Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

sábado, 14 de marzo de 2009

Viajando en un sofocante subterráneo

Una gran tortuga, del tamaño de un hombre, erguida sobre sus patas traseras, viajaba a mi lado en el subte. No la había notado de no ser que, por un brusco movimiento del vehículo, su caparazón chocó contra mi hombro. Comencé a mirarla con tanta atención que ella lo notó.
            —¿Sucede algo, amigo? —me preguntó.
—¿Es una Tortuga Ninja? —pregunté a mi vez.
—¡No! —respondió con fastidio—. Soy una tortuga administrativa. ¿No ve mi portafolio? De ser una tortuga ninja al menos llevaría un antifaz, ¿no le parece? Estoy harto que me pregunten siempre lo mismo. ¡Qué repetitivos que son todos ustedes!
—Bueno, bueno, disculpe. Es que se parece tanto a una que…
—Y ahora me dirá que la mujer junto a la puerta es una Thundercat.
Miré con avidez en la dirección que señalaba con su uña y encontré una mujer de pelo anaranjado muy parecida a Cheetara.
—Bueno, se le parece bastante… —respondió.
—Hace años que esa mujer viaja conmigo en éste ramal y puedo asegurarle que no es ninguno de los felinos cósmicos. Como mucho será una secretaria común.
—Pero su aspecto dice otra cosa, como si…
—Y aquél señor de allá. ¿Es un Halcón Galáctico? ¿Sólo porque viste de plateado y tiene alas?
—Bueno… —dije dudando de mis ojos –. También se parece mucho a Niño de Cobre.
—Déjese de embromar amigo. Y no moleste a la gente. ¿Le gustaría que le preguntaran si usted es Babar?
—¿Babar? —pregunté—. Pero,  ¿por qué?
—Ahí tiene un espejo. Fíjese usted mismo.
Empujando a las personas que me rodeaban llegué hasta el espejo solamente para ver mi enorme trompa reflejada en él.
Sé que grité al verme, y sé también que el grito debería haberme despertado, en el caso de haber estado dormido. Pero, cuando me quedé sin aire para continuar gritando, allí seguía.
La única diferencia era que ahora todos en el subterráneo me miraban a mí.

14 comentarios:

hadas y duendes dijo...

jaj, EL TEXTO ES BUENISIMO, PERO LA VERDAD, ESOS PERSONAJES SI QUE ESTÁN EN LA VIDA REAL, Y MIRA, SIEMPRE EN EL SUBTE ES DONDE MÁS SE VEN, NO HACE MUCHO ESCRIBÍ ALGO ANTES DE BAJAR DE LA LINEA A, SOBRE ALGUNOS SERES QUE IBAN ALLÍ DENTRO, LO TENGO EN MI LIBRETITA.
ABRAZO

Anónimo dijo...

La línea 'A' es un universo aparte

Saludos

Pazchi dijo...

Babar? tenía una historia medio jodida ese pobre elefante, no recuerdo qué le pasaba a los padres pero algo malo seguro...

Me gustaría saber con qué personaje me identificarías si me vieras jejeje

un gusto, señor elefante Babar

Pazchi

Dani.California dijo...

BABAAAAAAAAAAAAAAAARRRRRRRR (L)(L)(L)

La otra parte de mí dijo...

jajja buenísimo!!!me hiciste pensar en la cantidad enorme de bichos que nos rodean..

mikkonoss dijo...

Guau, que alivio...! ¿era la misma no? ...jaJAja.

El Titán dijo...

jajajjaja...qué sueños, amigo!

PD:me encantaban las Tortugas ninja y los Halcones galácticos...

JLVasconcelos dijo...

Hola D:
Lo buen es que fue Babar, ya me estaba temiendo que fuera el chistosete de Homero (no el Chato), si no el otro, el amarillo.
Saludos

Anónimo dijo...

hola, queria invitarte a que agregues tu blog a Argentino.com.ar
es un directorio de webs de Argentina y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego

Donna Pinciotti dijo...

gatos cosmicos y babar.

me alegra estar de vuelta

saludos

malthus dijo...

Una vez en el oráculo me puse a hablar con un gordo cordobés de barba y pelo largo, motociclista de pura cepa, que tenía por apodo 'tazz'. Curioso.

¿Te acordás de los street sharks, los swatkats y los motorratones?

Anónimo dijo...

Pazchi: Habrá que vernos entonces y después te cuento.

Dani: ¿(L)? No entiendo que significa eso, pero gracias por pasar.

La otra parte de mi: De todos los tamaños y colores. Algunos más peligrosos que otros.

Mikkonoss: Si, por suerte

Titán: También miraba esas series, tal vez fue un recuerdo de aquellos tiempos.

JLVasconcelos: Mejor así entonces.

Argentino: Gracias por la invitación.

Donna: Una convinación fatal.

Malthus: Si, me acuerdo de esas series, pero las miraba menos porque no me parecían la gran cosa. Los Thundercats lo tenían todo. Siempre quise vivir en el Tercer Planeta con ellos.

Saludos

Patto dijo...

muy bueno!

(Y dormí tranquilo, pudo haber sido mucho peor)

Anónimo dijo...

Es verdad, pude haberme encontrado con Alien o con Depredador, y sabemos que ellos siempre están de mal humor...

Saludos