Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

lunes, 16 de febrero de 2009

La ciudad de roca

¿A quién, por cierto, podría ocurrírsele algo semejante sino al Faraón? ¿Quién tendría una idea tal sino un verdadero hijo de los dioses? Por supuesto, a nadie más. Era su deseo y las cabezas negras que habitaban el fértil valle estábamos allí para cumplirlo.
Una ciudad en el desierto. Su nombre lo decía todo, construida para ser la futura casa de occidente del gobernante. Todo comenzó con la solmene ceremonia de colocar la primera piedra del edificio más importante de todos, la pirámide. Nació la ciudad.
Para nunca dejar de crecer.
Más de cien mil trabajadores de todas las tierras participaron alegremente de su construcción. Se levantaron murallas, viviendas, estatuas, palacios, templos, burdeles y jardines. Cada uno de ellos labrado en granito y adornados con bellas pinturas, con escenas de la vida de los dioses en las que el Faraón se encontraba siempre presente. Todo se calculó hasta el mínimo detalle.
La ciudad creció y creció. El Faraón batalló contra los nubios en el lejano Kush durante la construcción de su ciudad con roca, sudor y argamasa. Miles de esclavos llegaron desde el sur, donde el triunfo del hijo de los dioses se hacía sentir. Esclavos para su ciudad, mujeres para su palacio y oro para sus arcas; eso era Kush. Al igual que el Sinaí, aunque no tuvieran bellas mujeres proveía su provechoso oro. La tierra que el Faraón pisaba se convertía en su propiedad, en su mercado, la expoliaba, la destruía y gobernaba sabiamente a Egipto, cuidando del río, los canales y su gente.
Los años pasaron, el Faraón envejeció, los esclavos murieron, los trabajadores libres fueron reemplazados. El campo de rocas se parecía, cada día, más a una ciudad. De más allá del delta llegaron regalos para el rey, mujeres y riquezas que se embarcaron para la ciudad de roca y pintura, porque cada roca estaba decorada.
Y cuanto más cosas eran enviabas a su próxima morada, más se debilitaba la salud del monarca.
Hasta que un día no despertó.
La noticia de la muerte corrió rápido, muy rápido. Los trabajadores regresaron a sus tierras rápidamente. Los ejércitos se desbandaron. Los hijos del rey muerto se mataban entre sí para conquistar el trono de su padre. Las mujeres lloraban, aunque no todas las que debían haberlo hecho.
La momia fue colocada, el sarcófago cerrado, la pirámide consagrada; la ciudad, en cambio, quedó inacabada.
Casi nadie recordó, ni recuerda, al Faraón que sometió a Nubia, al Sinaí y sus riquezas, como tantos otros antes y después que él lo hiciera. No podemos afirmar si su tumba se encuentra intacta o, siquiera, su es su verdadera momia la que allí yace. Hay quienes dicen, en susurros, que la suya es una de las tantas momias sin nombre que el desierto un día tragó para nunca devolver; tal y como lo hizo con su ciudad.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

El de la imagen es el Monte Gebel Barkal, lugar dónde según la mitología egipcia, comenzó la creación del mundo.

Ahora ya lo saben

Saludos

JLVasconcelos dijo...

Hola D:
Estupendo texto. Nutre los secretos guardados en la arena.
Gebel Barkal, que nombre tan misterioso, ya me averiguaré más sobre eso. Gracias por el texto y el dato.

Saludos.

La otra parte de mí dijo...

que bueno lo que acabo de leer.gracias por contarlo.beso.

Joe dijo...

Como todo gran plan temrina destruyendose con mas rapidez de la que se pensó, cuantiosas y acertadas palabras para decirlo, mi amigo.

TU perfil no me gusta, suena muy descortez, he dicho!

jlg

malthus dijo...

Decir monte y 'gebel' es una redundancia..

Lindo lugar, x cierto.

El Titán dijo...

che muy bueno...sabés?yo lo único que leí sobre mitología egipcia fue el libro de Max Müller y no recuerdo mucho...
Te mando un abrazo...

Luna dijo...

Egipto siempre me ha fascinado. Gracias por la historia.

besos

Joe dijo...

DE so hablaba, lo que yo logre no es ni un porciento de lo que pretendia, y no ptretendia el 100!

jlg

Pazchi dijo...

Qué terrible final para el faraón, que su nombre caiga en el olvido...

Pero el desierto se traga muchos nombres y muchos secretos también.


un gusto, pásese.

Paz

Anónimo dijo...

JLVasconcelos: La arena del desierto siempre guarda secretos, al contarios que su hermana, la arena de playa, que los escupe todo el tiempo añ mar...

La otra parte de mi: De nada.

Joe: El hombre no puede construir nada más grande que su propia sombra si es que quiere que su obra perdure.

Malthus: ¿Entonces el nombre significa 'el monte monte'? Y... las traducciones hacen estragos en el mundo.

Titán: Es un comienzo, pero está un poco desactualizado...

Luna: Fascina a muchos, tal vez por sus lunas, por sus estrellas o por la conjuncios de culturas que tienen sus calles...

Joe: Hay que seguir intentando.

Pazchi: Es verdad, nada peor para un Faraón que quedar en el olvido, ni para un dios.

Saludos