Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

domingo, 11 de octubre de 2009

El atroz ataque de los zombis trotskistas



Antes del fin de la primavera hicieron su aparición zombis influenciados por pensadores de antaño. Decían llamarse zombis trotskistas. Enarbolaban la bandera del cooperativismo y el internacionalismo zombi, lanzando proclamas sobre el fin de las fronteras y cosas tales como: ‘¡Masticadores del humano, uníos…!’
Su prédica se extendió con rapidez, encontrando resistencia en el vetusto movimiento de otros seres de novela gótica fácilmente confundibles con sombras intercambiables. Los Licántropos Rojos, abanderados de la revolución nocturna y los Heraldos del Kaiser, ansiosos de hundir sus colmillos en jóvenes cuellos a-ideológicos.
El campo de batalla fue el hombre confundido ante las tres bestias tendenciosas que se confundían por sus ropajes y aspecto. Seres que, desde la lejanía, sobre todo para los miopes, lucían exactamente iguales. Rojo y negro; negro y rojo; sólo negro ó sólo rojo; fueron las formas de confundir en el no pensar para triunfar.
Los zombis trotskistas fueron expulsados de sus tierras, lo que posibilitó su diáspora; la discrepancia entre sus líderes y la tergiversación de su teoría hicieron tro tanto. El lobo y el chupasangre se encarnizaron enredándose en un conflicto que confundiría a la mismísima Midgard, sin importarles que perviviera el libre pensamiento en los confines de la existencia.
Desde allí surgieron las brigadas anti-zombis de un solo hombre (A, pera abreviar). Los brigadistas recorrían el mundo liberado al pensamiento de las estructuras infundadas por viejos paradigmas dejándolo preparado para nuevos ideales. Al tiempo que los Utópicos sociales salían a educar a los violentos y los zombis en su modo de pensar; proceso lento y tortuoso que, lo sabían, demoraría varías generaciones y miles de vidas identificadas con la causa. Pero no importaba, porque ante cada brigadista caído, dos, tres, cuatros, miles más, los reemplazaban.
Las ideas no se matarán, pero pueden transformarse, abandonarse, esconderse y aburrir: por eso los utópicos y los A bregaban por romper las estructuras para avasallaban el pensamiento.
El problema se agudizó cuando, luego de envenenarse mutuamente, el lobo y el murciélago vivieron siglos de estertores finales. El libre albedrío parecía a un paso de la completa liberación. Pocos trotskistas zombis persistían en su intento por darle sentido a su idea, y las brigadas rugían de poder. Fue en ese momento cuando las termitas neocoloniales irrumpieron en la escena.
Y todos sabemos lo difícil que es liberarse de las termitas mientras aún queda algo por roer (a los zombis, los restos del lobo, las alas del murciélago famélico y los ancianos utopistas que quisieron ver en ellas el fruto de su labor).
El mundo está corrompido. El alimento se acabará y las termitas se devorarán entre sí. Reducidos bastiones de pensadores quedarán para entonces, resistiendo, esperando el final que parece imposible en la lejanía. Ese final que las termitas se encargan de negar constantemente.
Pero, en la medida en que las bombas continúen cayendo, no dudaré de mi ideal. Y, lo sé, las bombas caerán por siempre.

16 comentarios:

SIL dijo...

Dragón, has resumido la historia con metáforas y figuras dignas de un maestro.
Me inclino ante el talento de tu pluma.

Debo confesarte, que...
¨Fue cuando las termitas neocoloniales irrumpieron en la escena...¨
cuando la chance del mundo acabó definitivamente.

BESOS utópicos, Dragoncito.

jota pe dijo...

-- recuerdo que en esa epoca algunos licantropos barbudos solian decir hasta la victoria siempre (y cuando haya luna llena); por su parte los vampiros eran rojillos pero muy sangrones, su lema: el que no ama a mao no ama a china. A colgar al ultimo cerdo burgues de las tripas del ultimo tropitrosko! Venceremos!

tisbe dijo...

Lo que no morirá nunca es el intento de unos y otros de evitar que nadie piense,todos fundidos y confundidos, todos subidos a la cinta transportadora de los rojos o los negros...Un mundo feliz...todos alelados.

Un abrazo

Dani.California dijo...

Es MUY bueno!

Pasteur habló de los protagonistas de los sueños, también?

Antonio dijo...

Miedo me da tener que pensar en la solitaria oscuridad...
Un saludo

malthus dijo...

voy a preparar el cebo y vuelvo.. porai se mueren antes de comerme.

Juan Carlos Eberhardt dijo...

hay que encontrar otros mundos rápidamente !!!

La abuela frescotona dijo...

estoy viendo tu blog y la foto del final,de cierre ,es del Eterneuta, verdad?, album de oro del Gorrion, si?

Anónimo dijo...

No había podido retribuir las visitas a mi modesto espacio, y la verdad es que estaba pendiente de venir lo antes posible.

Me gusta el texto, su ironía, su fantasía y desenfado; me agrada esa intención de des-montar mitos y ciertas leyendas que algunos por ahí se empeñan en mantener vivas a cualquier precio. Incluso apelando a la más burda demagogia o al chantaje vil.

¡Y que no vaya a resucitar un Jacques Mornard (¿o era Ramón Mercader?) vengador, al puro estilo de Resident Evil!

Un saludo y muchas gracias.

oenlao dijo...

muy lindo.

malthus dijo...

No me voy a extender mucho pero tenía que darte una respuesta: en la conciencia mítica (y cuando digo esto me refiero a la plenitud del ego divino y tascendente) no existe tal cosa como el error. Las cosas suceden por una razón, y usualmente esa razón está en el futuro, en lo que el llamado error desencadenará.

Todo error está destinado a ser así.

mikkonoss dijo...

Más allá de lo que haga el "programa" con que se carga a los zombis, el problema, son las fábricas de zombis.

anoniMATA dijo...

un puto artista eres

Anónimo dijo...

Sil: Gracias, la historia debería de ser así de sencilla, pero los muertos no siempre se quedan muertos.

Jota Pe: Nunca debemos dejar de creer en lo posible, porque hacerlo, es el primer paso hacia la derrota.

Tisbe: El pensamiento nos hará libres, pero si nos imponen el pensamiento, tampoco sive de mucho.

Dani: Pasteur no, los presocráticos sin.

Antonio: Muchas cosas dan miedo, la oscuridad, la soledad, las companías telefónicas, Mr. Push, etc. Por suerte sabemos que después de la noche viene el día.

Malthus: Avisame así aprendemos anatomía zombie.

Juan Carlos: Cuanto antes mejor, y si no hay hombres con ideologías prefabricadas mejor.

La abuela frescotona: Si es el Eternauta, pero una foto de una pared que encontré de casualidad no es de ningún libro.

Omar: Gracias. La idea es esa, hacer de los mitos algo mucho menos prosaico, para ver que no todo es luz y oscuridad, que siempre hay matices, en todas partes.

Oenlao: Muchas Gracias.

Malthus: En otras palabras, una relación de ausa-efecto, ¿cierto?

Mikkonoss: En cierto, aunque se han dado casos de zombies por generación expontánea, así que ya no sé qué creer.

AnoniMATA: Gracias, nadie me lo había dicho de esa forma aún.

Saludos

El Titán dijo...

Coincido con Tisbe...

Anónimo dijo...

Titán: Acepto tu opinión, y te retruco: Yo también.

Saludos