Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

domingo, 11 de julio de 2010

La rolinga kamikaze en el recital de coldplay

La banda inglesa venía a dar un recital en la ciudad. Si, todos lo sabían. Porque las radios y las emisoras de TV se habían encargado de repetirlo, a cada instante, durante el último mes.
Habían saturado todo el espacio repitiendo, una vez por hora, el mismo tema del ‘último disco’ y los ‘clásicos’ del grupo. La gente estaba cansada de escuchar siempre la misma letra, de sentir siempre la misma repulsión que la mayoría de las personas sienten crecer en su interior cuando se les intenta imponer algo con lo que no están de acuerdo.
La gente, como ya les he dicho, estaba aburrida, y más aún lo estaba la rolinga del barrio que escuchó con incredulidad cómo cualquier otra música no deprimente era eliminada de la memoria de los conductores de radio y los programadores musicales.
¿Dónde estaba el rock? ¿Y el jazz? ¿El blues? ¿El beebop? ¿De todo el espectro musical sólo sobrevivía coldplay? ¿Qué había sido de la música pensada para estados emocionales diferentes a la apatía? ¿Dónde?
A la mañana coldplay.
A la tarde coldplay.
A la noche coldplay.
La rolinga se aburría, enloquecía con impulsos asesinos. Los mismos impulsos que la arrojaron a decidirse.
Asistiría al recital, pero no para disfrutar de la música no pensada para ella, sino con un cinturón de dinamita que pondría fin, y definitivo de ser posible, al suplicio de tantos, a la ceguera de unos pocos.
Una explosión ínfima para que el universo regresara a su balance.
Estaba decidida, y no pensaba fallar.

El día del recital, rodeada de fanáticos apáticos, resistió con ímpetu los primeros temas. Pero, a partir de la décima canción, de la misma melodía repetida, comenzó a sentir mella en su valentía.
Toda la resolución, todo los motivos que sentía para realizar tal altruista acción comenzaba a flaquear.
Sentía que le fallaban las fuerzas, que todas las ganas de hacer algo desaparecían, que la depresión, poco a poco, le ganaba el cuerpo.
Y ni siquiera podía notar el por qué, en su depresión impuesta por la necesidad del mercado no había sitio para nada más. Sólo depresión, una banda pseudomusical y la sociedad de consumo.
La explosión que liberaría al mundo del suplicio nunca sucedió, se evaporó en una simple nube de humo que consumió todo lo que la rolinga del barrio había dicho, hecho y sentido. Dejando, únicamente, la insulsa letra de una canción barata de coldplay flotando en el amargo aire de la depresión que invadía al público…

11 comentarios:

Geraldine dijo...

es verdad...odio que las radios te metan una canción hasta el hartazgo, para alienar y que compren, hasta llega a sonarte bien si te descuidas...yo estallaría en varios recitales, nomas el de arjona para darte un ejemplo esclarecedor...

Piantada dijo...

esta mal el comercio?... nolo se
estan malos los malos gustos?... no lose
coldplay?... estuve mucho tiempo en una radio, y creo que no llegamos ainfluenciar mucho, somos muy malos marcando tendencia ja.

Ahora, la rollinga tiene un problema, la podriamos analizar (?).

A mi me gusta la música, de aquello que emociona, de aquello que eleva los niveles sexuales, aquellos que me sacan lagrmas de tristeza y aquellos que solo escucharlos me da gracia.

Y a diferencia de la rollinga, iría al recital, simplemente para ver que la gente, como las moscas, a veces se alimenta de bosta.

:)

Biquiños.

Dulce Daniela dijo...

\m/ A esa rollinga le faltó metal en venas.

Joe dijo...

Me sumo a mi hermana, no entiendo lo que salen a decir que hay que ser tolerantes porque seguro que si escuchan Opeth lo tildan de "mala música" por extremos (o peor cémo escuché alguna vez decir "pero esto como se baila?", Madre Naturaleza!). Prefiero la sinceridad, Coldplay ya desde el nombre dice que son pechos fríos.
Y si, hacer música con el único pretexto de que un gordo jefe de una compañía de música retrograda se pueda ir de vacaciones me aparece repulsivo. No me parece ni emotivo ni profundo ni nada hacer música para publicidad, sea punk, emo, Haavy o Rollinga. Un kamikaze a la izquierda por favor.

jlg

Luna dijo...

Sociedad de consumo. Ote gusta o te lo hacen gustar de tanto machacarte el cerebro.

Besos

El Mitófago dijo...

Esa chica estaba muy sola..

Hombre de Neanderthal dijo...

Pues yo creo que esa banda no se merece ni siquiera un cuento.

oenlao dijo...

Ademas era dificil conseguir la dinamita.

Raymunde dijo...

En nombre de mis ya superadas (espero) depresiones de los 30 años, me veo en la obligación de defender a Coldplay.
Me parece que la cuestión es quién vino primero, el huevo o la gallina: la música comercial o los que no quieren otra cosa.

Barbie Murano dijo...

Excelente, hombre, muy buena idea, muy buena resolución. Y muy buena reflexión; la depresión es contagiosa, y la música como vehículo de estados de ánimo, también. La emoción impuesta, machacada, embutida por los medios masivos... muy buena reflexión, posta. Bravo.

Patto dijo...

El poder de la musica...