Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

martes, 20 de enero de 2009

El 10 en la mesa y el As en la mano

—¿Y bien? —preguntó el diablo— ¿Cuál es tu apuesta?
—Apostaré lo que quieras —respondí—. Pero, si gano, ¿cumplirás lo que pida?
—¿Lo que sea? ¿Apostarás lo que yo prefiera? —evitó responderme el diablo.
—Si —respondí sin que temblara mi voz.
—Entonces cumpliré también.
Dos cartas sobre la mesa, y cada uno con otra entre sus manos. El 10 sobre la mesa y el As en mi mano me daban la victoria segura. Su 8 y cualquier otra carta no podrían ganarme. Le tocaba mostrar su última carta.
—Una eternidad de tormentos —dijo el diablo mirándome a los ojos—, muy lenta para ti, muy sabrosa para mí —agregó relamiéndose los labios.
Arrojó sobre el 8 un 9, sonriendo.
—Quiero la inmortalidad, lúcido y joven, como Dorian Grey, no como esos insoportables struldbrugs —respondí arrojando el As de corazones sobre la mesa.
En el mismo instante en que vio la carta, el diablo comenzó a reír; con grandes carcajadas e histriónicos ademanes, por un largo rato.
Cuando logró controlarse, cuando su estómago dejó de sacudirse, dijo:
—¡Pides exactamente lo que pretendía para ti! —tomó el As de corazones entre sus finas y negras uñas y lo extendió hacia mí—. Ten, tómalo, y que te sirva de recuerdo de este día.
Han pasado mil doscientos años, seis meses, tres semanas y cinco días, pero  aún escucho esa misma risa en mis sueños, durante la vigilia, en todas partes una vez que descubrí por mí mismo que una eternidad de tormentos y la vida eterna resultaban ser, prácticamente, la misma cosa.

11 comentarios:

mikkonoss dijo...

Claro, pero quien creerá eso, sin haberlo experimentado. Yo, so riesgo de aburrirme, quisiera averiguarlo...

Santiago dijo...

Yo digo: "Qué se joda". Si había leído a Wilde y no escarmentó, se lo tiene merecido

((Cioran el pirata)) dijo...

Dicen que es pecado ser mas ambicioso que el diablo!!!
Te hubieras conformado con una belleza encantadora..esa que nunca pasa de moda, ni siquiera con la edad.

Para la próxima partida conta con el Dr. JECKYLL…y por supuesto con Mr Hyde..POR SI LAS COSAS SE COMPLICAN!!!

Arturo dijo...

Hay que mirar muy bien lo que uno desea... ¡Saludos!

JLVasconcelos dijo...

Hola D:
Caray. Echarse un pokarito con don diablo y ser igual de ambicioso.
Ni hablar, eternidad y tormentos, qué más...
Saludos.

El Titán dijo...

me espiaste el cerebro: esto es exacto a lo que pienso yo...

Anónimo dijo...

Mikkonoss: Y, de alguna manera se generó el mito del vampiro...

Santiago: ¿Y por qué habría de escarmentar? Dorian era joven, hermoso e inteligente, el único error que cometió fue quedarse demasiado tiempo en un mismo lugar...

Cioran: Todos somos un poco más ambiciosos que el diablo. ¿No te tienta la idea de la inmoralidad, digo, inmortalidad?

Arturo: Si, hasta tres veces, y pensarlo, en lo posible, como mínimo 5. Pero hay quienes no escarmientan...

JLVasconcelos: Y si por vivir eternamente se obtiene un par más de cicatrices... ¿dónde firmo?

Titán: ¿Quién dice que no conozco el resto de tus secretos? Inquietante, ¿no?

Saludos

Patto dijo...

¡Excelente!

Yo lo haría más contundente todavía, lo terminaría aquí:

"En el mismo instante en que vio la carta, el diablo comenzó a reír."

Anónimo dijo...

Pero no se entendería de qué se ríe el diablo, por lo menos yo no lo entendería...

Saludos

Patto dijo...

Se cae de maduro!
trustme

Además, no hay que darle todo en bandeja al lector.
Y si no lo entiende, tal vez dentro de diez años lo entienda, porque te aseguro que, lo volverá a leer.

Anónimo dijo...

Gracias. Tal vez sea bueno eso de que lo sigan leyendo, pero también está la posibilidad de que le encuentren fallas y dejen de gustarles mis textos...

Y lo de la bandeja es cierto, veré de no utilizarla más.

Saludos