Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 3 de octubre de 2010

Las aventuras intergalácticas de los sobres de ketchup caducos

Capítulo 4 – Sobre sabios y saberes

En el interminable crepúsculo de infinidad de soles que nunca se ocultan, más allá del horizonte inexistente, en el vacío del cosmos, flotaban los sobres de ketchup caducos. Uno vencido en abril y dubitativo; otro vencido en octubre y sin lugar para la sorpresa.
—¿Por qué siempre respondes a mis dudas? —preguntó el sobre de abril.
—Porque flotamos en el mismo sitio, en el mismo tiempo, en la misma dirección. Y porque hablamos el mismo idioma.
—¿Pero es, acaso, que lo sabes todo?
—Imposible decirlo, caduco amigo, lo que puedo decirte es que las cosas son diferentes para mí.
—¿Por qué? ¿Por qué te crees diferente a los demás?
—¿Los demás? Estamos solos aquí —dijo el ketchup de octubre.
—Bueno, entonces. ¿Por qué te crees diferente a mí? —repreguntó el otro ketchup.
—Porque somos seres diferentes. Sentimos diferente. Sabemos diferente.
—¿Sabemos diferente? —preguntó el sobre de abril.
—Si.
—¿No habíamos llegado a la conclusión de que tanto tu como yo, somos el mismo aderezo? ¿No deberíamos tener el mismo sabor?
—…
—¿Qué dices? —preguntó el sobre de abril girando sobre su costado.
—Podemos ser similares, y haber vivido las mismas cosas. Pero nunca tendremos las mismas experiencias, ni los mismos gustos, ni los mismos conocimientos.
—Pero estamos aquí. Ahora. Juntos.
—Eso no importa. Es el camino que nos trajo hasta aquí lo que nos hace diferentes. Y esto que ahora compartimos no significa nada para ti.
—O para ti —concluyó el ketchup de abril.
—Bastante —respondió el sobre de octubre—. Bastante.

12 comentarios:

NoeliaA dijo...

Ese final se parece a mis preguntas de niña, cuando la noción del tiempo me era inabordable: ¿cuánto falta para que tenga veinte años? ¿cuánto son dos horas? ¿ahora ya es mañana? jaja
Entretenido, dragón, buen relato.

Joe dijo...

En espacio nadie te oye gritar.

jlg

Luna dijo...

Hay sabiduría en todas partes.

Besos

Dumuzi dijo...

Uno quiere ser diferente, el otro igual.. queseyó, son tan iguales como diferentes, o no?

mareada* dijo...

Por un momento me imaginé una especie del Principito de aderezos ajjaja
Qué lindo señor, me remonté a la niñez...

Geraldine dijo...

todo el conocimiento contenido en un sobre...um mistico de comidas rápidas...

Pazchi dijo...

No tenía idea de que los sobres de ketchup reflexionaban sobre su ketchupsidad.

Has abierto un nuevo universo para mí =)

Saludos

Pazchi

Caro Pé dijo...

pobres keptchuuusssss caducaron :( y están flotando como alma en pena.
Saludos!

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

Umm... pues si hay tiempo para poder compartir igual el resto del camino lo hacen aprendiendo el uno del otro de los matices que diferencian a uno y a otro, no? o igual se pelean, o se estallan el uno al otro y poner perdido el universo, (un poco más), o se abrazan y se quedan callados.
Todo puede ser.
Me ha gustado Mr.
Un beso.
LADY JONES

pd: hoy cuando aderece mis patatas comprobaré la fecha de caducidad...

Joe dijo...

Al final me dejo cagar a pedos por una pelotudez, no si yo soy... Señores jueces, Nunca Más.

jlg

Anónimo dijo...

Luego de leer esto parece como si nada de lo que uno piensa a diario fuera realmente importante.
Cuánto se puede aprender de un sobrecito de ketchup! Voy a abrirlos con más respeto la próxima vez!!!!
Genial!

José A. García dijo...

NoeliaA: No hay que perder la curiosidad, sino nos volvemos viejos y amargados. Aunque haya algunos que ya han nacido así…

Joe: Entre otras cosas, no, eso tampoco.

Luna: ¡Exacto!

Dumuzi: Puede ser, pero hay que dejar ser a los demás, sino no estamos siendo.

Mareada: Gracias. Esa era, en parte, la intención. La otra parte era la sátira…

Geraldine: Para los que no creen que haya sabiduría en todas las cosas.

Pazchi: Gracias, espero que puedas disfrutarlo.

Caro Pé: Las almas en pena son las mejores filósofas de todas.

Un saxofonista en mi salón azul: Todo es posible, pero el trayecto que han hecho separados siempre pesará entre ellos.

Joe: Eso se llama vida, para algunos.

Anónimo: Gracias por pasar. Lo importante es no denigrar a nadie.

Saludos a tod@s

J.