Diario de un escritor que quería escribir pero nunca encontraba el tiempo...

Desde el 2008 molestando a todo el mundo pero, principalmente, a mí mismo.
...

viernes, 18 de julio de 2008

Difícil de entender

Como la teoría suele ser confusa, por la profusión de términos científicos incluidos en ella, intentaré definir un punto de convergencia de la energía cronal sin caer en galimatías que solamente podríamos entender unos pocos de los presentes.
Estos puntos no son más que los lugares comunes a los que todo nuevo viajero del tiempo quiere visitar y que, por la conjunción de una enorme cantidad de líneas energéticas dirigidas hacia un punto definido en el tiempo y el espacio se crea un polo de atracción. La fuerza de atracción de este polo es tal que, las restantes líneas de energía, que no se dirigen hacia ese punto sino a otros cercanos pero menos requeridos, sufren una fluctuación dentro de su campo, tendiente hacia el punto en cuestión.
Pondré un ejemplo ilustrativo: un viajero con rumbo a cualquier momento del llamado convencionalmente siglo VIII d.c., lo quiera o no, deberá realizar las maniobras necesarias para no caer, irremediablemente, en la coronación de Carlomagno, hecho visitado constantemente por viajeros de todas las épocas presentes y futuras. Algo de por sí innecesario debido a la cantidad de documentación histórica actualmente existente; pero la necesidad de ver, tocar, oler, sentir, participar, e intentar asesinar al Emperador, continúa intacta en todas las personas.
Algo similar sucede con varios hechos históricos de variada relevancia, entre los que podemos mencionar la llegada de los pueblos nórdicos a Terranova; la firma del Pacto de Viena; el inicio de la 4ta guerra mundial; la muerte de Steve Jobs; etc.
Estos puntos de convergencia suelen ser un fastidio para todos los viajeros, incluidos tanto los más experimentados como los recién graduados de la Academia Temporal, que no hacen más que caer en ellos (¡Tanto a la ida como al regreso de un mismo viaje!).
Influye, también, en la formación de nuevos puntos de convergencia, las agencias de turismo, la publicidad y, por supuesto, los nuevos estudios históricos. Principalmente debido a que toda persona con los recursos suficientes para costear el viaje desea comprobar si las fotografías son verdaderas y si lo dicho por los historiadores es cierto.
Lamentablemente, una vez establecido uno de estos puntos, debido a que la energía cronal, como ustedes saben, es acumulativa, no existe forma, aún, de revertirlo. Al contrario, todo apunta a que la situación empeorará a medida que transcurran los años. Pasaremos, entonces, de un simple punto de convergencia a un punto de congestión. Esto volverá cada vez más complicada la investigación histórica, los desplazamientos cronoespaciales estratégicos, los viajes por placer y el turismo general.
Por último, debo reconocer que estos puntos de convergencia de la energía cronal no dejan de multiplicarse. Incluso en éste preciso momento en torno a la conferencia que aquí nos reúne, según los equipos preparados para medir tales efectos, comienza a formase uno. Pasaremos pues a la historia, ustedes y yo, como los primeros en darle nombre a un problema sin resolución aparente a partir de los conocimientos actuales.
Podemos estar seguros, en cambio, de estar alterando, para siempre, la fisonomía de nuestro siglo.

8 comentarios:

Mechi.- dijo...

Eso sí es toda una reflexion :P

El Titán dijo...

Sigo con asombro todos estos textos.Increible tus ideas y como se realizan en el mundo de las letras.Si yo quiero ver a César, por ejemplo,terminaré estrellandome con la cruz que inició la historia de Occidente.Brillante.

Donna Pinciotti dijo...

si, es dificil de entender

Anónimo dijo...

Gracias titán. Pero no entiendo a qué cruz te refieres, porque según sé los romanos usaban ese castigo muy, muy seguido.

mechi, ¿reflexión?. No, sólo la voluntad del hombre

Si, Donna, es dificil pero hay que hacer es esfuerzo para superarnos cada día un poco más (no, no estoy escribiendo un libro de autoayuda)

JLVasconcelos dijo...

Oye Dragón, me pusiste a patinar con esa energía cronal.
Apenas cuaje la idea te la envío a ver si te late.
Tan chido tu texto que genera secuelas.
Nos leemos.

Anónimo dijo...

JLVasconcelos: Espero tu cuento para leerlo con ganas (¡Al fin akguien a quien motivo para que escriba!)

Saludos

Patto dijo...

A ver si entendí,
de tanto ir y venir ciertos momentos históricos se agrandaron o permeabilizaron y funcionan como unos agujeros negros temporales que desvían el flujo de traspaso temporal.
Algo así como las estaciones de subte, no?

Anónimo dijo...

¡¡Excelente alumno Patto!! Muy buena interpretación del hecho.

Saludos