Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

jueves, 6 de mayo de 2010

Esto es un accidente...

De más está negarlo, señoría. Fue un accidente. Lo vi aparecer en medio del camino, de noche y vestido de amarillo.
Aunque su ropa refulgió bajo mis poderosos faros, no pude evitar atropellarlo. Pasaron sobre su cuerpo las 16 ruedas de mi casa rodante. Cuyos frenos funcionan a la perfección aún sobre el asfalto mojado, o la carretera inundada como aquel día.
Obviamente, de haber estado en mis posibilidades evitarlo lo habría hecho. No duden de mi franqueza señoría. Lo habría ayudado, y es por eso que bajé de la cabina a mojarme sin necesidad antes de continuar mi viaje.

Perdón, no le entiendo la pregunta.
¿Por qué retrocedí y volví a pasar sobre él dos veces más? Pensé que, a ésta altura del juicio, eso estaría clarísimo, su señoría.
La víctima, como le gusta definirla a éste tribunal, no murió con el impacto. Por lo que decidí ayudarlo permitiéndole ser aplastado dos veces más por las ruedas de mi vehículo. ¿Es mi humanitarismo lo que está en tela de juicio?

9 comentarios:

Joe dijo...

"Oh, la humanidad!", hahaha, buenísima la naturalidad de la charla.

Bolo, Twitter es una masa, le podes escribir directamente a Hadad o a Chavez!!!

jlg

jota pe dijo...

-- carajo! Ese senior juez es un insensible. Debo confesar que antes de matar una mosca acostumbro quitarle las alas para evitarles el dolor de ya no volar jamas; a las cucarachas no les va bien tampoco, la psido antes de baniarlas de insectcida, no vayan a toser y me infecten; las ratas se salvan porque a las que les temo es a las de dos patas, hasta ahorita se han salvado las malditas! Gusto maestro!

Antonio dijo...

Gran lección de cinismo. De ese cinismo que campa por el mundo a su anchas.
Un saludo

Anónimo dijo...

Y bueno che.. el muerto algo habrá hecho.

NoeliaA dijo...

Ja, ja, seguramente después de que a uno le pasan por encima 16 ruedas ¡agradece la eutanasia!
Muy bueno. Saludos

paula dijo...

re bueno y sangriento

mikkonoss dijo...

Es que el humanitarismo, las más de las veces, es incomprensible.

Omar dijo...

Un chiste cruel, notablemente contado.

Saludos.

José 'Dragon de Azucar' A. García dijo...

Joe: Gracias. Fue todo un desafío mantener la naturalidad.

Jota Pe: Eso mismo. El humanitarismo ante todo. ¿Para qué quiere volar una mosca si igual la voy a matar?

Antonio: Es cierto, el mundo está lleno de cínicos, y a veces creo que es mejor acostumbrarse que luchar en su contra. Otras veces no sé qué pensar.

Anónimo: Eso seguro.

NoeliA: Hay momentos y momentos...

Paula: ¡Gracias!

Mikkonoss: Claro, muy bien dicho. Nadie comprende nunca nada.

Omar: Gracias. ¿Una crueldad como la contaría Kafka?

Saludos a tod@s

J.