerlo para mantener en secreto a la causa, al jefe o a algún hipotético compañero/secuaz.
   No era nada de eso. No lo impulsaba más que la propia curiosidad del ser humano común y corriente. Esa imperiosa curiosidad contra la que nada puede hacerse, y que su fuerza sólo mengua cuando se atiende aquello que reclama impacientemente.
   Dejó de pensar y se obligó a colocar la cápsula de cianuro en su boca para ser parte, por una única, de una historia de espías.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

ajá.

Omar dijo...

Y vaya a saber con cuántos secretos se topó, finalmente.

Saludos y gracias por las visitas a mi espacio.

NoeliaA dijo...

Parece un personaje del romanticismo, de esos que se suicidaban jóvenes para ser recordados así para siempre, o que preferían dar la vida jóvenes que vivirla hasta viejos sin haber experimentado algo "especial"
La pena es que sólo puede probarlo una vez, je.

Saludos

Petardo Contreras dijo...

No esta preparado la verdad!
Quiere la verdad!! NO no esta preparado para ella!!
Feliz año loco que lo pases de la gran puta!!

Joe dijo...

Very intensive, very romantic, Bond.

jlg

José A. García dijo...

Anónimo: Claro, eso mismo.

Omar: Imagino que habrá descubierto muchas cosas. Pero nunca las sabremos. Gracias por el comentario.

Noelia: Hay que evitar la decadencia a toda costa. La sociedad no está preparada para ella.

Petardo Contreras: ¿Quién está preparado para algo hoy?

Joe: Gracias.

Saludos a tod@s.

J.