Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero principalmente a mí mismo.
...
Actualiza sábados o domingo, porque si esperara a tener algo para decir quedaría abandonado...

lunes, 23 de noviembre de 2009

El Opio de los tontos

Esto les sonará a confesión, aunque guarda más relación con un descubrimiento casual que otra cosa.
Realmente espero que puedan comprender lo que digo y, de ese modo, lograr lo que para mí fue imposible.
Lo importante es esto: TODOS TENEMOS SÚPERPODERES.
Si, es verdad. No es una simple fantasía. El nuestro es un mundo plagado de héroes.
Héroes sedados, controlados, dominados por la sociedad represiva que logramos construir hace milenios para mantener a raya a los villanos.
Los más poderosos controlan al resto de nosotros con el opio de los tontos, lo que ellos llaman televisión.
La radio, la red, los medios de comunicación, los microondas que compramos con alegría, todo. Todos los objetos materiales están preparados para sofocarnos, para ahogar nuestra individualidad.
Para anular la fuente de nuestro poder.
Una mala traducción de Platón, en boca de su mejor personaje, sentenció que el hombre es un animal social. Siglos de dominación, de censura y auto-sabotaje borraron la contracción negativa que antecedía a la verdad. El hombre NO es un animal social.
Pero el mundo ha vivido equivocado por demasiado tiempo y no puede (o no quiere) ver con sus propios ojos lo que sucede a su alrededor.
Prefieren encerrar a los que ven la verdad, alejándolos del resto, criminalizarlos como dementes, demagogos, cataros y similares.
Nos encierran para reeducarnos bajo los conceptos de Orwell pero, de vez en cuando, uno de nosotros logra escapar y dejar trozos de papel como este debajo de las rocas del desierto.
Porque del desierto vendrá el cambio…

10 comentarios:

Pazchi dijo...

Interesante. Porqué el desierto?

Me hiciste acordar a una leyenda de una biblioteca enterrada en la arena...

A mí también me desilucionó un poco el Animate. Quería más... le faltó magia.

saludos


Pazchi

INSTANTES dijo...

...el camino exacto debe ser aquel que nos hace sentir integros y amados.
saludos!!

malthus dijo...

En el desierto de Alamogordo (no es chiste) hay un black monolith que atestigua con su materia (arena condensada a miles de grados) que ahí el hombre una vez hizo pruebas nucleares. Tiemblen, mortales.

pd: y después dicen que la humanidad no dejará nada..

Joe dijo...

Como principal medida, soy animal.
No social, no me interesa, soy mas como un gato, pero soy animal, ellos tiene verdadero instinto no como nosotros.

Me aparece que la televisión, los diarios, los libros o los videojuegos pueden ser utilizados como medio de control social, pero no estamos obligados a verlos, leerlos o jugarlos, en la elección libre se encuentran dos cosas, que nos obligamos a ser obligados y que de hecho elejimos por nosotros mismos, lo que si me paree peligroso son las escuelas, los dogmas, las reglas, esas que nos infunden miedo, no hacemos el mal porque tenemos no porque tengamos un gran corazón, nos encerramos por que nos dicen que es mejor, los profesores (en todo caso vos también que lo sos) tiene en manos el poder de hacer libre a la mentes y en vez de estudiar de manual ayudar a pensar.
Ser libre es una elección, no una tarea.

Abrazo!

jlg

paula dijo...

es terriblemente cierto.

somos responsables de nosotros mismos y, lo que es mejor, somos superhéroes por donde se nos mire..solo que a veces lo olvidamos y hacemos responsable a un dios de nuestras suerte. Los superpoderes otorgan la fuerza necesaria para guerrear contra la suerte

Antonio dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Los superpoderes que nos llevarían a todos a ser superhombres, no los soportan los enanos que nos gobiernan y nos establecen la castración social, para que no evolucionemos y seamos siempre sus servidores...
A la mierda los enanos aunque haya que irse al desierto a buscar la verdad...

Un saxofonista en mi salón azul dijo...

¿Sí? ¿Del desierto?... me quedo pensando en ese opio de los tontos que comprendo y secundo como idea, pero no sé si del desierto tan árido y tan extremo puede venir algún buen cambio...
Un beso y gracias por endulzar Mr. Jones Country.

LADY JONES

Humanoide dijo...

me viene a la cabeza la cancion "My way", pero en la versión de Nina Hagen

Dragon de Azucar dijo...

Instantes: El que lleve a la máxima libertad imaginable. Ese mismo.

Pazchi: El desierto es más de lo que advierte el ojo.

Malthus: Por eso elegí el desierto.

Joe: Todos los instrumentos del mundo sirven como medios de control social, aún los que no lo aparentan (si, las historietas también). Seré pesimista, pero no creo que queden opciones.

Paula: Todos somos culpables de inacción al respecto.

Antonio: ¡Destrucción! Y los enanos... ¡Al jardín!

Saxofonista: De las periferias siempre surgen los movimientos de renovación, la historia lo demuestra,

Humanoide: No conozco el tema, pero voy a buscar esa versión para ver de qué va.

Saludos

Patto dijo...

Yo entiendo que el desierto es el silencio interior, el Adentro de cada uno de nostros.

Si querés cambiar el mundo, primero tenés que cambiar vos mismo (o algo así era la frase)

¡Vamos bien dragón!